Inflación erosiona cuentas de España y Alemania

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Crecen los precios en los alimentos / Foto: Tony Webster

Lectura: 4 minutos

La inflación en España subió en marzo al 9,8 % respecto al mismo mes del año anterior, 2,2 puntos por encima de la tasa registrada en febrero (7,6 %) y la más alta desde 1985, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los datos informados el miércoles correspondientes al índice de precios de consumo (IPC) reflejan el aumento empujado por subidas generalizadas en la mayoría de sus componentes, sobre todo de la electricidad, cuyos precios han alcanzado récords en España;, carburantes y combustibles, agudizados tras la invasión de Rusia en Ucrania, los alimentos y bebidas no alcohólicas.

La inflación subyacente, que no incluye ni alimentos frescos ni energía, registró un repunte de cuatro décimas en marzo, hasta colocarse en el 3,4 %, la más alta desde septiembre de 2008.

La inflación alemana se disparó a un 7,3% interanual en marzo, reflejo de la guerra de Ucrania, que está haciendo subir los precios de la energía y aumentando las tensiones en las cadenas de suministro, según cifras provisionales publicadas el miércoles.

El indicador, que subió 2,2 puntos desde febrero, es un récord desde la reunificación de Alemania, en 1990, según la agencia de estadísticas Destatis.

Para encontrar una cifra tan elevada hay que remontarse a noviembre de 1981, en lo que era entonces la Alemania Occidental.

La inflación superó con creces las previsiones de la herramienta de análisis financiero Factset, que esperaba que los precios subieran un 6,2% en marzo.

En un mes, la inflación subió un 2,5%, según Destatis.

El índice de precios armonizado, que sirve de referencia a nivel europeo, alcanzó el 7,6%, dejando de lado el objetivo a medio plazo del Banco Central Europeo del 2%.

El «ataque ruso a Ucrania», que comenzó a finales de febrero, es el responsable de esta explosión, según Destatis.

La guerra ha provocado un nuevo aumento de los precios de la energía en Europa, debido a la situación de Rusia, uno de los principales proveedores de hidrocarburos de la Unión Europea.

Los precios de la energía se dispararon un 39,5% en marzo en Alemania, tras una subida del 22,5% en febrero y del 20,5% en enero, según el instituto.

Un influyente grupo de economistas que aconseja al gobierno alemán revisó muy a la baja su estimación de crecimiento en 2022 para la primera economía europea, de 4,6% a 1,8% a raíz de la guerra.

El comité, conocido como «los sabios», espera además un pico de inflación de 6,1% este año, antes de una baja a 3,4% en 2023, año para el cual se prevé un aumento del crecimiento a 3,6%, según un comunicado.

«La guerra en Ucrania aumenta considerablemente la incertidumbre, hunde el crecimiento y contribuye al alza continua de los precios de la energía y los bienes de consumo», indican en su informe los economistas, que apostaban en noviembre a una inflación de 2,6% este año.

El pronóstico de estos expertos tiene mucho peso en las decisiones del gobierno alemán, que aún no actualizó sus estimaciones de crecimiento e inflación.

La primera economía europea ya había registrado en 2021 un desempeño menor al de sus vecinos, a raíz de la escasez de componentes y materias primas que frena la industria.

Debido a la dependencia del gas ruso y el peso de su industria, que tiene problemas de abastecimiento agravados por la invasión, Alemania se encuentra particularmente expuesta a las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania.

Otro artículo de interés: Se derrumba precio del petroleo en mercado mundial

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s