Gobierno marxista de Perú retoma vínculos diplomáticos con Venezuela

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente peruano, Pedro Castillo / Foto: Presidencia Perú

Lectura: 5 minutos

Los gobiernos de Perú y Venezuela retomarán sus relaciones diplomáticas al más alto nivel, al haber designado y aceptado a sus nuevos embajadores en Caracas y Lima, informaron fuentes oficiales peruanas el viernes.

La Cancillería de Perú anunció que Venezuela otorgó «el beneplácito de estilo» a la designación de Richard Fredy Rojas García como nuevo embajador peruano en Caracas. A su vez, Perú accedió a la designación de Alexander Gabriel Yánez Deleuze, como nuevo embajador de Venezuela en Lima.

Ambos países ponen fin así a más de cuatro años sin embajadores: Perú retiró a su representante en Caracas en marzo de 2017 y expulsó al venezolano en agosto de ese año, durante el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski.

El régimen de Kuczynski mantuvo las relaciones solo a nivel consular y promovió las acciones del Grupo de Lima, mientras apoyó el ingreso de migrantes venezolanos a su país, que actualmente hospeda a más de 1,2 millones.

La Comisión de Relaciones Exteriores que representa al líder opositor venezolano Juan Guaidó reaccionó al anuncio oficial de Lima con un comunicado, en el que destacó que «respeta» pero «no comparte» la reanudación de relaciones diplomáticas plenas con Caracas.

Según la Cancillería peruana, las designaciones de Rojas García y de Yánez Deleuze responden «a la evolución del proceso político venezolano y al reconocimiento recíproco como interlocutores legítimos que se han dispensado el gobierno y la Plataforma Unitaria de Venezuela».

«El diálogo que se desarrolla en México ha permitido que la oposición participe en el proceso electoral del 21 de noviembre para elegir autoridades regionales y municipales», sostuvo la institución peruana.

El restablecimiento de la embajada de Perú en Caracas «permitirá atender mejor» a los peruanos residentes en Venezuela, así como «buscar una solución a la situación humanitaria de los ciudadanos venezolanos en el Perú» expresa el comunicado oficial.

El pasado 18 de septiembre los presidentes de Perú, Pedro Castillo, y de Venezuela, Nicolás Maduro, sostuvieron una reunión fuera de agenda durante la sexta cumbre de jefes de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Este encuentro generó duras críticas de la oposición política y gran parte de la prensa peruana, al punto que el canciller Óscar Maúrtua debió acudir el 28 de septiembre a dar explicaciones ante la comisión de Relaciones Exteriores del Congreso.

La apatía electoral fue el rasgo distintivo de los comicios que llevaron al maestro marxista Pedro Castillo a la presidencia de Perú, el país que mantiene el mejor desempeño económico de América Latina.

«En primer lugar, esto se debe a la desconfianza que genera la representación política. Han ocurrido varios episodios recientes: en noviembre, Manuel Merino tomó la presidencia, lo que provocó movilizaciones nacionales; en febrero estalló el escándalo del «vacunagate», por la vacunación irregular de políticos y gente de poder. El segundo factor es la ausencia de liderazgos políticos definidos, que surjan de organizaciones políticas con una base social», explica a DW Adriana Urrutia, presidenta de la Asociación Civil Transparencia de Perú y politóloga de la Universidad Antonio Ruíz de Montoya.

Además, la gente estaría ocupada en la crisis sanitaria y socioeconómica causada por la pandemia de coronavirus. Otro factor a resaltar es que Perú, en América Latina, es el país que menos confía en sus instituciones. Por ejemplo, siete de cada diez peruanos no confía en el Parlamento. Ante esta situación de desconfianza generalizada los ciudadanos no muestran interés por lo que ocurre en la política, resume la experta.

Por su parte, el politólogo Fernando Tuesta, de la Universidad Católica de Perú cree también que el desinterés es propio de una elección en medio de una pandemia con crisis económica: «En ninguna parte del mundo, en épocas de elecciones con pandemia, las elecciones han concitado interés. Pero esto no quiere decir que la gente no vaya a votar el 11 abril. Probablemente vaya a votar la mayoría de gente, porque el voto en Perú es obligatorio y porque el interés crece conforme se acerca la elección», dijo en los dias previos a las elecciones generales.

Asimismo, Tuesta recordaba los 25 partidos inscritos para participar, de los cuales 18 tienen candidatos a la presidencia. «En Estados Unidos había también 18 candidatos a la presidencia, pero todos sabían que el juego estaba entre los dos primeros. El apoyo al primer lugar es bajo, pero cuando se calcula en votos válidos, como debe ser, este llega al 20 %», comenta Tuesta a DW. Eso sí, reconoce: «No hay entusiasmo por ninguna de las candidaturas. No despiertan pasiones ni el interés de la gente».

La Asociación Civil Transparencia realizó en noviembre pasado, con la colaboración del IEP y de Idea Internacional, una encuesta para consultar a los peruanos cuáles eran los temas que debían tratarse en las elecciones. Los temas que priorizaron los encuestados fueron educación, salud y empleo o reactivación económica. Sin embargo, «los candidatos no necesariamente están hablando de estos temas que preocupan a la gente. De ese modo, no los involucran en un diálogo de cara a los comicios», señala la representante de Transparencia.

Otro artículo de interés: Quiebre en alianza marxista del gobierno peruano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s