China sanciona a funcionarios de Estados Unidos 

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Vicepresidente de Comisión de Libertad Religiosa Internacional, Nury Turkel / Foto: Internaz

Lectura: 5 minutos

Cuatro funcionarios del gobierno de Estados Unidos, encargados de la defensa de los derechos religiosos, fueron sancionados por China segun anunciaron las autoridades el martes 21 de diciembre.

China anunció las nuevas sanciones contra cuatro funcionarios que trabajan en la protección de las libertades religiosas, en represalia por sus comentarios sobre la situación de los derechos humanos en la provincia de Xinjiang.

«Estamos tomando contramedidas contra cuatro miembros de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional estadounidense: su presidenta Nadine Maenza, su vicepresidente Nury Turkel y los comisarios Anurima Bhargava y James W. Carr», dijo a los periodistas el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian.

La medida se toma después que Washington anunciara el pasado 10 de diciembre sanciones por supuestas violaciones de derechos humanos en la región autónoma de Xinjiang.

Los cuatro sancionados por Pekín fueron señalados por criticar el trato de la minoría musulmana uigur en Xinjiang, un tema que ha sido fuente de tensiones entre países occidentales y China, que niega los abusos.

Las sanciones incluyen «la prohibición de las personas mencionadas de ingresar a China y el congelamiento de sus bienes en China continental, Hong Kong y Macao», agregó el portavoz. «Los ciudadanos e instituciones chinos también tienen prohibido tratar con estas personas», agregó.

La comisión estadounidense a la que pertenecen los sancionados fue creada en 1998 con la misión de evaluar la libertad religiosa en el mundo, y ha sido crítica del tratamiento de los uigures en China. Sus activistas han dicho que al menos un millón de uigures y otras minorías musulmanas han sido encarceladas en campamentos de la provincia noroccidental china de Xinjiang.

Grupos de derechos humanos y gobiernos extranjeros han encontrado evidencia de detenciones masivas, trabajos forzados, adoctrinamiento político, tortura y esterilización forzada de los uigures ─de religión islámica─ en China, que Washington califica de «genocidio».

Aunque China inicialmente negó la existencia de los campamentos de Xinjiang, posteriormente los defendió como un centro de entrenamiento vocacional para contener el extremismo islámico.

El gobierno estadounidense advirtió a las empresas con vínculos económicos en la región de Xinjiang en China, que corren el «riesgo de violar la ley de EE. UU.», en una nueva muestra de presión ante las crecientes acusaciones de abusos de derechos humanos en esa zona.

En una actualización del «Informe de Advertencia sobre Xinjiang» divulgado este martes 13 de julio de 2021 en Washington por el Departamento de Estado, junto con el Departamento del Tesoro, el de Comercio, Trabajo y Seguridad Nacional, se subrayó que «los negocios o individuos que no se salgan de cadenas de suministro o inversiones (en esa región) pueden correr un alto riesgo de violar la ley».

De este modo, la Administración de Joe Biden refuerza sus avisos a la comunidad empresarial al remarcar que «el gobierno de la República Popular de China continúa sus horribles abusos en la región autónoma de Xinjiang», indicó Ned Price, portavoz del Departamento de Estado.

En rueda de prensa, Price señaló que el informe es «bastante claro» en la advertencia a las empresas sobre su «potencial exposición legal» en caso de que mantengan sus relaciones comerciales con la región.

Así mismo, la pasada semana, Washington añadió 14 empresas chinas a su lista negra económica por participar en supuestas actividades de vigilancia y abusos de derechos humanos en esa región del noroeste de China, algo que las autoridades de Beijing niegan.

El Reino Unido se unió a la comunidad internacional a la hora de sancionar a aquellos responsables de los abusos contra los derechos humanos, «mientras el Gobierno chino sanciona a sus críticos», afirmó en un comunicado emitido en marzo pasado el ministro británico de Asuntos Exteriores, Dominic Raab.

Los afectados por sanciones chinas son cinco políticos conservadores, una laborista, un antiguo liberal demócrata, un académico y un abogado.

El Ejecutivo de Londres respondió a las sanciones contra 9 ciudadanos y 4 entidades del Reino Unido anunciadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores chino en respuesta a las impuestas por el Gobierno de Boris Johnson.

En la citada nota emitida por el Foreign Office, Raab señala que «si Pekín quiere rebatir de manera creíble las acusaciones de abusos de los derechos humanos en Xinjiang, debería permitir que el Alto Comisionado para los derechos humanos de la ONU tenga un acceso completo para verificar la verdad».

Otro artículo de interés: Más empresas chinas sancionadas por Estados Unidos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s