Jóvenes comunistas chinos amenazan a periodistas extranjeros

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Bicanski en Pixnio

Lectura: 4 minutos

Corre la alarma en los corresponsales extranjeros ─muy escasos─ con permiso para trabajar en China.

Fuentes informadas advierten que el contenido en línea de los diarios y las redes sociales está en la mira de las autoridades chinas encargadas de controlar a la prensa en su conjunto.

El gobierno quiere silenciar a los «periodistas ciudadanos», fórmula que utiliza el gobierno para designar a los numerosos pobladores que utilizan las redes sociales para dar cuenta de la represión a opositores y disidentes.

La Juventud del Partido Comunista Chino amenazó de muerte a periodistas extranjeros por las noticias sobre las inundaciones en Henan, que provocaron protestas de la población involucrada por la escasa asistencia que recibieron con miles de evacuados y desprotegidos.

Las fuentes también advirtieron que se está preparando una ley de censura en Hong Kong que incluye 350 perfiles falsos en las redes sociales que desacreditan a los disidentes y a los opositores al régimen.

El gobierno chino ha lanzado una nueva campaña contra las «fake news», en realidad como señalan observadores, un nuevo embate de la censura oficial para controlar el contenido on line de los periódicos y las redes sociales. Y sobre todo para limitar el fenómeno de los «periodistas ciudadanos».

China ya cuenta con el sistema más amplio y generalizado de control de la información que circula en la web. El gobierno había endurecido la censura tras el brote de coronavirus en Wuhan (Hubei).

Li Wenliang, el oftalmólogo que dio la primera voz de alarma sobre la presencia de una enfermedad pulmonar desconocida en la ciudad, fue silenciado por la policía y las autoridades (y posteriormente murió tras contraer COVID-19).

En diciembre pasado la periodista ciudadana Zhang Zhan, que había difundido información sobre Wuhan, fue condenada a cuatro años de prisión. Muchos gobiernos han acusado a los chinos de ocultar la verdad sobre la difusión de la enfermedad, demorando la respuesta mundial a la emergencia sanitaria.

Las medidas de censura de Beijing se dieron a conocer al mismo tiempo que el gobierno central acusó a la BBC de difundir noticias falsas sobre las recientes inundaciones en Henan. Existen dudas sobre el número oficial de víctimas: en el espacio de tres semanas las autoridades han pasado de un recuento de 69 muertos a 302; fuentes locales de la agencia AsiaNews afirman que hay hasta 10 mil muertos.

Reporteros sin Fronteras denunció que periodistas de los medios de comunicación oficiales chinos habían atacado a los corresponsales de la BBC en Henan. La organización humanitaria señaló también que la división juvenil del Partido Comunista de China publicó amenazas de muerte en Internet contra periodistas extranjeros que informaban sobre las inundaciones en el centro de China.

Diez reparticiones del gobierno serán las encargadas de llevar adelante la campaña contra la «información falsa» en línea.

El ejecutivo de Hong Kong también está en proceso de aprobar una ley contra las «fake news». En la excolonia británica la libertad de prensa e información ya ha sufrido un duro golpe tras la aprobación de la ley de seguridad nacional del año pasado.

Los analistas señalan que las autoridades chinas sienten la necesidad de incrementar el control del discurso público en momentos en que el resurgimiento de la pandemia, las calamidades naturales y la hostilidad de Estados Unidos amenazan la recuperación económica del país. También con vistas al XX Congreso del Partido que se llevará a cabo el año que viene.

Según una investigación del Center for Information Resilience, existe en Hong Kong una red de 350 perfiles sociales falsos que trabaja para desacreditar a los disidentes y opositores chinos del régimen comunista. El estudio de la organización sin fines de lucro ─compartido con la BBC─ no vincula directamente estas cuentas con las autoridades chinas, pero los autores señalan que los perfiles ofensivos se asemejan a los network pro-Beijing que ya fueron prohibidos por Twitter y Facebook.

Otro artículo de interés: ¿¿Gigante con pies de barro??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s