Régimen sirio acusado de operar en mercado ilegal del dólar

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Andreas Lischka from Pixabay

Lectura: 5 minutos

El régimen sirio de Bashar al-Ásad se ha embolsado unos 100 millones de dólares de la ayuda humanitaria, gracias a la disparidad entre el cambio oficial y el valor de la lira siria frente al dólar en el mercado ilegal.

Una de las autoras de la investigación, Natasha Hall, del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), explicó que los desvíos se «aceleraron» hace dos años al crecer la brecha entre ambos tipos de cambio y dijo que esas cantidades podrían ser mucho mayores.

Los investigadores basaron sus cálculos en la media anual de la tasa de cambio para organizaciones humanitarias ─de unas 1.500 liras por dólar hasta que el Banco Central (BC) subió el valor oficial de la moneda local a 2.500 el pasado abril─, frente al fluctuante tipo de cambio en el mercado ilegal, que el pasado marzo alcanzó las 4.700 liras por dólar.

Sin embargo, el estudio solo abarca la ayuda incluida en el Informe Estadístico Anual sobre Actividades de Adquisición de Naciones Unidas, en el que únicamente el 80 % de las entradas son públicas debido a la «ocultación» de información por cuestiones de «seguridad» o «privacidad».

«Por donde estaban ubicados los vendedores, extrapolamos si se habría necesitado cambiar dinero a liras sirias (…) Es muy difícil conseguir las cifras, de modo que lo que hicimos fue optar por la estimación más conservadora posible y para ello fuimos con la base de datos de la ONU», detalló Hall.

En 2020, las agencias de Naciones Unidas cambiaron al menos 113 millones de dólares a la moneda local para sus adquisiciones, de los que unos 60 fueron «desviados» por la disparidad en el tipo de cambio, pero esto es solo una pequeña parte de los cerca de 2.500 millones de dólares que la comunidad humanitaria asigna al país anualmente.

Según Hall, también se practican otras formas de «desvío», como apropiarse de los suministros de los convoyes, parte de los cuales se cree que acaba en manos del Ejército o a la venta en los mercados, y de «manipulación», como la «priorización» de ciertas organizaciones y empresas en los procesos de licitación.

Algunas de estas compañías han sido acusadas de «violaciones de los derechos humanos», mientras que uno de los actores principales en la implementación de proyectos, el Fondo Sirio para el Desarrollo, fue fundado por la primera dama siria y objeto de sanciones internacionales, Asma al Asad.

Los fondos «desviados» a través del tipo de cambio van al BC, también sancionado, de acuerdo con el informe.

La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, aseguró el viernes en el Consejo de Derechos Humanos que más de 350.000 civiles han muerto entre marzo de 2011 y marzo de 2021 en la guerra civil de Siria, según los datos que maneja la entidad, que son conservadores y subestiman la verdadera dimensión de la tragedia vivida en ese país.

Para cumplir los estándares que requiere un trabajo exhaustivo, quedaron fuera de la estimación aquellas personas de las que no se dispone su nombre completa, fecha y lugar de nacimiento.

Pese a estas ausencias, se trata de un documento valioso, que se actualiza por primera vez desde 2015. La ONU había dejado de registrar las pérdidas humanas causadas por el conflicto debido a la complejidad de la situación y la peligrosidad que implicaba hacer este recuento.

La cifra exacta reportada por Bachelet es de 350.209 muertos, que advirtió que el total «no es y no debe verse como un balance exhaustivo del número de muertos en Siria durante este período». Más bien «refleja un número mínimo verificable y subestima sin duda el número real de muertos», declaró la expresidenta de Chile.

Para comparar, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), cuyas cifras son consideradas una referencia, publicó el 1 de junio un balance que eleva a 494.438 el número de muertos desde el inicio del conflicto.

Bachelet subrayó que el balance muestra que una víctima de cada 13 era una mujer (26.727 muertas) y también que una de cada 13 era un niño (27.126 muertos). Según las cifras de la ONU, el mayor número de muertos se produjo en la gobernación de Alepo (51.731 muertos), seguido de los alrededores de Damasco (47.483) e Idlib (33.271).

«Hay muchas otras víctimas que no han dejado testimonio o documento sobre su muerte, y no hemos podido revelar su historia», indicó Bachelet, que instó nuevamente a la creación de «un mecanismo independiente con fuerte mandato internacional» para arrojar luz sobre el destino de las innumerables personas desaparecidas durante la guerra en Siria.

Otro artículo de interés: Más problemas en Siria

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s