China amenaza a EE. UU. por boicot a Juegos Olímpicos

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: DavidRockDesign en Pixabay

Lectura: 4 minutos

El gobierno de China advirtió el martes que Estados Unidos «pagará un precio» luego que Washington anunciara un boicot diplomático a los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022.

EE. UU. dijo oficialmente que la drástica medida es una manera de protestar por los abusos contra los derechos humanos en el gigante asiático, específicamente en la región de Xinjiang, de mayoría musulmana.

«Estados Unidos pagará un precio por su mal hacer», afirmó el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, quien también anunció que Pekín ha presentado una protesta oficial a Washington por el boicot.

«Estados Unidos intenta trastocar los Juegos en base a su sesgo ideológico, a mentiras y a rumores», sostuvo Zhao.

El portavoz añadió que el boicot «solo hará que la gente de todo el mundo vea aún más claramente sus siniestras intenciones, y erosionará aún más su credibilidad y su moralidad». Consultado por el tipo de represalias que podría aplicar China, Zhao se limitó a responder «estén atentos», y volvió a calificar de «mentira del siglo» las acusaciones occidentales sobre la situación de los uigures en Xinjiang.

El lunes, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, anunció que el Gobierno estadounidense no enviará ninguna representación diplomática ni oficial a los Juegos por «el genocidio y los crímenes contra la humanidad que persisten en (la región noroccidental china de) Xinjiang, así como otros abusos de derechos humanos» en el país más poblado de la Tierra. Sí acudirán los deportistas.

Si llegara a asistir, «la representación diplomática estadounidense trataría estos Juegos como si nada hubiera pasado, a pesar de las flagrantes violaciones a los derechos humanos y las atrocidades de China en Xinjiang. Y simplemente no podemos hacer eso», sostuvo la portavoz.

«Los atletas del Team USA cuentan con todo nuestro apoyo. Estaremos 100 por ciento detrás de ellos mientras los animamos desde aquí», afirmó.

El Gobierno chino ha negado en múltiples ocasiones que existan estos abusos y también ha reiterado que no son más que «una campaña de difamación».

El diario oficial Global Times se alegró por la decisión de Washington, «Cuantos menos funcionarios estadounidenses vengan, menos virus traerán», dice una de sus últimas entradas en Twitter.

Los Juegos de Invierno se celebrarán entre el 4 y el 20 de febrero próximos en la capital china, que ya albergó en 2008 los de verano.

El deporte profesional en China está supeditado al beneplácito del gobernante Partido Comunista como actualmente lo ha puesto en evidencia el caso de la estrella del tenis femenino Peng Shuai.

En noviembre de 2021, la tenista acusó de abuso sexual al entonces vice primer ministro chino, en un post publicado en la plataforma china de mensajería Weibo. Acto seguido, la deportista desapareció del escenario. Su denuncia fue borrada en unos 20 minutos. Solo apareció una vez más en público en una conversación en línea con el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, que tuvo lugar tras persistentes protestas internacionales.

Atacar a un funcionario es algo que en China no queda impune. En el caso de extranjeros, bastan declaraciones mucho menos candentes para granjearse problemas. Beijing no quiere oír nada sobre determinados temas, como Hong Kong, Taiwán, el Tíbet, el Dalai Lama, los uigures o las protestas en la plaza de Tiananmén en 1989.

Solo el elogio y las manifestaciones periodísticas de apoyo al régimen son toleradas en el país.

Quien expresa su opinión, percibe pronto las consecuencias, como ocurrió con los basquetbolistas de la liga profesional estadounidense NBA. En 2019, el gerente del equipo Houston Rockets puso en Twitter un mensaje de solidaridad con los estudiantes que protestaban en Hong Kong. Empresarios chinos pusieron fin a la cooperación con los Rockets, se rescindieron contratos de auspicio y se cancelaron transmisiones de televisión.

Las reacciones a comentarios indeseados de un futbolista que perteneció a la selección alemana rayaron en lo grotesco. Mesut Özil criticó en diciembre de 2019 el trato que Pekín daba a los uigures. Como consecuencia la figura de Özil fue borrada de la versión china de una simulación digital de fútbol.

Otro artículo de interés: Washington rechaza participar en juegos de Beijing

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s