Armas nucleares rusas a Bielorrusia

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko / Foto: Kremlin/RIA Novosti

Lectura: 5 minutos

El gobierno de Bielorrusia estaría listo para albergar armas nucleares rusas si la OTAN traslada bombas atómicas estadounidenses desde Alemania a Polonia, expresó el presidente Alexandr Lukashenko, un fiel seguidor del «protector» Vladímir Putin.

Lukashenko está enfrentado con el gobierno de Varsovia por la crisis migratoria que se inició cuando comenzaron a llegar a su país miles de inmigrantes árabes que fueron empujados hacia la frontera polaca.

«Le propondré a Putin que las armas nucleares vuelvan a Bielorrusia», dijo Lukashenko en entrevista con la agencia oficial rusa RIA Novosti en referencia a las que estaban instaladas en tiempos de la extinta Unión Soviética.

Al ser preguntado sobre a qué tipo de armas nucleares hacía referencia, Lukashenko respondió que serían aquellas que son «las más efectivas» en ese hipotético escenario.

Lukashenko no dejó pasar la oportunidad de halagar al «protector» Putin cuando reconoció por primera vez como territorio de Rusia a la península ucraniana de Crimea, invadida militarmente en 2014, y manifestó que planea realizar pronto una visita oficial al lugar.

«Todos sabíamos que Crimea era rusa de facto. Tras el referéndum, Crimea se convirtió en rusa de derecho», afirmó Lukashenko a la agencia de noticias rusa Ria Novosti.

Crimea fue anexada por Rusia en marzo de 2014 tras una intervención militar y la organización de un referéndum, considerado ilegal por Ucrania y los países occidentales.

Las declaraciones tienen lugar en el contexto de una profunda crisis entre Bielorrusia, aliado de Moscú, y la Unión Europea (UE), que aprobó sanciones contra el régimen de Lukashenko por la represión en 2020 de un movimiento de protesta sin precedentes

La UE también lo acusa de orquestar una crisis migratoria en sus fronteras con Polonia y Lituania.

El ministro polaco de Defensa advirtió que la crisis migratoria con Bielorrusia «podría durar meses, incluso años», y aseguró que los migrantes «atacaron la frontera polaca» nuevamente durante la noche del 16 al 17 de noviembre pasado.

Las fuerzas de seguridad polacas utilizaron gases lacrimógenos y desplegaron cañones de agua para dispersar a migrantes que les arrojaban piedras mientras intentaban cruzar la frontera, límite oriental de la Unión Europea.

Algunos miles de migrantes, principalmente de Oriente Medio, siguen acampando del lado bielorruso. Occidente acusa a Minsk de haber organizado esta crisis, que las autoridades bielorrusas desmienten.

«La situación en la frontera polaco-bielorrusa no se resolverá rápidamente. Tenemos que prepararnos para meses, incluso años», declaró el ministro de Defensa Mariusz Blaszczak a la radio pública polaca PR1 el 17de noviembre.

Los intentos de cruzar la frontera continuaron durante la noche, agregó.

«Desgraciadamente la noche tampoco fue tranquila. Los métodos de ataque a la frontera polaca siguen siendo los mismos. Pequeños grupos de migrantes también intentaron cruzar la frontera en otras partes», declaró el ministro.

La Policía regional polaca de Podlasia (Este) informó luego que nueve de sus agentes resultaron heridos, uno de ellos «grave», mientras la Guardia de Fronteras, por su parte, registró 161 nuevos intentos de cruzar la frontera de manera ilegal.

El Parlamento polaco analiza un proyecto de ley que prevé imponer nuevas restricciones en el acceso y circulación de no residentes en la zona fronteriza.

Según el texto, «la prohibición (de acceso) excluiría, entre otros, a los residentes permanentes de las áreas afectadas, a las personas que dirijan un negocio, las que realicen un trabajo remunerado o que administran granjas (en el área), así como a los estudiantes y a sus tutores, la familia más cercana de la que dependa un residente en el área prohibida y las personas que crucen legalmente la frontera».

Además de los participantes en cultos religiosos, equipos médicos y servicios de emergencia, se especifica que «en casos justificados, el comandante de la Guardia de Fronteras de servicio también podrá permitir la estancia, durante un período específico y bajo ciertas condiciones, de otras personas, incluidos los periodistas».

Desde el 2 de septiembre, el Gobierno polaco mantiene vigente el estado de emergencia en 187 municipios polacos fronterizos y desde la semana pasada está completamente prohibido el acceso a algunos puntos de la frontera.

Según las autoridades polacas, este año se han registrado más de 32.000 intentos de entrada ilegal desde suelo bielorruso y hay más de 2.000 inmigrantes acampando en varios lugares de la frontera.

Polonia inició la construcción de un muro fronterizo con un costo de unos 320 millones de euros y espera terminarlo en unos seis meses.

La Unión Europea, Polonia, Letonia y Lituania acusan a Minsk de orquestar una oleada migratoria en sus fronteras para «desestabilizar a la UE» y llevar a cabo una «guerra híbrida».

Otro artículo de interés: Europa acusa a Putin de socavar unidad del bloque occidental

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s