Ley de alquileres tumba al primer ministro en Suecia

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Primer ministro sueco, Stefan Löfven / Foto: The Presidential Press and Information Office

Lectura: 4 minutos

La extraña y curiosa coalición que gobierna en Suecia tiene los días contados. El primer ministro Stefan Löfven presentó la renuncia, que no fue sorpresa teniendo en cuenta que había anticipado semejante decisión ─inédita en el país─ en agosto pasado.

Löfven llegó al cargo como presidente del partido socialdemócratas, con el apoyo de dos minorías, el partido Verde de orientación ecologista, y el Partido de Izquierda de escasos diputados pero muy activo en temas sociales.

La crisis comenzó a mitad del año pasado cuando el gobierno anunció la decisión de liberalizar el precio de los alquileres ─para las nuevas construcciones─ contenidos hasta el momento con la excusa de los problemas de la población derivados de la caída de la economía por la pandemia del coronavirus.

El Partido de Izquierda, aliado del gobierno socialdemócrata con independencia de criterio en numerosas votaciones parlamentarias, puso el grito en el cielo rechazando de plano la modificación de la ley de alquileres. Anunció un llamado a una moción de censura que no fue tomado en cuenta ni en el gobierno ni en la oposición por el carácter minoritario del grupo.

La movida sin embargo fue aprovechada por dos partidos de la derecha moderada, Conservadores y Democráticos, que a su vez sostuvieron otra moción de censura en este caso presentada por el también minúsculo y xenófobo Demócratas de Suecia. Ninguna de estas agrupaciones rechaza la modificación de la ley de alquileres, pero vieron la oportunidad de tumbar al gobierno sin apoyar la jugada de la izquierda.

Löfven, presentó su dimisión, que ya había anunciado el pasado agosto, después de siete años en el cargo y tras haber abandonado la presidencia del partido aunque ya había anunciado que abandonaría el cargo en noviembre, un año antes de las elecciones previstas para septiembre de 2022.

La actual ministra de Finanzas, Magdalena Andersson, se perfila como su sucesora al frente de un nuevo Gobierno rojiverde en minoría, al ser elegida la semana pasada líder del Partido Socialdemócrata en lugar de Löfven.

Andersson podría convertirse en la primera mujer jefa de Gobierno en Suecia, aunque deberá someterse a una votación parlamentaria aún sin fecha para la que necesita asegurarse al menos la abstención de los centristas y del Partido de Izquierda Socialista.

Löfven, presentó su dimisión este lunes una semana después de haber sido derrocado por una moción de censura, y dejó al presidente del Parlamento la tarea de intentar encontrar un nuevo jefe de gobierno.

El líder socialdemócrata, que tenía hasta el lunes para anunciar su decisión, descartó la opción alternativa de convocar elecciones anticipadas, que justificó en una conferencia de prensa. «A un año de las elecciones y en medio de una pandemia, unos comicios extraordinarios no son lo mejor para Suecia. He pedido la dimisión como primer ministro», dijo Löfven.

El Gobierno rojiverde en minoría perdió una moción de censura en el Parlamento sueco, con 181 diputados en su contra, seis más que la mitad de parlamentarios de la Cámara, el mínimo requerido.

La moción, la primera que pierde un jefe de Gobierno sueco en ejercicio en la historia, fue apoyada por las tres fuerzas de la oposición de derecha ─conservadores, ultraderechistas y democristianos─ y por el Partido de Izquierda, aliado externo de Löfven pero que había exigido la retirada de un proyecto de reforma de la ley de alquileres ─para las nuevas construcciones de viviendas─ para mantener su respaldo al Ejecutivo.

Desde 1980 se presentaron en el parlamento sueco once mociones de censura, pero ninguna había logrado prosperar otorgando previsibilidad y confianza a la institución parlamentaria que elige al jefe de gobierno.

Löfven logró superar una grave crisis de gobierno apenas asumió el cargo en 2017 a raíz de filtraciones de seguridad en la Agencia de Transportes de Suecia de contratar personal técnica para el área de seguimiento de la información con personal extranjero que no fue autorizado por las autoridades suecas de seguridad.

Otro artículo de interés: Suecia supera aguda crisis de gobierno

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s