Cuba continúa arrestando periodistas por protestas populares

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Protestas en Canadá en apoyo a rebelión popular de Cuba / Foto: lezumbalaberenjena

Lectura: 5 minutos

El rostro de la periodista y corresponsal del periódico ABC de España, Camila Acosta, mostró al mundo la realidad que enfrentan decenas de periodistas independientes detenidos junto a centenares de cubanos que participaron en las protestas del 11 de julio en al menos 50 ciudades y poblados rurales de todo el país.

Camila Acosta fue puesta en arresto domiciliario el pasado viernes 16 de julio ─luego de cuatro días detenida e interrogada por la seguridad del estado cubano─, su salida del centro de detención ocurrió tras la fuerte presión internacional impulsada desde el Ministerio de Asuntos Exteriores de España y su titular José Manuel Albares que exigió al gobierno cubano «la liberación inmediata» de la corresponsal del periódico ABC.

«Salí (de prisión) y no tenía ni siquiera un teléfono, tenía que depender del teléfono de mi amigo hasta que me prestaron uno, no tengo ahora mismo ordenador ni nada para poder seguir escribiendo mis trabajos», dijo la periodista a la Voz de América. «Mientras ellos más van en mi contra y mientras más intentan callarme con más fuerza yo me decido a seguir adelante. Entiendo todos los riesgos, pero también la importancia que tiene ahora mismo informar de la realidad de lo que está sucediendo en Cuba», afirmó Acosta.

En el diario español dan por sentado que fue la oportuna intervención del medio de comunicación al hacer saber al mundo el infortunio de su corresponsal y otros periodistas ─sumado a la amplia solidaridad y resonancia internacional de medios de comunicación en Europa, América Latina y Estados Unidos─ la que ayudó a la presión diplomática que el gobierno de España puso en el más alto nivel.

De hecho, en entrevista desde Madrid, el editor de internacionales de diario ABC, Alexis Rodríguez, explicó además que la situación de Acosta y otros periodistas sigue siendo vulnerable porque la represión del gobierno cubano no ha frenado contra los periodistas detenidos, igual que contra el resto de opositores que están encarcelados luego de las protestas.

Informes desde Cuba indican que al menos de siete periodistas, que habían sido detenidos, ya están en arresto domiciliario, una modalidad utilizada por el gobierno de Cuba para mantener a raya a sus opositores.

El periodista Héctor Luis Valdés, del sitio ADN Cuba, quien también fue arrestado por cubrir las manifestaciones en La Habana y que ahora enfrenta el arresto dentro de su vivienda dijo a RTVE, España, que sabía siete colegas suyos detenidos por informar sobre las revueltas populares.

Para Alexis Rodríguez de ABC, el entramado tras la detención de su corresponsal en Cuba y de otros comunicadores y el cambio de medida de cárcel por arresto domiciliario deja ver el nivel que utiliza el gobierno cubano para mover el foco de atención e incluso burlar el compromiso adoptado ante el gobierno español.

«Aún ahora Camila está en arresto domiciliar (…) el viernes por la noche cuando la liberan el ministro de Asuntos Exteriores (de España) dijo que el gobierno cubano les había asegurado que la liberarían sin cargos y que retirarían el arresto domiciliar; al día de hoy no ha recibido ninguna comunicación oficial de que se le retirará el arresto domiciliario, por lo cual no sabemos si el gobierno cubano está engañando al gobierno español o es que la burocracia torpe y lenta cubana no ha podido o no ha querido comunicarle a ella esta medida», dijo Rodríguez.

En la sala de redacción de ABC también circulaba información sobre comunicación de las cancillerías española y cubana para avanzar y esclarecer la situación legal de la periodista.

Periodistas cubanos que dieron cobertura a las protestas más graves contra el gobierno de La Habana en décadas han sido arrestados, sometidos a vigilancia policial e intimidados por las autoridades, denuncia el Instituto Cubano para la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP),

Normando Hernández González, director de la ICLEP, dijo en entrevista con la Voz de América que al menos 47 periodistas han sido detenidos, y catalogó a los arrestos como síntoma de cómo el gobierno cubano está tratando de «criminalizar» a la profesión periodística.

Las protestas resultaron en decenas de arrestos, una muerte confirmada y tres días de interrupción del inestable servicio de internet de Cuba, en un intento desesperado del Gobierno de Miguel Díaz-Canel por evitar nuevas manifestaciones y la difusión de imágenes de la isla.

Las autoridades dijeron que las protestas fueron el resultado de «contrarrevolucionarios» financiados por Estados Unidos que explotaron las dificultades económicas causadas por las sanciones.

Periodistas entrevistados afirman que la policía confiscó computadoras y teléfonos, cortó el acceso a Internet o los puso bajo arresto domiciliario.

Otro artículo de interés: Continúa tensión por Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s