China denuncia presión comercial de Estados Unidos

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Prohibición de importar productos fabricados en provincia china de Xinjiang / Foto: 罗布泊

Lectura: 3 minutos

El Ministerio de Comercio de China expresó el viernes su «fuerte insatisfacción y firme oposición» a la prohibición estadounidense a las importaciones procedentes de la región de Sinkiang, una decisión adoptada por el presidente Joe Biden sobre la base de a violación de los derechos humanos en la región habitada por la minoría musulmana uigur.

El ministerio calificó la acción de Estados Unidos de «acoso económico», informó la agencia estatal de noticias Xinhua.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó el jueves una ley que prohíbe las importaciones procedentes de la región china de Sinkiang por su preocupación por los trabajos forzados.

China rechaza las acusaciones de abusos en Sinkiang y extenderá las exenciones arancelarias a algunos productos importados de Estados Unidos hasta el 30 de junio del año próximo, dijo el Ministerio de Finanzas el viernes.

El presidente Joe Biden promulgó el jueves una ley que prohíbe el ingreso a Estados Unidos de una amplia gama de productos fabricados en la provincia china de Xinjiang, ante acusaciones de que allí se impone trabajo forzado a la minoría uigur.

La norma prohíbe importar productos fabricados total o parcialmente en Xinjiang, a menos que se demuestre a los funcionarios de aduanas que no son resultado de trabajo forzado.

Se trata de una normativa sin precedentes en el mundo.

La ley pide dar una atención particular a las importaciones de tres productos: el algodón, siendo Xinjiang uno de los mayores productores mundiales; los tomates, igualmente producidos en masa en esa región; y polisilicio, material usado en la producción de paneles fotovoltaicos.

Así, otorga al gobierno «nuevas herramientas para impedir la entrada al territorio de productos fabricados con trabajo forzado en Xinjiang y hacer responsables a las personas y entidades detrás de estos abusos», declaró el jueves el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, en un comunicado en el que llamó al gobierno chino a poner fin «al genocidio y a los crímenes contra la humanidad».

La Casa Blanca precisó que el texto asimismo «impone sanciones a los extranjeros responsables de trabajos forzados en la región».

Pekín rechazó la medida el viernes, acusando a Estados Unidos de «violar la ley internacional» y «difamar maliciosamente» a China.

En un comunicado, el ministerio de Exteriores chino urgió a Estados Unidos a «corregir sus errores inmediatamente», amenazándolo con «dar una nueva respuesta».

La adopción de la ley por el voto unánime del Senado el 16 de diciembre implicó una victoria para aquellos que propugnan una política agresiva destinada a luchar contra la violación de los derechos humanos en China.

La norma fue adoptada pese a una campaña de las empresas que argumentaron que la medida entorpecería las cadenas de suministros globales muy presionados por la pandemia.

Otro artículo de interés: Comercio sufre controversia China-Estados Unidos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s