Biden aplica sanciones a jerarcas cubanos por represión

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente norteamericano, Joe Biden / Foto: Faces Of The World

Lectura: 5 minutos

El gobierno de Estados Unidos anunció el jueves una bateria de sanciones contra el ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba, Álvaro López-Miera, y a una unidad militar de élite conocida popularmente como «avispas negras» que atemoriza a la población.

El Departamento del Tesoro estadounidense responsabiliza a estas autoridades de la represión de las protestas del pasado 11 de julio en la isla cuando miles de cubanos se alzaron al grito de Libertad contra el régimen comunista de La Habana que gobierna desde 1959.

López-Miera es un hombre de confianza del expresidente cubano Raúl Castro, mientras que las «avispas negras» es una brigada especial nacional del Ministerio del Interior. Las sanciones bloquean cualquier activo que López-Miera o los integrantes de esa unidad de élite puedan tener bajo jurisdicción estadounidense, y prohíbe a las personas en Estados Unidos negociar con ellos.

«Este es solo el comienzo: Estados Unidos seguirá sancionando a individuos responsables de la opresión del pueblo de Cuba», declaró el presidente de EE. UU., Joe Biden.

El mandatario también condenó «inequívocamente» las «detenciones masivas y la farsa de juicios» contra los manifestantes. «Estados Unidos apoya a los valientes cubanos que han salido a las calles para oponerse a 62 años de represión bajo un régimen comunista», agregó.

El Tesoro afirma que el ministerio que dirige López-Miera ha desempeñado «un papel esencial» en la represión de las protestas en Cuba, al «atacar a los manifestantes y arrestar o hacer desaparecer a más de 100 manifestantes en un intento de suprimir estas protestas». En cuanto a la brigada especial, el Tesoro asegura que el Gobierno cubano la desplegó para «suprimir» las protestas y «atacar a los manifestantes», por lo que la considera responsable de «graves abusos de derechos humanos».

La medida muestra el interés de Biden por endurecer su política hacia Cuba a la luz de las protestas de este mes, a pesar de que durante la campaña electoral prometió volver al deshielo promovido por el presidente Barack Obama (2009-2017).

La Casa Blanca evalúa además otros pasos, como volver a autorizar el envío de remesas a Cuba, prohibido desde noviembre pasado, aunque antes quiere garantizar que el dinero «llegue directamente a las manos del pueblo cubano».

Por su parte, el gobierno de Cuba criticó duramente las sanciones. Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores, escribió en Twitter que rechazaba las «infundadas y calumniosas sanciones del gobierno de Estados Unidos contra el GCE Álvaro López Miera y la Brigada Especial Nacional», y agregó que Estados Unidos debería aplicarse sanciones a sí mismo «por los actos de represión cotidiana y brutalidad policial que costaron 1.021 vidas en 2020».

De manera inesperada, se sumó al debate dramático sobre la situación el cantante Silvio Rodríguez, que fue en su juventud un crítico de la realidad del país, pero ahora es uno de los artistas más apegados a los ideales de la revolución de Fidel Castro.

Las estrofas de sus canciones son citadas con frecuencia por el presidente Miguel Díaz-Canel en sus discursos.

Ahora Rodríguez acaba de interceder públicamente por los detenidos en las protestas del pasado 11 de julio. Uno de ellos fue el actor y dramaturgo Yunior García, director de Trébol teatro.

El 11 de julio, García cayó preso cuando lideraba a un grupo de colegas artistas que protestó frente al estatal Instituto de Radio y Televisión. Fue liberado al día siguiente y solicitó una reunión a Silvio Rodríguez, quien respondió positivamente a la petición y mantuvo un encuentro con Yunior García y la esposa de este, la productora cinematográfica Dayana Prieto.

El cantautor escribió después en su blog «Segunda Cita» cómo ocurrió todo. «No sé cuántos presos habrá ahora, dicen ellos que cientos. Pido lo mismo (libertad) para los que no fueron violentos y cumplo con la palabra empeñada», escribió Rodríguez, de 74 años, en su blog.

«El encuentro con Yunior y Dayana fue bueno, no exagero si digo que fraterno; hubo diálogo, intercambio, nos escuchamos con atención y respeto», expuso el trovador. Lo más doloroso, prosigue Silvio, «fue escuchar que ellos, como generación, no se sentían ya parte del proceso cubano, sino otra cosa. Me explicaron sus argumentos, sus frustraciones».

«Tiene que haber más puentes, tiene que haber más diálogos, tiene que haber menos prejuicios; menos ganas de pegar y más deseos de resolver la montaña de temas económicos y políticos pendientes», añade Rodríguez. «Menos costumbre de escuchar a quienes hablan lo mismo con las mismas palabras, década tras década, como si las generaciones no vinieran también con sus propias palabras e ilusiones», pidió este peso pesado de la cultura cubana aliado al gobierno comunista de la isla.

Por su parte, el joven director de teatro Yunior García describió el encuentro en Facebook: «Fueron 70 minutos de franqueza en los estudios Ojalá. Ninguno convidó al otro a renunciar a sus posiciones ni principios. Fuimos capaces de confrontar nuestras diferencias desde el más absoluto respeto y preferimos concentrarnos en nuestras coincidencias».

Otro artículo de interés: Cuba, continúa represión a manifestantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s