Asesor clave de Putin renuncia en repudio al asalto a Ucrania

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Enviado internacional de Putin, Anatoly Chubais / Foto: Polytechnic Museum

Lectura: 6 minutos

Un hombre clave en el gobierno de Vladímir Putin abandonó el país sorpresivamente, como repudio a la invasión a Ucrania.

Anatoly Chubais renunció y abandonó el país, citando su oposición a la guerra del presidente Vladímir Putin en Ucrania, según dos personas familiarizadas con la situación, y se convirtió en el funcionario de más alto nivel en romper con el Kremlin por la invasión.

Chubais, de 66 años, es uno de los pocos reformadores económicos de la década de 1990 que permaneció en el Gobierno de Putin y mantuvo estrechos vínculos con funcionarios occidentales. El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Putin lo designó como delegado ruso a las conferencias sobre el cambio climático, cargo similar al que ocupa John Kerry en el gobierno de Estados Unidos.

Conocido como el arquitecto de las privatizaciones de Rusia en la década de 1990, Chubais le dio a Putin su primer trabajo en el Kremlin a mediados de la década de 1990.

Bajo Putin, Chubais asumió importantes cargos en grandes empresas estatales hasta que el presidente lo nombró enviado para el desarrollo sostenible el año pasado.

El asalto de las tropas rusas a Ucrania, dicen observadores militares, se encontró con una defensa inesperada, incluidas las zonas del este donde se concentran las poblaciones de lengua rusa.

La OTAN decide este jueves en la reunión anual extraordinaria que se lleva a cabo en Bruselas el desplazamiento de cuatro batallones multinacionales en Eslovaquia, Hungría, Rumanía y Bulgaria para reforzar la defensa de los países vecinos a Ucrania.

Los jefes de Estado y de Gobierno de los 30 países de la Alianza Atlántica se reunen en la capital belga para evaluar la respuesta a la crisis en Ucrania, cuyo presidente, Volodímir Zelenski, intervendrá por videoconferencia en la sesión de trabajo.

La OTAN ha pedido insistentemente a Rusia que pare su ataque a Ucrania y que vuelva a la vía diplomática, pero, al mismo tiempo, ha decidido acelerar las medidas para dar más seguridad a los aliados.

Así, los líderes prevén mañana «reforzar la postura de la OTAN en todos los dominios, tierra, mar y aire. Con grandes aumentos de nuestras fuerzas en la parte oriental de la Alianza», anunció el secretario general aliado, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa en la víspera de la cumbre.

«El primer paso es el despliegue de cuatro nuevos batallones», lo que significa que la Alianza tendrá en total ocho batallones multinacionales en el flanco oriental, «del mar Báltico al mar Negro», explicó Stoltenberg, contando con los batallones que ya situó en los tres países bálticos y Polonia tras la anexión rusa de Crimea en 2014.

Stoltenberg afirmó que estos nuevos batallones, que «estarán desplegados tanto tiempo como sea necesario», ya tienen a la mayor parte de sus integrantes sobre el terreno.

Dejó claro que se tratará de batallones «multinacionales», de manera que contarán con un «importante componente de fuerzas de defensa nacionales», pero también de aportaciones de otros aliados.

Según el secretario general aliado, estos nuevos batallones forman parte de la «reacción inmediata» de la OTAN ante el comportamiento de Rusia, que ha implicado ya la disposición en «alerta elevada» de cientos de miles de militares de la OTAN.

Se ha elevado a 100.000 el número de efectivos estadounidenses en Europa, muchos de ellos en la parte este de la Alianza, y 40.000 militares están bajo mando directo de la Alianza, afirmó.

Al mismo tiempo, la OTAN se ha propuesto «repensar» su disuasión y defensa a largo plazo: «Esta brutal agresión a Ucrania tendrá consecuencias para nuestra seguridad a largo plazo, es una nueva normalidad para nuestra seguridad, y la OTAN tiene que responder a esa nueva realidad», apostilló Stoltenberg.

Para ello, los ministros aliados de Defensa acordaron hace una semana solicitar a los mandos castrenses estudiar cómo reforzar la postura militar en todos los ámbitos a «largo plazo», incluyendo con más tropas y equipos preposicionados en el este de Europa, de cara a las decisiones que se tomarán en la cumbre aliada de Madrid de finales de junio.

Los líderes aliados también prevén mañana acordar dar apoyo adicional a Ucrania, incluida asistencia para la ciberseguridad, así como equipamiento para ayudar a protegerse contra «amenazas químicas, biológicas, radiológicas y nucleares».

Stoltenberg reconoció que la Alianza está «preocupada por la posibilidad del uso de armas químicas o biológicas», tras las «afirmaciones falsas» de Moscú de que Kiev estaba produciendo armamento químico.

Alertó de que esas declaraciones pueden ser una forma de crear «un pretexto» para que Rusia utilice armas químicas en Ucrania cuando es el Kremlin el que ya ha utilizado agentes químicos contra figuras de la oposición política y ha facilitado su empleo en Siria.

El ex primer ministro noruego advirtió de que el uso de armas químicas podría ser «extremadamente grave para la población de Ucrania» y tener «consecuencias directas para países aliados de la OTAN» por la «propagación de agentes químicos o biológicos».

Igualmente, instó a Moscú a «detener sus alardes nucleares», los cuales calificó de «peligrosos e irresponsables».

«Una guerra nuclear no se puede ganar y nunca debe combatirse», constató, y puso el acento sobre la necesidad de «hacer todo lo que se pueda» para evitar que el conflicto bélico «escale más allá de Ucrania y se convierta en incluso más mortífero y peligroso de lo que vemos hoy».

Los líderes de la OTAN también discutiran la posición de China en el conflicto ucraniano y Stoltenberg recordó que Pekín ya ha dado a Rusia apoyo político y que ahora les preocupa que también «pueda proporcionar apoyo material a la invasión rusa».

También se espera que los líderes aliados acuerden mañana acelerar su apoyo específico a países socios «en riesgo por la presión rusa», como Georgia y Bosnia-Herzegovina.

Stoltenberg se refirió además a Bielorrusia, país que «sigue posibilitando la invasión al proporcionar territorio, aeródromos, infraestructura militar y espacio aéreo» desde los que Rusia lanza ataques contra Ucrania.

Otro artículo de interés: Rusia expulsada del Consejo de Europa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s