Mal momento para Cristóbal Colón en México

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Monumento a Cristóbal Colón en Paseo de la Reforma / Foto: Randal Sheppard

Lectura: 5 minutos

Primero la mantuvieron guardada, ahora la estatua de Cristóbal Colón sera retirada del Paseo de la Reforma de la Ciudad de México y finalmente sustituida por una escultura en homenaje a las mujeres indígenas en esta avenida neurálgica de la capital, decisión que ya ha causado posiciones a favor y en contra.

«La estatua de Colón será reubicada en el Parque América, en la alcaldía Miguel Hidalgo, en colaboración con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)», informó el Gobierno de la Ciudad de México en un boletín.

Por el Día Internacional de la Mujer Indígena, que se celebró este 5 de septiembre, la alcaldesa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, señaló que se busca realizar «un gran reconocimiento a las mujeres indígenas de México». Por ello anunció que, en colaboración con INAH, se colocará en la llamada Glorieta de Colón la escultura Tlali.

El lunes, la primera dama de la República, Beatriz Gutiérrez Müller, celebró la decisión. «La llamada Glorieta de Colón dejará de denominarse así porque la estatua del cosmógrafo será depositada en otro lugar, y sobre este pedestal será colocada la escultura de una mujer indígena. En lo personal, me complace mucho esta decisión», escribió en la red social Facebook.

En tanto, el expresidente de México (2006-2012), Felipe Calderón calificó de arbitrariedad la decisión de reemplazar y remover la estatua de Colón.

«Desaparecer, quitar monumentos y otros elementos arquitectónicos y artísticos y que forman parte de la gran identidad de la Ciudad de México, sin siquiera preguntarle a los ciudadanos, me parece una arbitrariedad», apuntó Calderón en su cuenta de Twitter.

Por ahora, la escultura está siendo elaborada por el escultor mexicano Pedro Reyes, cuenta con 6,5 metros de alto y tendrá un basamento hecho en tezontle. Además, recupera la «tradición ancestral de talla directa en piedra, la cual surgió hace más de 4.000 años con las cabezas colosales olmecas», puntualizó el Gobierno de la Ciudad de México.

Esta no es la primera ocasión en la que el actual Gobierno de la Ciudad de México retira estatuas o cambia nomenclaturas de calles dedicadas a la conquista y a la colonia española. El pasado 27 de julio, las autoridades renombraron un espacio dedicado a la llamada Noche Triste de Hernán Cortés─ por la pérdida de una batalla en 1520─ como la plaza de la Noche Victoriosa.

Los diferendos del presidente Andrés Manuel López Obrador con España pasan por la carta que envió en marzo de 2019 al rey Felipe VI, en la que pide que admita la «responsabilidad histórica» de España por los «agravios causados» durante la Conquista y ofrezca «las disculpas o resarcimientos políticos» que eso suponga, como lo apunta la carta del mandatario, finalmente hecha pública en enero pasado.

Pero también la tensión que suponen las permanentes críticas del mandatario a las empresas españolas, y muy particularmente el caso de la energética Iberdrola, que ha sido centro de las críticas presidenciales en el marco de la reforma a la ley energética de su mandato, y por la presunta corrupción en la que dicha empresa se vio envuelta en los gobiernos de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto.

El canciller mexicano Ebrard llegó a Madrid en mayo buscando corresponder a la visita que la ministra española González Laya hizo a México en noviembre pasado, para tratar de superar la crisis en la relación bilateral.

Aunque Ebrard también se reunió con el ministro de Transporte y Movilidad, José Luis Ábalos, y el de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, el tema central de la visita era corresponder al gesto de la visita de González Laya a México, y tratar de bajar tensión a los desencuentros.

El comunicado que emitió la SRE mexicana tras el encuentro destacó que la ministra española reiteró «la voluntad de España de ser parte del ejercicio de conmemoraciones del Bicentenario de la Consumación de la Independencia de México».

La postura de González Laya está en sintonía con el mensaje del rey Felipe VI, durante el saludo al Cuerpo Diplomático acreditado en España, el 28 de enero pasado, en el que el monarca llamó a México a «realzar un pasado común», y reiteró su «firme determinación de seguir contribuyendo al desarrollo y bienestar, presente y futuro, de sus pueblos y ciudadanos».

«España ─dijo en alusión a las conmemoraciones en toda América─ desea acompañar activamente estas celebraciones que deben permitirnos no sólo realzar un pasado común, sino también y, sobre todo, reiterar nuestra firme determinación de seguir contribuyendo al desarrollo y bienestar, presente y futuro, de sus pueblos y ciudadanos», expresó.

Sin embargo, el gesto político del canciller mexicano con su visita no salvó la decisión del gobierno de López Obrador de no incluir a España en los festejos, y que mantiene su exigencia de que el Estado español pida un perdón oficial por los agravios cometidos durante la Conquista, como señala en su carta de marzo de 2019.

Otro artículo de interés: Huelga de sindicatos en México contra precios máximo al gas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s