Núñez Feijóo preside principal partido opositor de España

ESPAÑA

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Partido Popular de Galicia

Lectura: 4 minutos

De tal manera, el único presidente del PP elegido por la militancia ha sido por ahora el renunciante Pablo Casado, también el único que fue desplazado por los barones y miembros de la Junta Directiva Nacional.

En agosto de 1989, el equipo de José María Aznar ─cuando éste todavía era presidente de Castilla y León─ convenció a Manuel Fraga de que él, y no Isabel Tocino ─por aquel entonces diputada nacional─, era la persona adecuada para dirigir la refundación de Alianza Popular, antecedente directo del PP.

Así comenzó el sistema del «dedazo» en el PP, aunque Fraga acuñó la famosa frase de «No hay tutelas ni tu tías».

Años después, en 2003, fue el propio Aznar quien, tras comentar durante meses que barajaba varios candidatos para sucederle y que los pros y los contras solamente los sabía él y repitió la fórmula.

En el X Congreso del PP, celebrado también en Sevilla, Mariano Rajoy ascendió pese a que buena parte del partido se inclinaba por Rodrigo Rato.

Solo en 2018, la militancia pudo elegir su presidente. Hubo hasta seis candidatos ─Pablo Casado, José Ramón García, José Manuel García-Margallo, Mª Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría y Elio Cabanes Sanchís─. Y todo se decidió en una vuelta final entre la heredera de Rajoy ─Sáenz de Santamaría─ y el heredero de Aznar ─Pablo Casado─.

El sistema de elección en el PP ha hecho tanto daño que, después de Feijóo, la clase media y alta del partido no está dispuesta a que la militancia decida con total libertad.

Alberto Núñez Feijóo aún no ha sido entronizado como nuevo presidente nacional del PP, pero ya ejerce como tal. El domingo capitaneó la postura común de los populares en la conferencia de presidentes celebrada en La Palma, lideró las negociaciones con el Gobierno reuniéndose a solas con la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, y consensuó el texto de conclusiones que después se entregó a los respectivos líderes autonómicos para su visto bueno.

Es decir, que, a pesar de estar en plena gira por España para recabar el apoyo de la militancia del PP, tiene autoridad para cambiar el rumbo del partido. Lo que pasa es que, o apenas ha virado el timón, o tiene miedo de hacer movimientos bruscos, porque apenas se notan los cambios en algunos aspectos.

La decisión de Pablo Casado ─líder nacional─ y Teodoro García Egea ─exsecretario general─ de adelantar las elecciones en Castilla y León fue un error. Ni acabaron del todo con Ciudadanos, ni capitalizaron las bancas perdidas para mantener a raya al partido conservador Vox, según el analista Asier Martiarena.

Vox se convirtió en el socio natural tras la defección de Ciudadanos ─socio de Gobierno en la legislatura que finalizo a mitad del período─, y los enconados enfrentamientos con el PSOE. Y el pacto se concretó para enojo de los propios compañeros del Partido Popular Europeo (PPE).

Otro artículo de interés: Crisis interna arrastra al jefe del partido opositor de España

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s