Putin sale a dar protección a Lukashenko

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente Lukashenko de Bielorrusia junto al presidente ruso, Vladímir Putin / Foto: Kremlin

Lectura: 5 minutos

La prensa mundial se ha preguntado hasta aquí si el jefe del gobierno bielorruso Alexandr Lukashenko es un «títere de Moscú».

No es una pregunta en el vacío, está bajo el respaldo de los informes surgidos de ambos países donde el mandatario ruso ha salido en defensa de su colega como protección a los ataques de la opinión independiente reclamando por derechos civiles que no son respetados en Bielorrusia (tampoco en Rusia). Algunos analistas occidentales comparan la unidad actual como «el abrazo del oso» a la luz de las enormes diferencias territoriales, poblacional, económica y productiva de los dos países.

Rusia y Bielorrusia han dado un paso más hacia la integración económica en el marco de la denominada Unión Estatal con la firma de 28 acuerdos por parte de los presidentes. La pregunta que cabe es simplemente ¿se trata de una integración económica, o va más allá, con el historial de las ambiciones de Putin de «alargar» el territorio como hizo con la invasión a la península ucraniana de Crimea?

Los acuerdos firmados el jueves están dirigidos a unificar los espacios económicos de ambos países y elevar el nivel de vida de sus ciudadanos. «La implementación de estos programas integradores permitirá a Rusia y Bielorrusia crear condiciones empresariales iguales y unificadas», dijo el mandatario ruso durante la reunión con su homólogo bielorruso y los jefes de Gobierno de ambos países.

El objetivo es profundizar la interacción entre Moscú y Minsk «en las esferas tributaria, aduanera, acceso a compras estatales y los mercados energéticos comunes», explicó durante el jefe del Gobierno ruso, Mijaíl Mishustin.

Además, el texto prevé la implementación de políticas comunes en las esferas bancaria, crediticia y financiera, en la industria y la agricultura, así como en los servicios de transporte y los controles fitosanitarios y veterinarios, para permitir «crear nuevas empresas conjuntas y nuevos puestos de trabajo, así cómo incrementar las exportaciones de mercancías competitivas». Agregó que todo esta hecho para fortalecer a su vez el sistema de seguridad social, los salarios y las pensiones de ambos países.

La firma de estos acuerdos permitirá a las economías de ambos países funcionar «en base a reglas comunes y coordinadas, lo cual abrirá amplias perspectivas para su desarrollo», según Putin.

Rusia y Bielorrusia abogan desde 1996 por la creación de la Unión Estatal, pero solo en los últimos tres años las partes lograron superar las diferencias y comenzaron a avanzar hacia acuerdos mutuamente beneficiosos. Finalmente, en septiembre pasado, Putin y Lukashenko acordaron los documentos en una cita en el Kremlin, entre los temores de Occidente de que el Rusia acabe por absorber a su país vecino. Sin embargo, por ahora ni uno ni otro mandatario prevén una integración política entre las dos antiguas repúblicas soviéticas.

Lukashenko afirmó que la Unión Estatal de Rusia y Bielorrusia es «la principal prioridad» para Minsk. «Hemos creado juntos un modelo integrador único, que garantiza derechos iguales a bielorrusos y rusos y profundiza la interacción económica», constató. De hecho, una vez aprobadas las medidas prácticas de implementación de los programas, ambos países iniciarán «una etapa de relanzamiento del espacio económico común», dijo.

Putin destacó sobre todo el «gran progreso» en la implementación de un mercado energético común, a pesar de que estos temas suscitaron por momentos «discusiones acaloradas».

El primer ministro bielorruso, Román Golovchenko, afirmó que las partes definirán hasta julio de 2022 los principios de funcionamiento del mercado común del gas, para firmar antes del 1 de diciembre de 2023 los correspondientes acuerdos.

Además de los 28 acuerdos, los líderes de ambos países actualizaron su doctrina militar conjunta y adoptaron un concepto de política migratoria común.

El mandatario bielorruso señaló que Moscú y Minsk tienen la intención de fortalecer la agrupación regional militar de la Unión Estatal, ya que «es un escudo seguro para la seguridad no solo de nuestros países, sino de todo el espacio postsoviético».

El documento, que establece las directrices para la implementación de las disposiciones del tratado que establece la Unión Estatal en 2021-2023, fue firmado durante la reunión en línea del Consejo Estatal Supremo de la Unión Estatal, de acuerdo con el Kremlin.

«Este documento abarca 28 programas sectoriales de la Unión diseñados para promover una estrategia macroeconómica coordinada, introduce principios unificados de tributación, lo que es extremadamente importante, implementa una política común en los sectores de crédito, finanzas y banca, en industria y agricultura, armoniza las regulaciones para los mercados unificados de petróleo, gas y energía eléctrica y para los servicios de transporte», dijo Putin en la reunión.

«Al llevar a cabo estos programas sectoriales de integración, Rusia y Bielorrusia pueden crear un entorno de negocios equitativo y unificado», añadió.

Lukashenko describió el documento como «otro importante paso en el camino de construcción de la unión».

Otro artículo de interés: Alerta en Alemania por migrantes expulsados de Bielorrusia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s