Centenario de independencia turca a puro fútbol, escribe José Luis Ponsico

OPINIÓN

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Jernej Furman

Por José Luis Ponsico*, escritor, periodista, especial para LaCity.com.ar.

Lectura: 3 minutos

Los turcos están organizando la fiesta grande del fútbol por los 100 años de la Independencia que se festejarán el año que viene, 2022. El presidente Recep Tayyip Erdogan instaló la idea del fútbol como «Razón de Estado», según se informó oficialmente.

De los 21 estadios en todo el país 17 están en etapas de remodelación, ampliación o rediseño para las fiestas en el 2022. Turquía espera que la UEFA declare sede de la futura Eurocopa, a disputarse en el 2024, añade información del gobierno de Erdogan, 67 años, Jefe de Estado desde 2014.

La historia ubica el centenario de la Independencia turca, guerras vividas en región del Mar Egeo, rica en hidrcarburos. Las cercanías de Grecia, parte de la extensión territorial ganada por Turquía con alto costo para Armenia, luego de la Primera Guerra 1914/17.

Curiosamente, el proyecto alcanzará en el recuerdo la cita del Mundial Japón-Corea 2002, cuando Turquía cumplió su performance más destacada. Llegó a semifinales con una de las máximas figuras, el recordado Hakan Şükür. Notable goleador turco luego «estrella» del Milán. Dedicado a la política, vivió tristes avatares.

El gigante delantero, Şükür de 1.91, autor del gol más rápido en Mundiales ─abrió el marcador en Japón-Corea a los 11 segundos de juego─ tuvo participación política en tiempos de la llegada al poder de Erdogan. Quedó involucrado en un clima opositor. Optó por irse del país. Vive en Estados Unidos.

Turquía tuvo futbolistas argentinos como parte de una cultura sudamericana incorporada hace veinte años. En el 2002 el Club Fenerbahçe adquirió a River Plate al «Burrito» Ariel Ortega. Lo pagó una fortuna. El jujeño firmó por cinco millones de dólares, contrato de cinco años. Duró seis meses.

«El futbolista argentino no se portó bien con nosotros», dijo el presidente del club turco cuando Julio Grondona reprodujo el dictamen de la FIFA: «El futbolista debe devolver el dinero cobrado en el club por adelantado», difundió, mientras Ortega estaba jugando para la selección nacional.

Suspendido el habilidoso futbolista, ídolo de River, tres ciclos distintos, estuvo un año suspendido.
Luego por acuerdo donde la AFA oficio como garantía Newell’s adquirió al delantero. «Ñuls» con Ortega, igual que River antes, alcanzó el título en el fútbol argentino.

La Política y el Fútbol en Turquía tuvieron ribetes de aventura. No siempre los planetas estuvieron alineados. Los casos Şükür el gran goleador turco y el jujeño Ortega, el gambeteador argentino, en el repaso expresan los contrastes para lo que viene.

Un año ─el que viene─ donde Turquía hará la apuesta fuerte para impactar con estadios de corte moderno y la expectativa para lograr ser país sede con vistas a la edición de la Eurocopa 2024. El gran objetivo del gobierno del duro Erdogan.

(*) Columnista de La Señal Medios, Libre Expresión y Mundo Amateur.

Otro artículo escrito por José Luis Ponsico: Anécdota de Humberto Maschio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s