Crisis del gigante inmobiliario chino Evergrande

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Another Believer

Lectura: 3 minutos

El endeudado gigante inmobiliario chino Evergrande anunció la venta de uno de sus proyectos inmobiliarios mas destacados en la ciudad oriental de Hangzhou por un total de 3.660 millones de yuanes (575,5 millones de dólares, 517,7 millones de euros).

En un comunicado remitido a la Bolsa de Hong Kong, donde cotiza, la compañía indica que la promoción conocida como Crystal City pasará a manos de dos compañías controladas por el Gobierno de la región de Zhejiang, de la que Hangzhou es capital.

Unos 921 millones de yuanes (144,8 millones de dólares, 130,2 millones de euros) irán a subsanar las deudas que Evergrande contrajo precisamente con una de las dos firmas estatales que ahora compran el proyecto.

En total, restando esa cantidad, los costos con impuestos del proyecto y lo que el conglomerado destinará a capital circulante, Evergrande espera obtener una ganancia final de unos 216 millones de yuanes (34 millones de dólares, 30,6 millones de euros) con la operación.

Crystal City es una zona de comercios y servicios que ocupa unos 89.300 metros cuadrados, según el comunicado, que especifica que la primera fase del proyecto ya fue entregada, mientras que la segunda y la tercera se encuentran todavía en construcción.

La venta se produce en el marco de la crisis de liquidez que atraviesa Evergrande, que acumulaba a mediados del año pasado una deuda superior a los 300.000 millones de dólares e incurrió, según agencias de calificación como Fitch, en el impago (default) de algunos de sus bonos offshore.

En otro comunicado el grupo confirmó la anunciada formación de un comité para investigar la confiscación por parte de algunos bancos de hasta 13.400 millones de yuanes (2.107 millones de dólares, 1.895 millones de euros) que habían sido depositados como fianzas para avales de terceros. La investigación preliminar, indicó Evergrande, revela que la citada reclamación se produjo en 2021.

La compañía todavía no ha reanudado la cotización de sus acciones en Hong Kong, tras congelarla el pasado 21 de marzo, un día después, reconoció que no iba a poder presentar su cuenta de resultados del ejercicio 2021 a tiempo, debido al «gran número de procesos de auditoría» en los que está embarcada.

El gobierno chino convocó al fundador de Evergrande, Xu Jianyin, después que la empresa advirtiera que no tenía garantías de contar con fondos suficientes para cumplir con sus obligaciones financieras.

Evergrande, con una enorme deuda de 300.000 millones de dólares, tiene problemas para cumplir sus compromisos que alimentan la preocupación por todo el sector inmobiliario, una parte sustancial de la segunda economía mundial.

Evergrande había advertido en un comunicado a la bolsa de Hong Kong que, a la vista de su actual situación de liquidez, no hay «ninguna garantía de que el grupo disponga de fondos suficientes para seguir cumpliendo sus obligaciones financieras».

El gobierno provincial de Guangdong dispuso «enviar un grupo de trabajo a Evergrande Real Estate Group para supervisar y promover la gestión del riesgo empresarial».

La compañía es una de las varias empresas inmobiliarias en crisis durante el último año, después que Beijing emprendiera una campaña de regulación para frenar la alarma en toda la economía.

Otro artículo de interés: Evergrande suspende operaciones en Hong Kong

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s