Desabastecimiento en China provoca temor en población

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Raita Futo

Lectura: 8 minutos

Grabaciones caseras de videos que circulan por las redes sociales en todo el mundo muestran pobladores en peleas por productos alimenticios dentro de supermercados gigantes con las góndolas vacías.

Los chinos reaccionaron al llamado del gobierno con alarma y desconfianza en las recomendaciones oficiales, que solicitan a la población hacer acopio de alimentos ante posibles rebrotes de COVID-19.

La pregunta que recorre el ánimo popular sigue sin respuesta por parte del gobierno del presidente Xi , ¿que está pasando en la economía china?

Las imágenes en el interior de algunos supermercados del país son elocuentes, más allá de los informes oficiales que después de analizar la respuesta de la población, han pedido calma al tiempo que aseguran que la cadena de suministro de alimentos está garantizada.

Son dos los factores que han llevado a las autoridades chinas a hacer este llamamiento. Por un lado, el repunte de casos de COVID en algunas regiones ha reactivado los cierres selectivos y los largos períodos de cuarentena. Por otro lado, las inundaciones sucesivas de los últimos dos años han golpeado la producción agrícola, que ha provocado un aumento del precio de algunos alimentos básicos como las verduras.

La población ha acudido en masa para comprar productos perecederos como consecuencia de los llamados oficiales a abastecerse en prevención de nuevos brotes pandémicos, pero la población descree de la palabra oficial. Se lanzaron sin perder tiempo a todo tipo de supermercados, especialmente los gigantes, para arrasar con las góndolas que quedaron vacías, como se puede observar en las imagenes que rapidamente se hicieron virales.

Así se puede apreciar en numerosos vídeos que circulan por las redes sociales, comercios repletos y de clientes abalanzándose unos contra otros para hacerse con un paquete de arroz, incluso, quitándoselos de las manos. Escenas de violencia desconocidas para el público occidental, ahora públicas gracias a la tecnología.

Ahora quizás se comprenda mejor el estricto control informativo que mantiene en vilo a las autoridades del comunismo chino, temor a una población que cada vez está más ligada a la tecnologia y no duda en mostrar un rostro social dificil de ocultar.

Resulta muy significativa la grabación de un mercado arrasado, donde aparecen las estanterías vacías y tiradas en una escena inédita, desconocida. Son imágenes que están dando la vuelta al mundo y que están causando cierta preocupación entre la población.

Los medios de comunicación ─todos estatales─ han iniciado campañas informativas para tranquilizar a las familias. Aun así, las compras impulsivas de productos básicos se han mantenido al mismo ritmo y se mantendrán si el gobierno chino no consigue revertir la situación, estiman fuentes informativas desde Beijing.

Las reservas totales de cereales de China son actualmente suficientes y las existencias de trigo y arroz, las dos principales, continúan incrementándose, dijo el miércoles un funcionario chino en medio de la alarma de la población.

El suministro en el mercado nacional de granos está completamente garantizado, mencionó Qin Yuyun, funcionario de la Administración Estatal de Cereales y Reservas Estratégicas, quien añadió que se prevé que la producción anual de granos de China en 2021 exceda los 650.000 millones de kilogramos por séptimo año consecutivo.

Al indicar que las actuales reservas de cereales de China están en un nivel históricamente alto, Qin dijo que con diversas excelentes cosechas, las crecientes reservas de trigo del país son suficientes para satisfacer la demanda de los consumidores durante año y medio.

Las crecientes reservas de cereales pueden garantizar que China sea «básicamente autosuficiente en cereales con un abasto de alimentos básicos absolutamente seguro», dijo el funcionario.

La capacidad del país para garantizar su suministro de alimentos también se ha fortalecido, mencionó Qin, quien se refirió a las reservas suficientes de arroz y de productos de harina, así como las capacidades de procesamiento de cereales y de oleaginosas.

Las palabras del funcionario, un verdadero intento por salir al cruce de los desesperados pobladores que arrasan las góndolas en los supermercados, no ha calmado los ánimos.

Al mismo tiempo, y en consonancia con el funcionario del sistema de abastecimiento, el ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales de China dijo que prevé tener un amplio suministro de vegetales para satisfacer la demanda de la próxima temporada.

Los precios de las verduras en China han aumentado en los últimos días debido en parte a las muy malas condiciones climáticas y a la iflación de los costos, pero el impacto es de corta duración y sólo ha afectado a algunas regiones, explicó Tang Ke, funcionario del ministerio.

La producción de verduras es en general «normal» para todo el año y para las próximas vacaciones, aseguró Tang, señalando que el tiempo soleado en el norte del país desde fines de octubre puede ayudar a la producción y aumentar la oferta del mercado.

El ministerio continuará apoyando la producción de hortalizas mientras facilita los canales de venta de los productos agrícolas para asegurar un amplio suministro para este invierno y la próxima primavera, agregó el funcionario.

China publicó el viernes un índice que mide el nivel de apertura de 129 economías importantes entre 2008 y 2019, en el marco del IV Foro Económico Internacional de Hongqiao, que se celebra en Shanghai.

El indicador, compilado por el Instituto de Economía y Política Mundial de la Academia de Ciencias Sociales de China y el Centro de Investigación del Foro Económico Internacional de Hongqiao, fue incluido en el Informe sobre la Apertura Mundial 2021.

Las diez economías más abiertas en 2019 fueron Singapur, Alemania, la Región Administrativa Especial de Hong Kong de China, Irlanda, Reino Unido, Suiza, Países Bajos, Francia, Canadá y Malta, según el índice.

Si bien un 80 por ciento de las economías registraron aumento de su nivel de apertura, el índice global se redujo de 0,7790 a 0,7480, una disminución del 4 por ciento, en el período 2008-2019.

Estados Unidos, que era la economía más abierta en 2008, bajó a la posición 22, y su índice de apertura cayó de 0,9328 a 0,7666.

En vista de que Estados Unidos representa cerca del 25 por ciento de la economía mundial, ese país ha retrasado el ritmo regional y global de apertura transfronteriza, señala el informe.

La continua expansión de la apertura de China ha elevado el país de la posición 62 del escalafón mundial en 2008 a la 40 en 2019, escalando 22 lugares y alcanzando un registro de 0,7420, según el documento.

China ha puesto en marcha una serie de medidas concretas de apertura, incluida la promoción de esfuerzos conjuntos para construir la Franja y la Ruta, el establecimiento de zonas piloto de libre comercio, y la celebración de la Exposición Internacional de Importaciones de China. Estas iniciativas han aliviado efectivamente la presión de la contracción de la apertura global, indica el informe.

El mundo todavía tiene un gran potencial para la apertura, y la expansión de la apertura está en línea con el interés común de la humanidad, concluye el documento.

Mientras tanto, el gobierno guarda silencio sobre la inquietud generalizada de la población por la falta de provisiones en los grandes mercados de abastecimiento.

Otro artículo de interés: China mira de lejos cumbre del clima de Glasgow

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s