Moderado Macron, lidera para elecciones de abril

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente francés, Emmanuel Macron / Foto: Présidence de la République du Bénin

Lectura: 6 minutos

El presidente francés Emmanuel Macron encabeza claramente la primera vuelta de la elección presidencial en Francia en el hipotético de caso de celebrarse este domingo.

El moderado presidente francés consigue el 25% de intenciones de voto, por delante de las candidatas de derecha Valérie Pécresse y de extrema derecha Marine Le Pen, igualadas a 15,5%, según una muestra divulgada este sábado por la prensa.

En la segunda vuelta ─acceden los dos candidatos más votados en la primera─ Macron que aún no ha anunciado formalmente su candidatura derrotaría a cualquiera de estas dos candidatas, según el sondeo de Ipsos-Sopra Steria.

Las cifras señalan que Emmanuel Macron obtendría en la segunda vuelta 54% de los votos ante Valérie Pécresse (46%), y 57% contra Marine Le Pen (43%).

El otro candidato de extrema derecha, Eric Zemmour, con 13% en la primera vuelta, acorta distancias con las dos candidatas respecto a muestras anteriores.

Jean-Luc Mélenchon (extrema izquierda) es cuarto en este sondeo, con 8% de votos, seguido por el ecologista Yannick Jadot (7%), la exministra de Justicia Christiane Taubira (5%) y la alcalde socialista de París, Anne Hidalgo (3,5%). Las dos vueltas de la elección presidencial francesa se celebrarán el 10 y 24 de abril próximos.

Las elecciones en Francia tenían un condimento especial en la segunda vuelta cuando los votantes tenían que decidir si querían a un socialdemócrata o un conservador en el palacio del Elíseo, controversia que en los últimos comicios presidenciales no se ha verificado.

En 2017, ninguna de las dos corrientes políticas logró llegar a la segunda vuelta. El independiente Emmanuel Macron y la extrema derecha de Marine Le Pen corrieron con ventaja. Previamente, un escándalo de corrupción había derrumbado los buenos resultados en las encuestas del ex primer ministro conservador François Fillon.

Cuando faltan pocos meses para las próximas elecciones presidenciales, que se realizarán en abril de 2022, los observadores políticos parecen estar experimentando un déjà vu.

Los institutos de opinión han estado pronosticando una nueva segunda vuelta Macron-Le Pen o incluso un duelo entre Macron y Eric Zemmour, de extrema derecha. Este publicista comenzó como un advenedizo en la política y ahora está haciendo campaña con comentarios racistas e islamófobos.

«Zemmour no solo atrae a quienes votan por Le Pen, sino también y especialmente a las personas mayores y los seguidores conservadores de Los Republicanos, que en 2017 votaron por Fillon», explica un analista de la Fundación Jean Jaurès.

«Los republicanos tienen, por un lado, adeptos moderados que en Alemania, por ejemplo, votarían por la conservadora Unión Demócrata Cristiana (CDU), pero también tienen votantes que en Alemania simpatizarían con el partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD). Es decir, que entre los conservadores hay actualmente votantes que en cuestiones de inmigración y política identitaria ya no pueden considerarse moderados», señala.

En los tres debates preelectorales en televisión se ha visto cómo les cuesta a los cinco candidatos tener un perfil independiente. Por un lado, está la presión del presidente Macron, que hace años incorporó a los conservadores a su bando y elevó a exconfidentes de Sarkozy a puestos destacados, como el primer ministro Jean Castex.

Por otro lado, está la extrema derecha con su programa radical. Encajados entre estos dos polos, los candidatos del partido de Sarkozy decidieron girar a la derecha. El excomisario de la Unión Europea, Michel Barnier, está luchando con Bruselas en la campaña de las primarias y quiere «recuperar el control» de Francia. Barnier pide una moratoria sobre la política de inmigración y asilo. Este hombre de 70 años también es crítico del Acuerdo de Schengen.

Tampoco se espera de Valérie Pécresse y Xavier Bertrand una campaña electoral amable, como la que llevó a cabo Macron hace cinco años. Ambos políticos cuentan, según sondeos, con el mayor respaldo de la población. Pero también ellos han recrudecido su discurso. Bertrand se muestra contrario a la UE y quiere fortalecer el Estado nacional, además de endurecer las leyes de inmigración y negar el permiso de estadía a inmigrantes ilegales, incluso después de vivir en Francia por años. Asimismo, según sus planes, la inmigración deberá estar sometida a un sistema de cuotas.

Pécresse, exministra de Presupuesto de 54 años, que había abandonado Los Republicanos en 2019 por la política de derecha del entonces jefe de partido Laurent Wauquiez, pone el acento en los mismos aspectos: también quiere una moratoria para la inmigración, aunque menos estricta que Barnier, y hace hincapié en la lucha contra la migración ilegal.

Los temas dominantes en esta campaña electoral pronostican que la migración y la seguridad podrían no estar en primer plano. Según una encuesta de Yougov, el poder adquisitivo está en el foco de muchos votantes.

Y también el ascenso vertiginoso de Zemmour parece haber perdido envión. Un sondeo le atribuye un creciente rechazo de la población. Más de dos tercios de los franceses lo consideran antidemocrático, racista y peligroso.

Un analista de la fundación Jaures subrayó que «ninguno de los candidatos niega los problemas reales en la integración de migrantes, los del islamismo radical o los de la influencia extranjera sobre los musulmanes en Francia. Pero también saben que la política concreta de un presidente es más que los temas de debate de un polemista».

Otro artículo de interés: Macron al frente de defensa del medio ambiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s