Irlanda ingresa al acuerdo mundial de reforma fiscal

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Ministro de Finanzas irlandés, Paschal Donohoe / Foto: World Economic Forum

Lectura: 5 minutos

El gobierno de la República de Irlanda acordó el jueves elevar su impuesto de sociedades para sumarse al acuerdo mundial de reforma fiscal negociado bajo la orbita de la OCDE, despejando así uno de los últimos obstáculos para el éxito del proyecto.

Tras «discusiones detalladas, el gobierno ha aprobado que Irlanda se sume al consenso internacional» en materia de fiscalidad, declaró el ministro de Finanzas, Paschal Donohoe, en rueda de prensa en Dublín. «Se trata de un paso muy importante» en la reforma mundial, afirmó.

Para alcanzar un compromiso, se modificó el texto del acuerdo que ahora se refiere a un impuesto de sociedades de tipo efectivo mínimo de 15%, en lugar de «al menos el 15%», una formulación a la que Dublín se oponía porque dejaba la puerta abierta a verse obligado por los demás países a aplicar un tipo más alto.

Este ha sido uno de los últimos pasos claves de una gran reforma fiscal mundial que cobró impulso con la llegada a la Casa Blanca del presidente demócrata estadounidense Joe Biden. Tras meses de estancamiento, los dirigentes irlandeses, cuyo país tiene uno de los impuestos de sociedades más bajos del mundo, el 12,5%, emitieron el miércoles una serie de declaraciones que sugerían la cercanía de un compromiso.

Los países implicados en la negociación de un nuevo marco fiscal global para las multinacionales intentarán cerrar el proceso con el objetivo de llevarlo a la cumbre del G20 de finales de mes de octubre y que se pueda aplicar desde 2023.

«La reunión del viernes es clave y daremos lo mejor de nosotros», dijo el jueves el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, al cerrar la reunión ministerial anual de la organización. Ya solo cinco países quedaban por sumarse a la iniciativa: Hungría, Estonia, Nigeria, Kenia y Sri Lanka.

Sin embargo, poco después, la primer ministro de Estonia anunció que también se sumaba a la iniciativa. «Nos sumamos al acuerdo fiscal mundial», dijo Kaja Kallas en un comunicado, y agregó que «esto no supondrá ningún cambio para la mayoría de las empresas estonias y solo afectará a las filiales de grandes grupos multinacionales».

Irlanda dio una vuelta completa al anuncio del julio pasado cuando informo a través del ministro de finanzas que no estaba en disposicion de adherir a los planes de reforma fiscal mundial.

Fue el propio ministro de Finanzas irlandés Paschal Donohoe quien hizo el anuncio, consolidando la resistencia del país a esta medida que gana apoyos en todo el mundo.

«Lo que está sobre la mesa en este momento es un acuerdo del que Irlanda no puede formar parte», declaró a la radiotelevisión pública irlandesa RTE.

Irlanda, que aplica un 12,5% al impuesto de sociedades y es considerada por algunos como un «paraíso fiscal», no apoyará los planes tal y como están, afirmó Donohoe. Unos 132 países han dado ya su visto bueno a reformas en materia de fiscalidad internacional que incluyen un impuesto de sociedades mínimo del 15%.

El plan está liderado por Estados Unidos, cuya secretaria del Tesoro, Janet Yellen, denunció la erosión de los ingresos nacionales por «treinta años de carrera a la baja en los impuestos de sociedades». Y su último gran impulso lo recibió con el apoyo de los países del G20, que agrupa a los más industrializados del mundo.

«Estamos comprometidos a negociar para ver si podemos entrar en el acuerdo en algún momento, pero yo defiendo el 12,5%», agregó el ministro, subrayando que «ha sido una característica clave de nuestra política económica desde hace décadas».

El diario Irish Examiner había afirmado que el gobierno de Dublín planeaba renunciar a su tipo del 12,5% ─que ha atraído a numerosas empresas tecnológicas y farmacéuticas estadounidenses instaladas en Irlanda─ como parte de un nuevo acuerdo fiscal de la OCDE en octubre, por temor a verse excluido de la escena internacional.

«Irlanda seguirá defendiendo el derecho de los países pequeños a conservar alguna ventaja competitiva, pero no queremos ser un país atípico en lo que respecta a un acuerdo fiscal mundial», declaró al periódico una fuente gubernamental.

Aceptar la propuesta del 15% crearía «problemas» para «las personas que han invertido en nuestra economía y tienen expectativas respecto a la previsibilidad de nuestra tasa en el futuro», afirmó hoy Donohoe.

Finalmente aceptaron.

Otro artículo de interés: Bancos europeos huyen a paraísos fiscales por agobio impositivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s