EE. UU.: Congreso define presupuesto a riesgo de cierre de gobierno

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Paulo O

Lectura: 4 minutos

Los republicanos del Senado usaron una herramienta legislativa, el obstruccionismo, para anular un proyecto de ley aprobado por la Cámara que habría financiado al gobierno hasta diciembre.

Los próximos días en el Capitolio contribuirán en gran medida a determinar el éxito o el fracaso final de la agenda nacional del presidente Joe Biden, en momentos en que cuatro iniciativas legislativas diferentes convergen al mismo tiempo.

El Congreso debe aprobar una resolución presupuestaria para el nuevo año fiscal esta semana para evitar un cierre parcial del gobierno federal, y debe elevar el límite de la autoridad del Departamento del Tesoro para pedir prestado dinero y evitar un impago catastrófico de las deudas del país que podría ocurrir pronto, con fecha final a mediados de octubre.

Al mismo tiempo, el Partido Demócrata se está desmoronando internamente con argumentos sobre dos proyectos de ley adicionales que el presidente considera vitales para su agenda.

«No sé si todo se resolverá esta semana», dijo William A. Galston, investigador principal en estudios de gobernanza en Brookings Institution, un grupo de expertos de Washington.

«Pero no hay duda sobre el hecho de que las próximas dos semanas, o un máximo de tres (mitad de octubre), son decisivas para la agenda legislativa de la administración Biden», expuso.

El primero de los dos proyectos de ley que los demócratas están defendiendo es de infraestructura de aproximadamente por 1 billón de dólares que ya ha sido aprobado por el Senado con apoyo bipartidista.

El segundo es un proyecto de ley mucho más grande de 3,5 billones de dólares con créditos fiscales y gasto social que adelantaría múltiples prioridades demócratas, incluidos los esfuerzos para abordar el cambio climático, ampliar el acceso a la atención médica, abordar la desigualdad y otros.

El problema es que el ala progresista del partido promete bloquear la aprobación del proyecto de ley de infraestructura a menos que se apruebe primero el proyecto de ley de gasto social, y los moderados se niegan a menos que el paquete de infraestructura se apruebe primero y el costo del proyecto de ley de gasto social se reduzca drásticamente.

Jason Grumet, presidente del Bipartisan Policy Center, una organización de investigación basada en Washington, dijo que el liderazgo demócrata en la Cámara está en una posición similar a la del liderazgo republicano hace una década.

En ese momento, con el movimiento de derecha Tea Party en ascenso, los líderes republicanos se enfrentaron a un grupo dentro del partido con una posición ideológica dispuesta a derribar las metas del partido en general para lograr sus propios objetivos más estrechos.

«Históricamente ha sido el caso de que cuando el presidente y el presidente del Partido Demócrata dicen: “Vamos a hacer esto ahora”, el partido se pone en línea», dijo Grumet. Ahora, agrega, «hay una pregunta abierta, que se resolverá de alguna manera en los próximos días, la habilidad de la presidenta de la Cámara de Representantes (diputados), Nancy Pelosi, y el presidente Biden pueden, de hecho, mantener la cohesión en un Partido Demócrata muy diverso».

Y eso cubre solo la Cámara de Representantes. Para que el proyecto de ley de gasto social sea aprobado por el Senado, los demócratas tendrían que traer a sus 50 miembros, incluidos Joe Manchin de Virginia Occidental y Kyrsten Sinema de Arizona, quienes han expresado serias dudas sobre la propuesta.

Los republicanos del Senado complicaron el proceso el lunes (semana anterior) al usar una herramienta legislativa, el obstruccionismo, para anular un proyecto de ley aprobado por la Cámara que habría financiado al gobierno hasta diciembre y suspendido las restricciones del techo de la deuda para los préstamos del Tesoro hasta diciembre de 2022.

Los demócratas utilizarán un proceso conocido como «reconciliación presupuestaria», que es inmune al obstruccionismo, para elevar el techo de la deuda utilizando solamente los votos demócratas.

Los legisladores de ambos partidos temen elevar el límite de la deuda por temor a ser criticados por gastos imprudentes.

Los demócratas, sin embargo, quieren que los republicanos participen en la votación del techo de la deuda, porque la medida ayudaría a sufragar los costos de las facturas de gastos y los recortes de impuestos aprobados cuando el Partido Republicano tenía el poder.

Además, los demócratas habían planeado utilizar la reconciliación presupuestaria para aprobar el proyecto de ley de gasto social de 3,5 billones de dólares. Pero agregar un aumento urgente del techo de la deuda complica significativamente ese proyecto de ley y comprime en gran medida el tiempo que los demócratas tendrían para trabajar en él.

Hay mucho en juego porque después de que se apruebe un proyecto de ley de reconciliación, los republicanos estarán en condiciones de bloquear la mayoría de las futuras iniciativas demócratas. Esto se debe a que la reconciliación presupuestaria generalmente se puede usar solo una vez por ciclo presupuestario, lo que deja a los republicanos en condiciones de obstruir, y por lo tanto clausurar con un debate ilimitado, cualquier otro proyecto de ley demócrata.

Los demócratas, que controlan el Senado de 100 miembros con 50 votos más el voto de desempate de la vicepresidenta Kamala Harris, necesitarían que 10 senadores republicanos se unieran a ellos para lograr una supermayoría de 60 votos necesaria para poner fin a un obstruccionismo, algo casi imposible dado las fuertes divisiones partidistas en el Capitolio.

No lograr los objetivos del presidente ahora podría dejar a los demócratas sin nada que mostrar durante dos años de control unificado del Congreso. Eso haría aún más desafiante una elección de mitad de período que ya es difícil.

Históricamente, el partido de un presidente en ejercicio suele perder representación en el Congreso en las elecciones intermedias. Con sus pequeñas mayorías en la Cámara y el Senado, los demócratas ya enfrentaban la posibilidad de perder el control de una o ambas cámaras en 2022.

Pelosi, la demócrata de California que preside la Cámara de Representantes, había prometido a los moderados de su partido votar el lunes sobre el paquete de infraestructura de un billón de dólares. Pero, a última hora de la noche del domingo, anunció que la votación se pospondría hasta el jueves.

Durante el fin de semana, Pelosi también dijo que la Cámara votaría esta semana sobre el proyecto de ley de política interna más grande, una ley que aún no se ha escrito debido a los amplios desacuerdos entre los partidos sobre lo que debería incluir y el precio.

Los demócratas de la Cámara de Representantes estaban programados para reunirse el lunes por la noche para encontrar un camino a seguir.

Si el partido no logra salvar las divisiones internas y pierde la oportunidad de promulgar una política nacional histórica, probablemente sellaría el destino de los demócratas, afirman los expertos políticos.

«Si no hay un camino hacia el “sí” que la gente esté dispuesta a tomar, entonces el Partido Demócrata habrá fracasado y el pueblo estadounidense lo verá como un fracaso», dijo Galston, de Brookings Institution. «Y el fracaso, más un presidente con bajas cifras de aprobación, es una fórmula para un cataclismo político en las elecciones intermedias».

Otro artículo de interés: Senado aprobó en Washington billón de dólares para infraestructura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s