Alemania vota sucesión de Angela Merkel

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Jefa de gobierno alemán, Angela Merkel / Foto: Faces Of The World

Lectura: 6 minutos

Cada cuatro años se elige en Alemania un nuevo gobierno federal y en este 2021 ─el proximo 26 de septiembre─ tendrán lugar comicios generales con la gran incógnita de saber quien sucederá a la jefa de gobierno (canciller) Angela Merkel, reconocida como una estadista singular por todo el mundo.

No dice «adiós», pero no deja de ser una despedida. Porque, salvo imprevistos, Angela Merkel habló la semana anterior en el Parlamento por última vez como canciller. Lo hizo como jefa de gobierno, y como encargada de la campaña electoral. En «los tiempos más difíciles, las elecciones al Bundestag del 26 de septiembre son una decisión sobre el rumbo que dará nuestro país», expresó.

Los ciudadanos podrían, según ella, inclinarse por un gobierno que acepta el apoyo del partido La Izquierda con el SPD (sociademocrata) y los Verdes, o que al menos no lo excluya. Esa alusión de Merkel a una coalición rojo-rojo-verde, que según las encuestas actuales es matemáticamente posible, fue interrumpida por los diputados del partido de extrema izquierda con comentarios burlones. «¡Sólo digo la verdad!», replica la canciller. Y alaba a su posible sucesor, Armin Laschet.

El candidato de su propio partido, la CDU (socialcristiano), formaría un gobierno federal «que conduciría a nuestro país hacia el futuro con moderación y equilibrio».

«¡Avergüéncense!», se escucha desde las filas de los diputados de La Izquierda. «¡Madre mía, qué alboroto!», replica Angela Merkel y dice que es miembro del Bundestag desde hace más de 30 años y que no sabría dónde, si no es en ese lugar, donde se deberían discutirse estas cuestiones. «¡Esto es el ventrículo de la democracia y esto es exactamente lo que se discute aquí!». Merkel rara vez se había mostrado tan emotiva en el Parlamento.

Pero también hay mucho que perder: según los sondeos, la CDU y su partido hermano, el bávaro CSU, están en peor posición que nunca, con un 20 por ciento de votos. Tras 16 años con Angela Merkel como canciller, los conservadores podrían acabar en la oposición. Así que una vez más se habla de la «decisión fundamental», que no solo se refiere a la política exterior, la OTAN y Europa, sino también a las decisiones tangibles de política económica y fiscal, «que decidirán el futuro de este país».

Olaf Scholz, candidato a canciller de los socialdemócratas (SPD), hablo luego de la canciller, de la pandemia del coronavirus: el gobierno, los diputados y los ciudadanos que tuvieron que enfrentarse al mayor reto del país reunificado.

«Nos hemos mantenido unidos como país, pero también nos hemos mantenido unidos como gobierno». Y por eso, al final de esta legislatura, le quiero decir: «¡Muchas gracias por su colaboración, doctora Merkel!».

Y por mucho que este debate haya estado marcado por una aguda retórica de campaña electoral, Merkel y Scholz siguen tirando en la misma dirección en el tema de la pandemia. Ante el creciente número de contagios, ambos promueven la vacunación contra el virus: «La vacunación nos devuelve la libertad», asegura la Canciller.

«¡Vacúnense!», apela seguidamente su posible sucesor Scholz a los numerosos indecisos. Los virólogos creen que es necesaria una tasa de vacunación de al menos el 85 por ciento para contener con éxito la pandemia a largo plazo. Actualmente, el 61,5 por ciento de la población alemana está completamente vacunada.

El candidato del SPD a canciller solo aborda indirectamente la cooperación con el partido La Izquierda, que Angela Merkel considera posible, al reiterar su compromiso con la OTAN. La Izquierda, en cambio, busca su disolución y una asociación de seguridad con Rusia.

Al igual que Angela Merkel al principio del debate, el Ministro Federal de Finanzas y Vicecanciller en funciones recibió al final una gran ovación de los diputados de su partido.

Annalena Baerbock, del partido verde alemán Los Verdes, también quiere conquistar la cancillería federal en Berlín. Ella también subraya que las elecciones federales son una elección de importancia fundamental. ¿Por qué? «Porque se decidirá si el próximo gobierno federal puede seguir influyendo activamente en la crisis climática o no». Acusa a la coalición negro-rojo (CDU y SPD) de haber hecho muy poco por el medio ambiente. En concreto, critica la fecha de 2038 como un «tardío» abandono de la producción de carbón.

Justo después de Annalena Baerbock, el candidato de la Unión Cristianodemócrata (CDU), Armin Laschet, sube al podio. No es miembro del Bundestag, pero como jefe de uno de los estados federados puede asistir a las sesiones del Parlamento alemán. Armin Laschet describe la era Merkel, que está llegando a su fin, como «16 buenos años para Alemania».

Como prueba de ello, señala el número de desempleados: 2,6 millones en la actualidad, cinco millones en 2005, cuando finalizó el primer y hasta ahora único gobierno federal rojiverde, formado en 1998 con el canciller Gerhard Schröder (SPD).

Aparte de los Verdes, los partidos de la oposición solo tienen un papel secundario en este debate. La Alternativa para Alemania (AfD), los liberales del FDP y La Izquierda no tienen ninguna posibilidad de ocupar la cancillería en el primer gobierno después de Angela Merkel. Pero, a excepción de la AfD, todos pueden tener más o menos esperanzas de formar parte de la futura coalición.

Otro artículo de interés: Inflación interanual en Alemania cercana al 4%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s