Putin reafirma su agresiva estrategia

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente de Rusia, Vladímir Putin / Foto: DimitroSevastopol by Pixabay

Lectura: 3 minutos

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el canciller alemán, Olaf Scholz, expresaron este sábado que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, no tiene intención de «parar la guerra».

Ambos líderes señalaron que planean aplicar al régimen ruso profundas sanciones, con las características de las impuestas a Irán.

«El presidente (Macron) y el canciller (Scholz) lo han puesto contra la pared por no respetar sus compromisos», señalaron fuentes del Elíseo ─palacio presidencial en París─ tras una conversación que ambos mantuvieron con Putin por teléfono.

La llamada, que empezó en torno a las 12:00 terminó hacia las 14:00, precisó la presidencia francesa, agregando que Macron había hablado previamente con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski. Este había pedido ayuda a Macron para la liberación del alcalde de Melitopol, cercana a la ciudad sitiada de Mariúpol, apresado por soldados rusos.

«Aplicaremos nuevas sanciones, de las más severas, al nivel de las de Corea del Norte, Siria e Irán, pero nos guardamos algunas en la reserva, de tipo sistémico», dijeron las fuentes presidenciales francesas, que asumieron que esas sanciones también impactarán las economías europeas.

Según el Elíseo, Putin «no tiene intención de parar la guerra» y sigue «determinado» para lograr sus objetivos. Asimismo, constató un cambio de tono en el discurso del dirigente ruso, pues no habla más de «desnazificación» de Ucrania ni de deponer al presidente Zelenski.

Coincide en destacar el presidente ucraniano un cambio de «enfoque» de Rusia en sus negociaciones con Ucrania.

Zelenski cifró además en una rueda de prensa las bajas en sus filas en «alrededor de 1.300 militares» caídos, el primer balance que hace de este tipo. También dijo que el Ejército ruso había perdido «alrededor de 12.000 hombres», en una «relación de uno a diez que, sin embargo, no me hace feliz».

La situación en ciudades sitiadas como Mariupol son «humanamente insostenibles, Putin tiene que acabar con el asedio», explicaron las fuentes del Elíseo. En ese sentido, París y Berlín tacharon de «mentira» la versión del Kremlin, que acusó a las fuerzas «nacionalistas» ucranianas de violar el derecho internacional humanitario.

Según el Kremlin, durante la llamada Putin mencionó «asesinatos extrajudiciales de opositores», «toma de rehenes por parte de civiles» y su «uso como escudos humanos», así como el «despliegue de armas pesadas en áreas residenciales, cerca de hospitales, escuelas y guarderías».

Sobre denuncias de crímenes de guerra de Rusia, la presidencia gala aclaró que eso cabe a la Corte Penal Internacional, aunque adelantó que «asediar ciudades con civiles o atacar infraestructuras básicas» como lo ha hecho Rusia encaja en esa clase de crímenes.

Otro artículo de interés: Mercenarios prorrusos del grupo Wagner en Ucrania

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s