Kim insiste con plan nuclear

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-un / Foto: Victoria_Borodinova en Pixabay

Lectura: 5 minutos

Según un documento de Naciones Unidas que se filtró a la prensa de países occidentales, Corea del Norte continúa con el programa de bombas nucleares a pesar de las penurias que el régimen comunista soporta debido a la crisis económica y la pandemia del coronavirus.

El programa de misiles tampoco se detiene. De acuerdo con el documento filtrado los norcoreanos ya tienen entre 40 y 50 ojivas atómicas y más de 650 misiles balísticos. Kim Jong-un avanza en sus planes militares a pesar de la desastrosa situación económica del país, sostenido por el gobierno chino, único sostén del dictador coreano.

En el primer semestre de 2021, Corea del Norte ha seguido desarrollando bombas nucleares y misiles balísticos, violando el régimen de sanciones impuesto por las Naciones Unidas.

Los inspectores de la ONU responsables del seguimiento de los programas nucleares en todo el mundo dieron cuenta de la situación de los países que se muestran escasamente colaborativos con la organización intencional, como es el caso de la dictadura norcoreana.

De hecho los inspectores de la ONU no han tenido la oportunidad de visitar las instalaciones destinadas al desarrollo del programa nuclear norcoreano a pesar de las permanentes solicitudes en tal sentido.

El documento de Naciones Unidas llegó a la prensa el domingo y fue distribuido por la agencia Reuters.

Pyongyang está aislado de la comunidad internacional (salvo de China y, en cierta medida, Rusia), y lleva años sometido a restricciones a causa de su programa nuclear y de misiles. Según los autores del informe de la ONU, el régimen de Kim Jong-un continúa buscando material y tecnología en el extranjero para potenciar su capacidad militar.

Según el Stockholm International Peace Research Institute, Corea del Norte tiene entre 40 y 50 cabezas nucleares en su arsenal; en 2020 eran 30-40.

En noviembre de 2020, el Institute for National Strategic Studies, un centro de investigación afiliado a la National Defense University de Washington, informó que los norcoreanos tienen unos 650 misiles balísticos, con capacidad para atacar a Corea del Sur, el este de China y Japón.

Los inspectores de la ONU expresan su preocupación ante el hecho de que ni siquiera los desastres económicos del país, agravados por la pandemia y las catástrofes naturales, han frenado el avance de los planes militares de Kim.

En junio, el líder norcoreano dijo que el país se enfrentaba a una difícil situación alimentaria.

Según un estudio reciente de Assessment Capacities Project, una ONG con sede en Ginebra, en Corea del Norte, con una población de 25 millones, más de 10 millones de norcoreanos necesitan ayuda humanitaria.

El 63% de la población norcoreana podría sufrir hambrunas. La cifra fue revelada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos y es el peor dato registrado en Asia después de Yemen (92%) y Afganistán (67,3%), dos zonas de guerra.

Antes de la crisis del coronavirus, el porcentaje de norcoreanos en situación de hambre llagaba al 59,2%. Según cálculos del gobierno estadounidense, más de 16 millones de norcoreanos pasaron situaciones de inseguridad alimentaria en el 2020, consumiendo menos de 2.100 kilocalorías por día.

Corea del Norte está aislada de la comunidad internacional, y desde hace años debe lidiar con las restricciones impuestas a causa de su programa atómico y de misiles.

A pesar de las tres cumbres y de las aparentes buenas relaciones con el expresidente estadounidense Donald Trump, las negociaciones con Washington sobre la cuestión nuclear están estancadas desde hace tiempo. El país se encuentra en una situación desesperada: la emergencia de la pandemia y una serie de problemas climáticos han debilitado una economía ya devastada por las sanciones.

Durante el último congreso del Partido de los Trabajadores, en el poder desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, el líder norcoreano Kim Jong-un admitió que el último plan económico quinquenal fue un fracaso. Según destaca el sitio web 38 North, el régimen ha calculado que este año, los ingresos del Estado crecerán un 0,9%, la tasa más baja desde la gran hambruna de mediados de la década del noventa del siglo pasado.

Para sacar a la nación de la crisis, el hombre fuerte de Pyongyang apuesta a la autosuficiencia. Quiere limitar los efectos de la crisis sanitaria y de las sanciones internacionales patrocinadas por los Estados Unidos.

El objetivo del nuevo plan quinquenal es innovar en sectores como la construcción, el transporte y las comunicaciones, prestando especial atención a la telefonía móvil. Kim también apuesta al desarrollo de una industria nacional en el campo de la energía nuclear.

Otro artículo de interés: Washington impulsa nuevo acercamiento con Corea del Norte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s