Sigue estancada declaración de paz entre dos coreas

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Líder norcoreano, Kim Jong Un, y su hermana Kim Yo Jong / Foto: 李 季霖

Lectura: 4 minutos

Dos voces de Pyongyang reaccionaron de forma diferente a una propuesta de Corea del Sur sobre una declaración que ponga fin a la Guerra de Corea.

Corea del Norte emitió esta semana declaraciones contradictorias sobre una nueva propuesta de Corea del Sur de poner fin oficialmente a la Guerra de Corea.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, reiteró esta semana su llamado a que se firme una declaración formal del final de la guerra, con el propósito de alentar a la reanudación del diálogo con Corea del Norte.

En un editorial el jueves en la prensa oficial, el vicecanciller norcoreano, Ri Thae Song, dijo que una declaración de terminar la guerra es «prematura» mientras Estados Unidos mantenga su «política hostil» hacia Pyongyang.

Ri mencionó específicamente la presencia de tropas y armamentos estadounidenses en Corea del Sur y la región.

Horas después, Kim Yo Jong, la poderosa hermana de líder norcoreano Kim Jong Un, describió la proclamación del fin de la guerra como «una idea interesante y admirable» e incluso propuso la posibilidad de conversaciones entre las dos Coreas sobre el tema.

Aunque la primera reacción de Corea del Norte demandó esencialmente la retirada militar de Estados Unidos del este de Asia, algo bastante improbable, los comentarios de Kim Yo Jong fueron menos exigentes y solo se enfocaron en que Seúl cambia su retórica hacia el Norte.

Tal contradicción revela una estrategia más amplia de Corea del Norte de explotar los desacuerdos entre Seúl y Washington, según señala Go Myong-hyun, un miembro del Instituto Asan para Estudios de Política en Seúl.

«En esencia es llamar la atención de Estados Unidos sobre el Norte y respaldar a la administración Moon», que desea desesperadamente reanudar el diálogo con Corea del Norte antes del término de su mandato en 2022, dijo Go.

«Es una opción más ingeniosa y menos peligrosa que hacer pruebas de misiles balísticos», añadió.

La posibilidad de una declaración del fin de la Guerra de Corea ha sido desde hace tiempo una fuente de desacuerdos entre Estados Unidos y Corea del Sur, más que nada bajo el tapete.

El portavoz del Departamento de Defensa de EE. UU., John Kirby, dijo esta semana que Washington está abierto a discutir la posibilidad de esa declaración.

El jueves, sin embargo, el vicesecretario de Estado asistente de EE. UU. para Japón y Corea, Mark Lambert, admitió la renuencia de Estados Unidos para esa declaración.

«Nuestra preocupación es no dar una falsa narrativa al Norte que de algún modo pueda amenazar la presencia de nuestras tropas en Corea del Sur o la alianza (con Seúl)», explicó Lambert.

Las administraciones de Corea del Sur han propuesto ocasionalmente pasos para poner un fin formal a la guerra, ya sea con una declaración del fin de las hostilidades o la negociación de un tratado de paz.

La Guerra de Corea duró de 1950 a 1953 y terminó con un armisticio. Desde entonces, Estados Unidos ha mantenido una significativa presencia militar en el Sur, que actualmente asciende a unos 28.500 soldados.

Los partidarios de la declaración dicen que ayudaría a fomentar la confianza con Corea del Norte. Los detractores consideran que solo sería una formalidad y podría socavar la alianza entre EE. UU. y Corea del Sur, que ha asegurado la paz en la península de Corea por siete décadas.

Otro artículo de interés: Alarma en Corea comunista por submarinos nucleares australianos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s