Nuevo capítulo de guerra de pesca entre Francia y Gran Bretaña

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: marneejill

Lectura: 5 minutos

Francia anunció el jueves la detención de un pesquero británico frente a las costas del puerto de Le Havre para multarlo por diferentes infracciones, en un momento en que las relaciones entre los dos países se tensan precisamente por las licencias de pesca que París reclama a Londres debido al «Brexit».

El Gobierno francés indicó en un comunicado que una de sus patrulleras de la Gendarmería llevó a cabo controles a dos barcos en la bahía del Sena tras su decisión de endurecer la supervisión en el Canal de la Mancha «en el contexto de las discusiones sobre las licencias con el Reino Unido y la Comisión Europea».

Uno de los pesqueros intentó inicialmente eludir el control de la patrullera, según el Ministerio francés del Mar, hasta que tras las advertencias de los gendarmes accedió a que realizaran verificaciones.

Los agentes no encontraron ninguna infracción, pero lo multaron por resistirse a su control.

En el otro pesquero británico controlado, los gendarmes constataron que no figuraba en las listas de licencias acordadas por la Comisión Europea y Francia al Reino Unido y fue conducido al puerto de Le Havre donde se le ha abierto un procedimiento.

El Ejecutivo francés hizo hincapié en que ese procedimiento puede llevar a la confiscación de la pesca en bodega así como a su inmovilización hasta el pago de una multa.

«Eso representa consecuencias económicas importantes para el armador», subrayó el Ministerio del Mar en su comunicado, que también añadió que el capitán podría ser objeto de «sanciones penales».

El secretario de Estado de Asuntos Europeos, Clément Beaune, señaló este jueves en declaraciones al canal CNews que el Gobierno británico del primer ministro Boris Johnson no entiende más que «el lenguaje de la fuerza» en este contencioso.

Beaune añadió que le parece que los británicos han entendido que hay que volver a la mesa de negociaciones «pero si no lo hacen, continuaremos».

El refuerzo de los controles en el Canal de la Mancha son la primera consecuencia de las advertencias del Ejecutivo francés que por boca de su portavoz, Gabriel Attal, avisó de que se les acababa la paciencia, y reiteró que estaban preparando una serie de medidas de represalia si no hay una concertación antes de finales de mes.

Segun París, Londres no ha concedido a los pescadores franceses casi la mitad de las licencias de pesca a las que considera que tiene derecho para faenar en las aguas jurisdiccionales británicas (sobre todo en torno a las islas anglo-normandas, más cercanas a Francia que al Reino Unido) en virtud del acuerdo del Brexit.

Attal adelantó que se preparan controles sistemáticos de los productos pesqueros que llegan del Reino Unido, pero también la prohibición de que los barcos británicos desembarquen sus capturas en puertos franceses.

Igualmente se contempla interrumpir o reducir el aprovisionamiento energético de las islas anglo-normandas, alguna de las cuales se alimenta en electricidad por cable submarino que llega desde Francia.

Francia tomará medidas de «réplica», incluso de «represalia», en ocho días si Reino Unido no concede más licencias a los pescadores franceses, declaró el miércoles pasado el secretario de Estado francés de Asuntos Europeos.

«De aquí a casi ocho días anunciaremos medidas de respuesta, de réplica o de represalia si fuera el caso, nacionales o europeas, si no recibimos señales concretas de Reino Unido sobre la cuestión de las licencias», indicó Clément Beaune al Senado.

El gobierno francés amenaza con reducir el suministro de electricidad a la isla de Jersey, a apenas 30 km de la costa francesa, y de tomar medidas contra los sectores de servicios financieros o investigación británicos.

«Hemos sido muy pacientes, demasiado pacientes (…) Los británicos no quieren dar licencias no porque les falta información, sino porque han tomado una decisión política», insistió.

El acuerdo de relaciones tras el Brexit cerrado a finales de 2020 entre Londres y Bruselas preveía que los pescadores europeos pudieran continuar faenando en aguas británicas a cambio de obtener una licencia, que sería concedida si demostraban que pescaban allí anteriormente.

Aunque las autoridades británicas autorizaron a algo más de 200 pescadores franceses, París critica las demandas exigidas por Londres y reclama más licencias.

Francia insiste que se trata de «un problema europeo» y reclama un frente común de la UE en esta cuestión.

El lunes, 11 países incluidos Francia, Alemania, España e Italia firmaron una declaración contra la actitud del gobierno británico en esta cuestión.

Otro artículo de interés: Brexit continúa generando tensión en Unión Europea

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s