China mira de lejos cumbre del clima de Glasgow

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Contaminación en China / Foto: Andreas Habich

Lectura: 4 minutos

El jefe político del país más contaminante del mundo optó por mirar de lejos, sin moverse de Beijing. ¿Temor a las críticas, problemas internos en China que aún se desconocen en los países occidentales por el muro de silencio que impone el partido comunista?

El presidente chino fue uno de los grandes ausentes en la cumbre sobre el cambio climático de las Naciones Unidas en Glasgow.

Xi Jinping, pidió a otras naciones que «intensifiquen la cooperación» y actúen sobre los objetivos climáticos, pero no ofreció nuevos compromisos en una declaración por vía zoom a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Glasgow, Escocia.

Las visiones se harán realidad solo cuando actuemos sobre ellas. Las partes deben cumplir sus compromisos, establecer objetivos y visiones realistas y hacer todo lo posible de acuerdo con las condiciones nacionales para implementar sus medidas de acción climática», dijo Xi.

La nación asiática, el mayor emisor de carbono del mundo, se ha enfrentado a una escasez de energía que provocó cortes generalizados en dos tercios del país a fines de septiembre, una de las peores crisis en mucho tiempo.

La tan esperada declaración del líder chino muestra que China no puede abandonar los combustibles fósiles mientras no logre frenar la crisis energética sin modernizar la infraestructura industrial, dijeron analistas.

Los hogares podrían quedarse sin calefacción, mientras que la fabricación podría sufrir debido a la escasez de energía, explicó Jane Nakano, investigadora principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, con sede en Washington conversando con Ralph Jennings de la Voa.

«Estoy un poco decepcionado de que el presidente Xi Jinping no haya respondido realmente a algunas de las preguntas clave que muchos de nosotros hemos tenido», dijo Nakano. «Me pregunto si la crisis de poder que China está enfrentando en este momento realmente se ha metido en la forma de los líderes chinos de querer tener ─quizás─ un compromiso mucho más amplio».

Xi señaló un plan anterior del gobierno chino para alcanzar un máximo de emisiones de dióxido de carbono antes de 2030.

El mes pasado, China anunció un enfoque en la energía verde en una nueva versión de su Iniciativa Belt and Road (Franja y la Ruta) para proyectos de infraestructura que se extienden desde Asia hasta Europa.

Por su parte el Papa Francisco dijo el martes que las heridas causadas por la pandemia del COVID-19 y el cambio climático eran comparables a las provocadas por un conflicto mundial y debían afrontarse de la misma manera.

En un mensaje a la cumbre del clima leído en Glasgow por el Secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, Francisco también dijo que los países ricos tenían una «deuda ecológica» pendiente con los países más pobres debido al uso desproporcionado de los recursos naturales.

«Las heridas infligidas a nuestra familia humana por la pandemia del COVID-19 y el fenómeno del cambio climático son comparables a las resultantes de un conflicto mundial», dijo.

Pidió que se lleve a cabo una acción colegiada y previsora «como tras la Segunda Guerra Mundial» en la que las naciones muestren su solidaridad y cooperación por el bien de todos, especialmente de los más débiles.

Los países con más medios deben liderar la «descarbonización del sistema económico y de la vida de las personas» y prestar más apoyo a los países más vulnerables a los efectos del cambio climático.

Los países ricos tienen una «deuda ecológica» para enmendar el «uso desproporcionado de los recursos naturales propios y de otros países», dijo.

«Ahora es el momento de actuar, de forma urgente, valiente y responsable», añadió. «Los jóvenes, que en los últimos años nos han instado con fuerza a actuar, sólo heredarán el planeta que decidamos dejarles, en función de las decisiones concretas que tomemos hoy. Ahora es el momento de tomar decisiones que puedan darles motivos de esperanza y confianza en el futuro», dijo Francisco.

El Papa, de 84 años, que ha hecho de la protección del medio ambiente una piedra angular de su pontificado, había dicho varias veces que esperaba asistir a la COP26, pero el Vaticano anunció el 8 de octubre que Parolin encabezaría su delegación.

Otro artículo de interés: Financiamiento para combatir cambio climático se discute en Glasgow

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s