Tropas rusas controlan disturbios en Kazajistán

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Ministry of Defence of the Russian Federation*

Lectura: 4 minutos

Una revuelta popular en Kazajistán le cae como anillo al dedo al presidente de Rusia Vladímir Putin, y sobre todo, a sus planes de expandir la influencia del Kremlin hasta donde llegaba la desaparecida Unión Soviética.

Putin envío tropas rusas para apagar el incendio que amenazaba con destrozar al gobierno autoritario y escasamente amistoso con la defensa de los derechos humanos kazajo. La prensa moscovita asegura que hubo un pedido de asistencia, las autoridades de Almaty guardan silencio al respecto.

De igual manera que en el conflicto Azerbaiyán-Armenia, Putin se coloca en el papel de árbitro mientras mantiene la amenaza latente sobre el invadido territorio de Ucrania (Crimea 2014). Los airados reclamos de la Unión Europea y del presidente de Estados Unidos Joe Biden le resbalan.

Rusia con sus aliados de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), una curiosa alianza militar postsoviética, comenzaron a desplegar tropas en Kazajistán para sofocar los disturbios que sacuden el país desde hace varios días, donde los enfrentamientos entre el Ejército y los manifestantes han ocasionado «decenas de muertos», afirman fuentes informativas del lugar.

«En correspondencia a la decisión del Consejo de seguridad colectiva de la OTSC aprobado el 6 de enero, fue enviado a Kazajistán por un período de tiempo limitado un contingente de paz (…) con el fin de estabilizar y normalizar la situación», informó la OTSC, citada por Interfax.

La principal misión de estas fuerzas, según esta alianza, será «la protección de importantes objetivos estatales y militares, apoyo a los agentes del orden de Kazajistán para estabilizar la situación y propiciar su retorno al marco de la legalidad».

El primer contingente en llegar a Kazajistán fue el ruso, compuesto por unidades de Tropas Aerotransportadas, que según la OTSC, «ya cumplen las misiones designadas».

Los intensos enfrentamientos en Almaty se mantuvieron a lo largo de toda la noche del martes al miércoles, con un saldo de «decenas» de manifestantes muertos, informó la portavoz de la policía de la ciudad, Saltanat Azirbek, que se refirió a una «operación antiterrorista».

«Decenas de atacantes fueron liquidados. Establecemos sus identidades», indicó, sin especificar el número exacto, dijo la portavoz policial citada por Interfaz-Kazajstán.

La representante de la policía indicó que grupos de manifestantes armados intentaron tomar durante la noche tres edificios administrativos, el departamento de la policía de Almaty, así como varias unidades regionales de la policía, pero las fuerzas del orden lo impidieron.

Según los medios locales, en la ciudad se escuchan ráfagas de ametralladoras y en las redes sociales los usuarios informan que tanto la policía y los militares como los manifestantes están armados.

El canal de televisión estatal Jabar 24 citando al Ministerio del Interior,dijo que la «operación antiterrorista» se ve dificultada «ya que los terroristas utilizan civiles, incluyendo mujeres, para cubrirse».

«La entidad asegura que los agentes del orden hacen todo lo posible para garantizar la seguridad de la población», indicó el canal.

Además, Jabar 24 denunció que los manifestantes armados rodearon dos hospitales en Almaty e impiden el paso de ambulancias con pacientes que requieren de tratamiento y personal médico.

La víspera las autoridades informaron sobre la muerte de al menos diez uniformados durante los disturbios y los combates para expulsar a los manifestantes del aeropuerto de Almaty.

El presidente de Kazajistán, Kasim-Yomart Tokáyev solicitó en la noche del miércoles ayuda a la OTSC para poner fin a los disturbios masivos, a los que calificó de «amenaza terrorista» aseguran las fuentes informativas.

El presidente señaló que «unas bandas terroristas» habían protagonizado disturbios en varias ciudades kazajas, y particularmente en Almaty, la mayor ciudad del país, donde los manifestantes tomaron varios edificios gubernamentales, incluyendo la alcaldía, la residencia del presidente y el aeropuerto.

Las manifestaciones se desataron el pasado 2 de enero en respuesta al incremento de los precios del gas, el principal combustible automotriz utilizado en esta nación centroasiática, pero derivaron en disturbios el martes y miércoles, con la toma de sedes administrativas y graves actos de vandalismo.

*Imagen ilustrativa.

Otro artículo de interés: Protestas callejeras tumban al gobierno prorruso de Kazajistán

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s