Alemania elige sucesión de Angela Merkel

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Candidato conservador y posible sucesor, Armin Laschet (CDU) / Foto: Dirk Vorderstraße

Lectura: 7 minutos

Los alemanes votaron este domingo en las primeras elecciones en más de una década sin Angela Merkel como candidata, pero podría tomar algún tiempo antes que resulte claro quién la sustituirá como canciller. Ninguno de los aspirantes al cargo al parecer logra la mayoría necesaria de la mitad más uno de los votos para formar gobierno.

El cargo de canciller (jefe de gobierno) no se elige directamente, sino que se escoge mediante una votación del Parlamento (Bundestag, la Cámara baja), para designar al titular de la administración federal. Merkel podría continuar al frente del gobierno si las partes no encuentran coaliciones para salir del estancamiento, durante semanas o meses.

Después de años de coaliciones de los dos partidos mayoritarios, en esta ocasión podrían ser necesarios tres partidos para alcanzar una mayoría, abriendo paso a los verdes ecologistas, algo común en los parlamentos regionales de Alemania pero que no se ha visto a escala nacional desde la década de 1950.

En la mayoría de los sistemas parlamentarios, el jefe de Estado nomina a un partido para que forme gobierno, generalmente el que tiene más votos. Pero en Alemania, todos los partidos pueden participar en las llamadas «conversaciones exploratorias» para formar coaliciones.

Armin Laschet, el candidato de la Unión Demócrata Cristina (CDU) a la cancillería alemana, cometió un grave error al no ocultar ante las cámaras su voto mientras depositaba su papeleta en una urna en Aquisgrán, tal como estipula la ley electoral.

Los presentes observaron que el aspirante a suceder a Angela Merkel había marcado los recuadros de su partido en el momento que insertaba la papeleta en el recipiente. La legislación alemana establece que el voto debe mantenerse en secreto.

Laschet reiteró que en las elecciones generales que se celebran este domingo en Alemania los ciudadanos deciden el rumbo que tomará el país en los próximos cuatro años, al tiempo que subrayó que «cada voto cuenta».

«Todos notamos que son unas elecciones muy importantes, unas elecciones en las que se decide el rumbo de Alemania en los próximos cuatro años y por eso cada voto cuenta», dijo Laschet tras votar en su colegio electoral en la ciudad de Aquisgrán, en Renania del Norte-Westfalia, estado del que es jefe de gobierno.

El candidato del Partido Socialdemócrata (SPD) a la cancillería alemana y también vicecanciller y ministro de Finanzas, Olaf Scholz, expresó su confianza en un buen resultado para su formación en los comicios generales y en encabezar el próximo gobierno. Encabeza las preferencias electorales según los sondeos previos.

«Espero que muchos ciudadanos acudan a las urnas y depositen su voto y hagan posible lo que se ha ido perfilando, es decir, un resultado muy fuerte para el SPD, y que los ciudadanos me den el encargo de convertirme en el próximo canciller», dijo al sufragar.

«La democracia vive de la participación. El que participa, es escuchado. El que no vota, deja que otros decidan por él», dijo el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier en un artículo publicado en el diario Bild.

«Nuestro país está ante una transición política», pero los desafíos son los mismos: «en la superación de la pandemia del coronavirus y sus consecuencias, en la lucha contra el cambio climático, en la digitalización, en la educación y la asistencia, en la seguridad interior y exterior y en la cooperación europea», destacó.

Las mesas de votación en Alemania abrieron para proceder a los comicios generales en el mayor país de la Unión Europea, conocido como la locomotora de Europa debido al poderío económico que mantiene constante, y que marcarán el fin de la era de Angela Merkel tras 16 años en el poder.

Más de 60 millones de ciudadanos con derecho a voto fueron convocados a las urnas.

Las encuestas proyectan un resultado muy ajustado con el bloque conservador de Merkel, el CDU-CSU, con alrededor de 23% de las intenciones de voto, detrás del socialdemócrata SPD con 25%, una diferencia dentro del margen de error.

La ventaja del socialdemócrata Olaf Scholz sobre el conservador Armin Laschet para las elecciones generales del domingo en Alemania se reduce a un punto, según un nuevo sondeo publicado el viernes.

El instituto demoscópico Allensbach sitúa a Scholz (SPD) con un 26 por ciento de la intención de voto, seguido de Laschet (CDU/CSU) con un 25 por ciento, en un sondeo encargado por el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung.

La encuesta coloca a Los Verdes con un 16 por ciento (medio punto más sobre el sondeo precedente), a los liberales del FDP con un 10,5 por ciento (un punto más) y la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) con un 10 por ciento (un punto menos). La Izquierda obtendría un 5 por ciento (un punto menos), que es el umbral necesario para acceder al Bundestag (cámara baja del Parlamento alemán).

Otro sondeo conocido el viernes realizado por encargo de la cadena privada RTL, sitúa al SPD en cabeza con el 25 por ciento de intención de voto frente al 22 por ciento de la CDU/CSU. Los Verdes pueden mantener el tercer lugar, con un 17 por ciento, seguidos por el Partido Liberal (FDP), con un 12 por ciento, la ultraderechista AfD, con un 10 por ciento, y La Izquierda, con un 6 por ciento.

El socialdemócrata Olaf Scholz se consolidó el domingo anterior como el favorito para suceder a la canciller alemana Angela Merkel, al imponerse en el último gran debate televisado entre los tres principales candidatos.

Scholz, actual ministro de Finanzas y vicecanciller, se impuso en el debate de la noche del domingo frente al conservador Armin Laschet y la ecologista Annalena Baerbock, según un sondeo de la empresa Forsa, que le atribuyó 42% de opiniones favorables tras la contienda.

El socialdemócrata de 63 años, sin gran carisma, venció también en los debates previos, presentándose como un gestor tranquilo y experimentado, cualidades esenciales para los alemanes.

Armin Laschet, que se considera como el heredero natural de Merkel, se ha mostrado combativo en esta recta final, pero el sondeo de Forsa indicó que recibió solo 27% de opiniones favorables en el último debate.

Laschet, de 60 años, no logró desestabilizar a su principal adversario y más bien pareció perder el hilo con los temas sociales, lanzando un malhumorado «yo no entendí» tras una intervención de la ecologista Baerbock.

Esta última recibió 25% de opiniones favorables en la encuesta de Forsa.

La derecha, conformada por la Unión Demócrata Cristiana (CDU) aliada al CSU bávaro, aparece en los sondeos con entre 20% y 22% de la intención de votos, contra 25% a 26% para los socialdemócratas del SPD. Los verdes tienen entre 15% y 17%.

Lo que parecía impensable hace apenas unas semanas ahora se ve cada vez más probable, la moderada coalición alemana de la canciller Merkel se expone a regresar a la oposición por primera vez desde 2002.

Otro artículo de interés: Alemania vota sucesión de Angela Merkel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s