Gran cambio en Alemania, se va Merkel, llega Scholz

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Olaf Scholz presta juramento como nuevo canciller de Alemania / Foto: Deutscher Bundestag/Henning Schacht

Lectura: 5 minutos

El parlamento alemán eligió el miércoles a Olaf Scholz como el noveno canciller de Alemania desde la II Guerra Mundial, y dio comienzo a una nueva era en el país más poblado de la Unión Europea tras los 16 años de mandato de Angela Merkel.

El gobierno de Scholz asumió el cargo con grandes esperanzas de modernizar Alemania y combatir el cambio climático, pero afrontaba el desafío inmediato de gestionar la peor ola de contagios que ha sufrido el país en la pandemia de coronavirus.

Scholz recibió el apoyo de 395 legisladores. Su coalición de tres partidos tiene 416 escaños en la cámara de 736 parlamentarios.

El líder socialdemócrata chocó el puño con legisladores de todos los partidos antes de que el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, le nombrara oficialmente canciller. Tenía previsto jurar el cargo ante el presidente del parlamento posteriormente, el mismo miércoles.

Merkel, que ya no forma parte del parlamento, asistió a la votación desde el palco de visitantes. Los legisladores le ofrecieron una ovación en pie al principio de la sesión.

Scholz, de 63 años y que era vicecanciller y ministro de Finanzas desde 2018, lleva una amplia experiencia y disciplina a una coalición aún sin probar que reúne a sus socialdemócratas de centroizquierda, al grupo ecologista de los Verdes y a los Liberal Demócratas. Los tres partidos han descrito su combinación de antiguos rivales como una alianza progresista que llevará nueva energía al país tras el mandato casi récord de Merkel.

«Emprendemos un nuevo viaje, uno que asume los grandes desafíos de esta década y más allá», dijo Scholz. Si los partidos tienen éxito, añadió, «es un mandato ser reelegidos juntos en las próximas elecciones».

El nuevo gobierno aspira a redoblar los esfuerzos contra el cambio climático expandiendo el empleo de energías renovables y adelantando el abandono de la energía producida con carbón desde 2038, «idealmente» a 2030. También quiere hacer más para modernizar el país, lo que incluye abordar las conocidas deficiencias de sus redes de celular e internet.

Además planea adoptar políticas sociales más progresistas, como legalizar la venta de cannabis con fines recreativos y facilitar la obtención de la ciudadanía alemana, aunque la coalición ha prometido redoblar los esfuerzos para deportar a inmigrantes que no consiguen asilo. Los socios quieren reducir de 18 a 16 la edad de voto en elecciones nacionales.

El gobierno también tiene previsto aumentar el salario mínimo alemán a 12 euros (13,50 dólares) por hora, respecto a los 9,60 euros actuales. Scholz ha afirmado que eso implica «un aumento de los salarios para 10 millones de personas». La coalición ha prometido que se construirán 400.000 nuevos apartamentos al año, en un esfuerzo de frenar los crecientes precios del alquiler.

Scholz ha apostado por la continuidad en política exterior y señaló que el gobierno defendería una Unión Europea fuerte y contribuiría a la alianza transatlántica.

Angela Merkel pasó a la historia desde que se convirtió en la primera mujer canciller ( jefe de gobierno) de Alemania el 22 de noviembre de 2005.

Durante 16 años, se le atribuyó haber elevado la imagen y la influencia de Alemania, esforzándose para resistir las fracturas en la Unión Europea, manejando una serie de crisis y creando un modelo para todas las mujeres.

Ahora, cerrando una gestión de 16 años, abandona el cargo con elogios de gran parte del mundo y una sólida popularidad en su país. Merkel, de 67 años, es una científica que creció en la desaparecida Alemania Oriental comunista. Solo su predecesor y mentor, Helmut Kohl, a quien correspondió la unificación del país, ocupó la Cancillería por más tiempo de 1982 a 1998.

Aunque Merkel quizás no tiene un logro destacado en el movimiento demócrata cristiano de centro derecha que la respaldó, se convirtió en un indispensable administrador de crisis y un defensor de los valores occidentales en tiempos de crisis.

Durante su gobierno pasaron cuatro presidentes de EE. UU. y cuatro de Francia, cinco primeros ministros de Gran Bretaña y ocho de Italia.

Su administración estuvo marcada por cuatro retos principales: la crisis financiera global, la crisis de deuda de Europa, la crisis del influjo de refugiados a Europa en 2015-16 y la pandemia del coronavirus.

También fue la fuerza que impulsó las sanciones de la Unión Europea a Rusia por la anexión de Crimea y de los esfuerzos, inconclusos, de lograr una solución pacífica a ese conflicto.

Fue partidaria de buscar soluciones multilaterales a los problemas internacionales, que termina el mandato ─extenso─ con el reconocimiento de los principales líderes mundiales.

Otro artículo de interés: Nuevo canciller para locomotora alemana

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s