Biden reclama a Xi Jinping protección a derechos humanos en China

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente norteamericano, Joe Biden / Foto: The White House

Lectura: 6 minutos

El presidente Biden expresó preocupaciones sobre las prácticas de la República Popular de China en Xinjiang, Tíbet y Hong Kong, así como por «los derechos humanos más ampliamente», indicó la Casa Blanca el lunes en un comunicado tras el encuentro virtual de cuatro horas entre el presidente estadounidense y el presidente chino, Xi Jinping.

El mandatario estadounidense también mostró su compromiso con la política de «una China» en Taiwán, contraria a una separación de la isla y el continente, pero advirtió que «se oponen fuertemente a los intentos unilaterales para cambiar el statu quo o diezmar la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán».

Los líderes de las dos principales economías del mundo habían hablado extensamente por teléfono dos veces desde la investidura de Biden en enero, pero no se han visto en persona debido a la negativa de Xi de viajar al extranjero durante la pandemia.

Por ello se optó por un encuentro en línea en el que, aunque a distancia, los dos líderes pudieron verse las caras.

Al comenzar el encuentro, Biden señaló que «la competencia entre los dos países no debe transformarse en un conflicto intencionado o no», tras las tensiones acumuladas en torno a Taiwán, el comercio y los derechos humanos.

La videollamada duró casi cuatro horas. Ambos líderes buscaron rebajar las tensiones de los últimos meses entre las dos superpotencias.

Los puntos relevantes fueron los siguientes segín la comunicación que la Casa Blanca hizo llegar a la prensa.

Biden y Xi hablaron públicamente por igual sobre la necesidad de que sus gobiernos sean abiertos y honestos entre sí.

Biden dijo que ambos líderes tienen una responsabilidad «de asegurar que la competencia» entre los dos países «no se desvíe hacia un conflicto, ya sea intencionado o no intencionado. Simplemente una competencia regular».

Xi expresó que las dos naciones «deben respetarse entre sí, coexistir en paz y buscar la cooperación en beneficio mutuo».

Como Estados Unidos y China son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y en su condición de ser las dos mayores economías del mundo, Biden y Xi señalaron que hay áreas importantes de interés común.

«Me parece que necesitamos establecer algunas protecciones, para ser claros y honestos cuando discrepamos, y trabajar juntos donde confluyen nuestros intereses, especialmente en temas globales vitales como el cambio climático», dijo Biden.

Xi dijo que una relación estable «es necesaria para avanzar el desarrollo de cada país y proteger un entorno internacional pacífico y estable, incluyendo encontrar respuestas efectivas a retos globales como el cambio climático (…) y la pandemia del COVID».

La Casa Blanca dijo que la reunión incluyó una discusión de las prácticas de derechos humanos de China en Xinjiang, el Tíbet y Hong Kong, y también sobre la libertad de navegación marítima y la necesidad de proteger a los trabajadores y empresas de EE. UU. de las «injustas prácticas comerciales y económicas» de China.

El comunicado agregó que en relación a Taiwán, Biden «subrayó que Estados Unidos sigue comprometido con la política de una sola China», pero también se «opone fuertemente a los esfuerzos unilaterales para cambiar la situación o socavar la paz y la estabilidad en el estrecho de Formosa».

Desde Beijing llegó la comunicación oficial del encuentro.

El presidente Xi Jinping, afirmó el martes que China se verá obligada a tomar medidas decididas, en caso de que las fuerzas separatistas de la «independencia de Taiwán» «nos provoquen, fuercen nuestra mano o incluso crucen la línea roja».

Xi hizo estas declaraciones al reafirmar la posición de principio de China sobre la cuestión de Taiwán durante la reunión virtual que sostuvo con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

El mandatario chino se refirió a la nueva ola de tensiones a través del Estrecho y la atribuyó a los repetidos intentos de las autoridades de la isla de buscar el apoyo de Estados Unidos para su agenda independentista, así como a la intención de algunos estadounidenses de utilizar Taiwán para contener a China.

«Estos actos son extremadamente peligrosos, equivalentes a jugar con fuego», indicó Xi, advirtiendo que «el que juega con fuego se quema».

El principio de una sola China y los tres comunicados conjuntos China-Estados Unidos son la base política de las relaciones entre ambos países, subrayó Xi, agregando que administraciones estadounidenses anteriores han hecho claros compromisos al respecto.

El mandatario manifestó que el status quo verdadero de la cuestión de Taiwán y lo que subyace en el núcleo del principio de una sola China es lo siguiente: No hay más que una China en el mundo y Taiwán forma parte de ella, y el Gobierno de la República Popular China es el único Gobierno legal que representa a China.

Xi señaló que alcanzar la completa reunificación de China resulta una aspiración compartida por todos los hijos e hijas de la nación china y enfatizó que «tenemos paciencia y nos esforzaremos por la perspectiva de una reunificación pacífica con la mayor sinceridad y esfuerzo».

«Dicho esto, si las fuerzas separatistas por la «independencia de Taiwan» nos provocan, fuerzan nuestra mano o incluso cruzan la línea roja, nos veremos obligados a tomar medidas decididas», advirtió Xi.

Otro artículo de interés: Producción de carbón de India y China retrasan acuerdo del clima

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s