Washington descubre terroristas islámicos en operaciones financieras

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken / Foto: U.S. Department of State

Lectura: 3 minutos

El gobierno de EE. UU. comenzó a enfrentar a la filial del Estado Islámico en Afganistán, sancionando a algunos de los principales funcionarios del grupo, así como a un contratista señalado como encargado de reforzar al grupo terrorista con combatientes extranjeros.

El Departamento de Estado identificó el lunes a los principales líderes del Estado Islámico del Gran Jorasán (ISIS-K), Sanaullah Ghafari, Sultan Aziz Azam y Maulawi Rajab como Terroristas Globales Especialmente Designados (ODS).

La designación allana el camino para que Washington les impida a ellos y a sus asociados acceder al dinero y activos que entran en contacto con el sistema financiero de Estados Unidos.

Sanaullah Ghafari, también conocido como Sanaullah o Shahab al-Muhajir, ha liderado al EI-Jorasán desde ─aproximadamente─ mayo de 2020, cuando las fuerzas del gobierno afgano capturaron a sus predecesores.

Los datos de inteligencia compartidos con funcionarios antiterroristas de las Naciones Unidas a principios de este año indicaban que Ghafari había estado operando fuera del área de Kabul, donde el grupo había establecido una sólida red de células durmientes.

Además, el Departamento del Tesoro sancionó el lunes a Ismatullah Khalozai, describiéndolo como un importante financista y facilitador de la afiliada afgana de ISIS, también conocida como ISIS-K.

Khalozai «ha llevado a cabo misiones para altos líderes de ISIS», según un comunicado del Departamento del Tesoro, que agregó que también es responsable de «facilitar el movimiento de combatientes extranjeros que buscan aumentar las tensiones en Afganistán y la región».

Los funcionarios del Tesoro dijeron que Khalozai recientemente operó un esquema de transferencia de dinero fuera de Turquía y que anteriormente dirigió una operación fuera de los Emiratos Árabes Unidos, recaudando dinero para ISIS-K a través de la reventa de artículos de lujo.

A pesar de haber sido expulsado de sus bastiones territoriales tras la presión tanto de Estados Unidos como de los talibanes durante la primera mitad de 2020, el Estado Islámico del Gran Jorasán ha regresado, creciendo significativamente desde que Estados Unidos retiró las últimas de sus fuerzas de Afganistán en agosto pasado.

El máximo diplomático de la ONU en Afganistán advirtió la semana pasada que el ISIS-K, como también se le conoce, «parece estar presente en casi todas las provincias y cada vez más activo».

Los principales funcionarios de defensa e inteligencia de EE. UU. también advirtieron de que el grupo terrorista podría regenerar la capacidad de atacar los intereses de EE. UU. y Occidente en todo el mundo en tan solo seis meses.

Los funcionarios estadounidenses estiman que el EI ahora tiene al menos 2.000 combatientes «incondicionales», en su mayoría organizados en células en todo el país.

Esas cifras ya se han visto reforzadas como resultado de la decisión de los talibanes de vaciar cárceles clave a medida que sus fuerzas avanzaban por Afganistán en agosto.

Funcionarios internacionales de contraterrorismo y expertos independientes también han expresado su preocupación de que ISIS-K pueda recibir un impulso adicional de los combatientes extranjeros.

Otro artículo de interés: EE. UU.: advierten sobre ingreso de terroristas por frontera sur

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s