Inflación amenaza tranquilidad del Banco Central Europeo

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente del Banco Central Europeo, Christine Lagarde / Foto: European Central Bank

Lectura: 5 minutos

La inflación en los países de la Unión Europea fue el tema dominante del encuentro del Consejo de Gobierno ─que preside Christine Lagarde─ del Banco Central Europeo, que se llevó a cabo en la financiera ciudad alemana de Frankfurt.

La presidenta Lagarde, desestimó los comentarios del mercado sobre una supuesta creciente inflación presionando sobre las tasas de interés en la zona euro en el 2022. Estima que las presiones sobre los precios irán disminuyendo con un alivio del mercado.

Mientras los bancos centrales de otras regiones del mundo se encaminan hacia una política monetaria más estricta, Lagarde dijo que el Consejo de Gobierno del BCE había realizado un prolongado «examen de conciencia» sobre su postura, pero concluyó que era la correcta.

El tema dominó la discusión de política monetaria de esta semana de BCE, según dijo en una conferencia de prensa. «Hablamos de inflación, inflación, inflación».

Lagarde identificó los precios más altos de la energía, un desajuste global entre la recuperación de la demanda y la oferta, y efectos de base únicos como el fin de un recorte en el impuesto a las ventas en Alemania, como los tres factores principales que impulsaban temporalmente la inflación de la zona euro.

«Si bien la inflación tardará más en bajar de lo esperado anteriormente, esperamos que estos factores disminuyan en el transcurso del próximo año (…) Seguimos viendo una inflación en el mediano plazo por debajo de nuestra meta de 2%», afirmó.

En referencia a la guía del BCE que estipula que las tasas de interés no subirán hasta que se vea que la inflación regresa al objetivo hacia la mitad del período de pronóstico y se mantiene ahí, agregó: «Claramente bajo el análisis actual (esas condiciones) no se cumplen y no lo harán en el futuro próximo».

El BCE ha argumentado durante mucho tiempo que el pico actual de los precios es fugaz y que las presiones inflacionarias subyacentes son lo suficientemente débiles como para requerir su apoyo monetario en los próximos años.

Pero las expectativas de inflación de los consumidores están aumentando rápidamente en la zona euro y los inversores también dudan de esa opinión, por lo que esperan un alza de tasas para fines del próximo año, lo que abre una gran brecha entre la propia guía del BCE y las previsiones del mercado.

El Banco Central Europeo (BCE) renovó su compromiso de llevar a cabo las compras de bonos de emergencia a un ritmo «moderadamente» más lento, manteniendo el temple a pesar de que la creciente inflación lleva a los inversionistas a adelantar las apuestas no deseadas de alzas de las tasas de interés.

Después que datos economicos de España mostraran los mayores aumentos de precios en tres décadas, el Consejo de Gobierno mantuvo el jueves el lenguaje anterior en que anuncia planes para reducir las compras mensuales de los aproximadamente 75.000 millones de euros (US$86.900 millones) implementados de marzo a septiembre.

También prometió mantener el programa de 1,85 billones de euros, conocido como PEPP, hasta marzo de 2022 o más tarde si es necesario.

Una decisión prevista como un tranquilo preludio del enfrentamiento de diciembre sobre el futuro de los estímulos de emergencia se volvió más tensa esta semana cuando los mercados financieros mostraron incredulidad ante el compromiso del BCE con las tasas de interés muy bajas.

Los inversionistas ahora apuestan a que los responsables de la política monetaria pasen drásticamente de un apoyo extraordinario a la crisis a un aumento de 20 puntos base en poco más de un año.

Con una inflación del 5,5% en España, las expectativas de precios de la eurozona que se encuentran en el nivel más alto desde 1993, y datos que en las próximas 24 horas mostrarán una aceleración en el resto de la región, la presidenta Christine Lagarde ahora tiene la tarea de recalibrar la visión del mercado.

Es probable que también se enfrente a preguntas sobre una importante revisión de la política prevista para la próxima reunión, en la que las nuevas proyecciones económicas darán a los funcionarios una mejor visión de las futuras necesidades de estímulo.

Los economistas prevén que el banco central establecerá entonces una trayectoria para su programa de compras de emergencia ─conocido como PEPP─ y le pondrá fin después de marzo de 2022, como se prevé actualmente.

Otro artículo de interés: Inflación en eurozona llegó al máximo interanual en septiembre

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s