Ucrania en agenda de Estados Unidos y Francia

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken / Foto: U.S. Department of State

Lectura: 5 minutos

La presión de tropas rusas, con movimientos de tanques y grupos de paracaidistas sobre la frontera este de Ucrania, mantiene en vilo a las cancillerías europeas, que también debaten el sensible problema con Estados Unidos.

En una reunión específica sobre el problema ucraniano, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, habló con el Ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian.

Para el gobierno de Washington es «preocupante» la actividad militar rusa que tiene lugar «en y cerca de Ucrania», según un funcionario estadounidense que incorpora un nuevo concepto ─llamado de alerta además─ sobre el dramático problema que comenzó en 2014 con la invasión rusa sobre la península de Crimea.

Es la primera vez que un funcionario de Washington menciona actividad militar rusa «en Ucrania». Hasta el momento todos los comentarios estaban limitados a la frontera este del país europeo donde la concentración de tropas es material de difusión cotidiana en la televisión internacional.

Los dos responsables de las carteras de relaciones exteriores analizaron «los informes de la preocupante actividad militar rusa en y cerca de Ucrania» así como de «su continuo y férreo compromiso con la soberanía y la integridad territorial de Ucrania», dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en un comunicado entregado a la prensa.

Los aliados occidentales han mostrado su preocupación por los recientes movimientos de tropas rusas cerca de la frontera con Ucrania, donde se ha desatado un conflicto con los separatistas respaldados por el Kremlin después que Rusia invadiera por la fuerza la península de Crimea en 2014.

Un informe desde la capital Kiev dio cuenta de la muerte de dos soldados ucranianos por el estallido de un artefacto explosivo en el este del país, mientras que los últimos vídeos en las redes sociales muestran movimientos de tropas rusas, tanques y misiles en la frontera ucraniana.

Tras un repunte de la violencia a principios de año, Rusia acumuló unos 100.000 soldados en la frontera con Ucrania en primavera, lo que hizo temer una escalada del conflicto, aunque Rusia anunció la retirada debido al inmediato repudio europeo, pero tanto Ucrania como su aliado Estados Unidos dijeron que la medida era parcial.

Un nuevo capítulo de la controversia fue promovido por el gobierno de Moscú en un nuevo intento de asegurar el control politico-administrativo de la península de Crimea. En este caso utilizando al gobierno de Nicaragua , aliado incondicional de Rusia.

Ucrania impuso la semana pasada sanciones a «ocho personas, cuatro ciudadanos de Nicaragua y cuatro de la Federación Rusa» por la apertura de un consulado honorario de Nicaragua en la península de Crimea, territorio controlado por Rusia desde la invasión en 2014.

El secretario del Consejo de Seguridad Nacional y de Defensa de Ucrania, Alexéi Danílov, anunció esta decisión en una rueda de prensa tras una reunión de este órgano, según la agencia ucraniana UNIAN.

En febrero pasado la Rada Suprema o Parlamento de Ucrania aprobó las sanciones contra Nicaragua, que decidió en verano de 2019 abrir un consulado honorario en Crimea. Sin embargo, hasta ahora no se habían concretado las sanciones.

En noviembre pasado el Ministerio de Exteriores de Ucrania protestó por la inauguración del consulado honorario en la península ucraniana y anunció el inicio del proceso para aplicar sanciones, al considerar el paso dado por Managua de «abiertamente no amigable».

El presidente Zelenski hizo pública la voluntad de su gobierno de «desocupar» la zona.

«Hoy anunciamos la cuenta atrás para el día, cuando Crimea será desocupada», dijo Zelenski en una reunión internacional. Agregó que la península, que por su tamaño supera el territorio de algunos países europeos, lleva siete años ocupada por Rusia y «no se puede perder ni un día más». «Tenemos que comenzar a escribir una nueva página en la historia de Ucrania y en la historia de la Crimea ucraniana», insistió.

Para alcanzar su objetivo a través de métodos políticos, Kiev ha desarrollado una «estrategia de desocupación» de la península, pero necesita el «esfuerza conjunto» de la comunidad internacional para hacer frente a la agresión rusa. El presidente aseguró que tras la anexión de Crimea, esta pasó de ser un lugar de ocio y descanso a «una base militar».

«La ocupación de Crimea despierta dudas sobre el sistema de seguridad internacional, particularmente, en lo que respecta a la inviabilidad de las fronteras», insistio y agregó que «ninguna nación puede sentirse segura» tras los acontecimientos de 2014.

«Ucrania y yo personalmente vamos a hacer todo lo posible para devolver Crimea, para que Crimea, junto con Ucrania, sea parte de Europa», dijo en el foro internacional.

«Consideramos que este evento es extremadamente inamistoso con nuestro país. (…) Nuestra percepción es absolutamente inequívoca, lo tratamos como un acto antirruso», reaccionó el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Otro artículo de interés: Aumenta tensión en este de Europa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s