Despido de empleados rusos de la embajada de EE. UU. en Moscú

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken / Foto: U.S. Department of State

Lectura: 6 minutos

Estados Unidos finalmente concluyó el despido de 200 empleados que trabajaban en la embajada y los consulados, una medida del gobierno ruso destinada a impedir la incorporación de ciudadanos rusos a las oficinas que Washington tiene instaladas en el país de Putin.

Los despidos se llevaron a cabo antes del plazo del 1 de agosto establecido por Moscú.

Se trata de la medida más reciente de una serie de acciones adoptadas por ambos gobiernos como parte de sus deterioradas relaciones diplomáticas.

El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, lamentó los despidos y dijo que Estados Unidos intentó evitarlos en medio de las tensiones surgidas el año pasado.

«Estas desafortunadas medidas afectarán gravemente la misión de Estados Unidos en las operaciones de Rusia, incluyendo potencialmente la seguridad de nuestro personal, así como nuestra capacidad para participar en la diplomacia con el gobierno ruso», dijo Blinken en un comunicado. El gobierno ruso no hizo ningún comentario.

El Kremlin anunció a inicios de año la prohibición para contratar personal no estadounidense en la embajada y sus consulados en Ekaterimburgo y Vladivostok, como reacción a la expulsión de varios diplomáticos rusos de los Estados Unidos.

Las expulsiones se produjeron en momentos de serias tensiones entre ambos países ocasionadas por la interferencia rusa en las elecciones del 2020, el envenenamiento de un exespía ruso en Reino Unido y el arresto del líder prodemocratico Alexei Navalny, así como por la represión de partidarios del opositor. Moscú ha rechazado los argumentos de Estados Unidos para justificar las sanciones.

«Rusia ya está interfiriendo en las elecciones de mitad de período en Estados Unidos del año que viene», dijo el martes pasado el presidente Joe Biden en un discurso en la Oficina del Director de Inteligencia Nacional.

Biden hizo referencia al informe secreto del día preparado por la comunidad de inteligencia , diciendo: «Miren lo que Rusia ya está haciendo sobre la elección de 2022 y la desinformación».

Esas acciones de Moscú son una «pura violación de nuestra soberanía», dijo sin entrar en detalles ante unos 120 representantes de la comunidad de inteligencia de EE. UU. reunidos en el lugar.

La mención del presidente sobre algun punto incluido en el informe diario de inteligencia probablemente dejará a muchos desconcertados.

«Él es el presidente. Él puede desclasificar lo que quiera a quien quiera», dijo Emily Harding, subdirectora del programa de seguridad internacional del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales.

«No estoy segura de si para algunos sea una sorpresa que Rusia está buscando desinformar para la elección de 2022, pero creo que es una buena advertencia de que Rusia continúa haciendo esto y nada los ha disuadido todavía», agregó.

El presidente también emitió una inquietante predicción sobre los ataques cibernéticos contra Estados Unidos que su administración ha dicho que son promovidos por el estado chino y que operan con impunidad en Rusia.

Biden dijo que Estados Unidos podría «terminar en una guerra real con una potencia» a consecuencia de una irrupción cibernética y advirtió de que la capacidad cibernética de los adversarios de EE. UU. están «creciendo exponencialmente».

El presidente ruso Vladímir Putin pareció estar en la mente de Biden durante sus palabras a la comunidad de inteligencia.

Putin tiene «armas atómicas, pozos de petróleo y nada más», dijo Biden y añadió que el líder ruso sabe que tiene problemas económicos reales «que lo hacen aún más peligroso».

El presidente elogió además a la comunidad de inteligencia de EE. UU. por su superioridad sobre sus equivalentes en Moscú: Putin «sabe que ustedes son mejores que su equipo y eso lo molesta bastante».

«Presiento que Moscú responderá a eso», dijo Harding a la Voz de América.

Biden se refirió a Rusia y China como «posibles competidores mortales en el futuro».

Biden dijo también que el presidente chino Xi Jinping «es muy sincero en sus planes de convertir a China en la fuerza militar más poderosa del mundo y la mayor y prominente economía global» para mediados de la década de 2040.

El presidente hizo algunas referencias enigmáticas a las armas hipersónicas de los adversarios, pero se detuvo a mitad de una oración tras señalar que probablemente había personas en la audiencia sin permiso de acceso a información secreta. Allí había un grupo de reporteros de la Casa Blanca y una cámara de televisión grabando el discurso para los medios.

Biden apeló también a su equipo de inteligencia, compuesto por elementos de 17 agencias diferentes, a informarlo «sin tapujos» y sin dorarle la píldora: «Cuando ustedes no estén seguros (de algo), digan que no están seguros».

Dijo que él no «puede hacer las decisiones necesarias si no recibe los mejores juicios objetivos e imparciales» que le puedan dar. «No estoy buscando escuchar cosas bonitas, sino lo que ustedes piensen que es la verdad».

En opinión de Harding, «esas palabras fueron importantes. Es probablemente lo más necesitaba decir» a esa audiencia.

Biden subrayó que las agencias de inteligencia no deben ser influenciadas por el partido que tenga el poder en el Congreso o la Casa Blanca, lo vital, dijo, es «ustedes deben estar totalmente libres de toda presión política o influencia partidista».

Biden prometió que mientas él sea presidente no tratará de «afectar» el juicio de la comunidad de inteligencia. «Yo nunca politizaré el trabajo de ustedes. Les doy mi palabra. Es demasiado importante para el país».

La presencia del presidente tuvo en parte la intención de demostrar una relación diferente con la comunidad de inteligencia que la de su antecesor Donald Trump.

La actitud de Trump con la comunidad de inteligencia se deterioró públicamente cuando aceptó la negación de Putin de que Rusia había interferido en la elección presidencial de 2016, como había concluido el gobierno de EE. UU.

«Creo que todos ustedes pueden ver el contraste», dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, a los reporteros el día anterior.

Otro artículo de interés: Rusia aumenta presión sobre opositor Navalny

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s