Inevitable gran coalición de partidos en Alemania poselectoral

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Marco Verch Professional Photographer

Lectura: 5 minutos

El Partido Socialdemócrata (SDP, centro-izquierda) se perfila como ganador de las elecciones parlamentarias de Alemania celebradas el domingo, al conseguir un 25,7 por ciento de los votos, derrotando por una mínima diferencia a la unión conservadora CDU/CSU, según los resultados provisionales dados a conocer la mañana de hoy lunes por el presidente de la Comisión Federal Electoral, Georg Thiel.

El porcentaje de votos que obtuvo el SDP aumentó 5,2 puntos porcentuales en comparación con el logrado hace cuatro años, mientras que su principal adversario en las urnas, la unión conservadora formada por la Unión Cristianodemócrata (CDU) y su partido hermano Unión Socialcristiana (CSU), sufrió mayores pérdidas.

Los resultados provisionales demuestran que la CDU/CSU se llevó un 24,1 por ciento de los votos en las elecciones de este año, 8,9 puntos porcentuales menos que en los últimos comicios.

Además, los ecologistas del Partido Verde recibió el 14,8 por ciento de los votos en las elecciones, que lo convierte en la tercera fracción política más grande en el Parlamento, seguido por el Partido Democrático Libre (FDP) y el euroescéptico Alternativa para Alemania con el 11,5 por ciento y el 10,3 por ciento, respectivamente, de acuerdo con la Comisión Federal Electoral.

Con un 4,9 por ciento de los votos, el partido ultraizquierdista Die Linke (La Izquierda) no superó el umbral del 5 por ciento para entrar en el Parlamento.

Liderados por el ministro de Finanzas y vicecanciller saliente Olaf Scholz, los socialdemócratas del SPD se proyectan como ganadores con 25,7% de los votos, según resultados preliminares oficiales, publicados este lunes en el sitio web de la comisión electoral.

La alianza conservadora de la Unión Cristiano-Demócrata (CDU), de Merkel, y su aliado bávaro, la CSU, encabezada por Armin Laschet, obtendría 24,1%, el peor resultado en su historia de siete décadas. Los Verdes aparecen terceros, con 14,8%, seguidos del liberal FDP, con 11,5%, y el ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), con 10,3%.

«Empieza la partida de póker», señala la revista Der Spiegel. Y es que, «después de la votación, las preguntas esenciales siguen abiertas: ¿quién será canciller? ¿Qué coalición gobernará el país en el futuro?», enumera.

En Alemania no son los votantes los que eligen directamente al jefe de Gobierno, sino los diputados, una vez formada la mayoría. Pero, esta vez, la mayoría es especialmente complicada de formar. Debido a la fragmentación del voto, será necesario reunir a tres partidos, para conseguir una coalición con peso suficiente para gobernar.

Así que este proceso de definición del nuevo Gobierno podría sumir a la primera economía europea ─acostumbrada a la estabilidad política, tras 16 años bajo el liderazgo firme de Merkel─ en un largo período de parálisis política, mientras duren las negociaciones para formar una coalición.

Tras las últimas elecciones, en 2017, se necesitaron más de seis meses para alcanzar un acuerdo y formar la actual «gran coalición» gobernante de los dos partidos mayoritarios, conservadores y socialdemócratas.

Si la tendencia se confirma, Scholz podría estar en posición de suceder a Merkel y desencadenar el «cambio» que prometió al final de su campaña deberá componer una coalición tripartita, algo que 55% de los alemanes prefiere, según un sondeo de la televisora pública ZDF.

Los alemanes «quieren que haya un cambio en el Gobierno y […] también quieren que el próximo canciller se llame Olaf Scholz», apuntó el candidato socialdemócrata en la noche del domingo electoral. Los votantes han fortalecido a tres partidos: este es un «mandato visible» para formar Gobierno, insistió Scholz este lunes, aludiendo a los resultados del SPD, Los Verdes y el FDP, que ganaron votantes con respecto a la elección anterior.

Scholz apoya su aspiración a gobernar no solo en su ventaja en las elecciones federales, sino también en los resultados de las paralelas elecciones regionales en Berlín y en Mecklemburgo-Pomerania Occidental, donde su partido salió también fortalecido. Y, frente a la incertidumbre que el apretado resultado electoral genera, ha subrayado, en inglés, que «Alemania siempre ha tenido coaliciones y siempre ha sido estable».

Sin embargo, no solo Scholz, de 63 años, sino también Laschet, de 60, asegura que pretende tener un Gobierno instalado antes de Navidad. Pese a su «decepcionante» pérdida de votantes, también los conservadores consideran haber obtenido el encargo de la ciudadanía para formar Gobierno, advirtió Laschet. «Haremos cuanto podamos para construir un Gobierno dirigido por la unión» CDU-CSU, aseguró el candidato democristiano.

Los Verdes, liderados por Annalena Baerbock, que durante un tiempo aparecían como favoritos, quedaron terceros, por debajo de esa expectativa, pero tienen suficiente apoyo para incidir en la definición del próximo Gobierno. Y lo mismo consiguieron los liberales del FDP, que aparecen ahora como un actor ineludible para una futura coalición.

Tanto Los Verdes como los liberales, que tendrán que acercar posiciones para aliarse a uno de los partidos mayoritarios, se reservan la posibilidad de hacerlo lo mismo con el SPD que con los conservadores. La condición en la que insisten Los Verdes, por encima de todo, es promover su programa para luchar contra el cambio climático.

Otro artículo de interés: Alemania elige sucesión de Angela Merkel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s