Azerbaiyán y Armenia, ¿listos para un tratado de paz?

AIR Center

50375802637_b4cf4e7eac_c
Primer ministro armenio, Nikol Pashinián; presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; y el presidente de la República de Azerbaiyán, Ilham Aliyev reunidos en Bruselas / Foto: president.az

*Artículo de opinión escrito por Shahmar Hajiyev.

Lectura: 8 minutos

El último conflicto entre Azerbaiyán y Armenia en el Cáucaso Meridional fue una gran amenaza para la estabilidad y la integración económica en la región. Sin embargo, la guerra de los 44 días entre estos dos países del Cáucaso cambió el panorama geopolítico cuando Azerbaiyán puso fin a casi 30 años de ocupación armenia. Con la firma de la Declaración de noviembre de 2020 entre la Federación de Rusia, Armenia y Azerbaiyán, los funcionarios de Bakú y Ereván, en la práctica, han abierto una nueva página para las conversaciones diplomáticas y la integración económica.

Hoy día Azerbaiyán está enfocado en temas como la apertura de enlaces de transporte, la integración económica y la firma de un acuerdo de paz; no obstante, el período posterior al conflicto se ha caracterizado por persistentes desafíos a la estabilidad y seguridad entre estos dos países. Durante este período, las conversaciones de paz entre Armenia y Azerbaiyán se convocaron principalmente bajo los auspicios de Moscú. Una de las reuniones trilaterales clave entre el presidente ruso Vladímir Putin, el presidente azerbaiyano Ilham Aliyev y el primer ministro armenio Nikol Pashinián se celebró el 11 de enero de 2021 en Moscú, en donde los jefes de estado discutieron la implementación del acuerdo de noviembre, destacando la importancia del desbloqueo de todas las comunicaciones económicas y de transporte de la región. Las partes también acordaron establecer un grupo de trabajo trilateral copresidido por los viceprimeros ministros de la República de Azerbaiyán y la República de Armenia y el vicepresidente del gobierno de la Federación Rusa.

Apertura de enlaces de transporte, integración económica y acuerdo de paz

Analizando todas las reuniones entre Armenia, Azerbaiyán y Rusia, vale la pena señalar que las partes no pudieron lograr resultados trascendentes o incluso ponerse de acuerdo sobre temas centrales, como la apertura del Corredor Zangezur, la delimitación y demarcación de fronteras y la firma de un acuerdo de paz basado en el mutuo reconocimiento de la integridad territorial de cada país. A pesar de los acontecimientos negativos y los desafíos a la seguridad en la región, Azerbaiyán ya ha iniciado el proceso de reconstrucción en la región de Karabaj durante el período posterior al conflicto. En vista de ello, ya es hora de que Armenia piense en un acuerdo de paz final con Azerbaiyán basado en los principios de soberanía e integridad territorial que es clave para una paz duradera y para la integración económica regional.

Mientras tanto, el 2022 es un año clave para nuevos avances en las relaciones entre Armenia y Azerbaiyán. Debe remarcarse específicamente que la guerra entre Rusia y Ucrania está formando nuevas realidades geopolíticas. La guerra en Ucrania ha planteado inquietudes sobre la seguridad energética europea y sobre cómo abordar los desafíos futuros en esta dirección. Azerbaiyán ha demostrado ser un socio fiable de energía que apoya la seguridad energética europea. Junto con Qatar, Estados Unidos, Nigeria y Egipto, Azerbaiyán se encuentra entre los principales países a los que los funcionarios de la Unión Europea se han dirigido con respecto al aumento de los suministros en caso de una crisis urgente del gas.

Azerbaiyán ha demostrado ser un socio fiable de energía

En el contexto de los acontecimientos recientes, hay avances importantes en el proceso de paz entre Armenia y Azerbaiyán. A medida que la guerra de Ucrania redefine el panorama geopolítico en Europa, Francia y EE. UU. se rehusan a cooperar con Rusia en el Grupo de Minsk de la OSCE sobre el proceso de paz entre Armenia y Azerbaiyán. Esto significa que el formato del Grupo de Minsk podría estar acabado y los dos países del Cáucaso Meridional utilizarán principalmente plataformas europeas para futuras negociaciones. Consecuentemente, la Unión Europea ha intensificado sus esfuerzos para lograr una paz duradera y a largo plazo entre Armenia y Azerbaiyán. El 6 de abril, el presidente de la República de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, se reunió con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y el primer ministro de la República de Armenia, Nikol Pashinián, en Bruselas. Esta reunión ─la primera después de la mantenida en Bruselas en diciembre de 2021 y la videoconferencia junto con el presidente Macron en febrero de 2022─, fue muy productiva. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, señaló «ambos, el presidente Aliyev y del primer ministro Pashinián, han declarado su deseo de avanzar rápidamente hacia un acuerdo de paz entre sus países».

Es muy importante resaltar las cinco propuestas que Azerbaiyán ha hecho a Armenia para la normalización de las relaciones. Estas propuestas se refieren al reconocimiento mutuo de la soberanía, la integridad territorial, la inviolabilidad de las fronteras internacionales y la independencia política de cada uno; la recíproca confirmación de la ausencia de reclamos territoriales de entre sí y la obligación legal de no presentar tal reclamo en el futuro; abstenerse de amenazar la seguridad en las relaciones interestatales, de usar amenazas y fuerza contra la independencia política y la integridad territorial, así como de otras circunstancias incompatibles con los propósitos de la Carta de las Naciones Unidas; la delimitación y demarcación de la frontera estatal y el establecimiento de relaciones diplomáticas; y la apertura de enlaces de transporte y comunicaciones, el establecimiento de otras comunicaciones relevantes y la cooperación en otras áreas de interés mutuo, como también se estableció en el Acuerdo de noviembre.

Esfuerzos de Unión Europea para lograr paz duradera entre Armenia y Azerbaiyán

Si Armenia acepta firmar un acuerdo de paz con Azerbaiyán sobre la base de los principios previamente mencionados, creará un pilar para el establecimiento de las relaciones diplomáticas y de cooperación entre los dos estados. Vale la pena destacar que las señales sobre un acuerdo que produzca una paz duradera en la región se volvieron muy positivas cuando Azerbaiyán y Armenia acordaron instruir a sus ministros de relaciones exteriores para trabajar en la preparación de un futuro acuerdo de paz que abordaría todos los temas necesarios. Continuando con los gestos positivos, el 11 de abril de 2022, el Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Azerbaiyán, Jeyhun Bayramov, mantuvo una conversación telefónica con el Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Armenia, Ararat Mirzoyan. Los dos ministros intercambiaron puntos de vista sobre el trabajo en la preparación del futuro acuerdo de paz, la convocatoria de una Comisión Conjunta de Fronteras y temas humanitarios. Esta fue la primera llamada telefónica directa oficial entre los dos ministros.

A pesar de todos los gestos positivos, los principales partidos de oposición radical de Armenia, encabezados por el líder opositor Artur Vanetsyan, iniciaron nuevamente la campaña para obstaculizar el proceso de paz entre Armenia y Azerbaiyán. Comenzaron una sentada por tiempo indeterminado en la Plaza de la Libertad de Ereván, y el objetivo principal es organizar protestas callejeras coordinadas en un intento de derrocar al primer ministro Nikol Pashinián y así evitar lo que consideran concesiones inaceptables a Azerbaiyán planeadas por el primer ministro. Estos acontecimientos muestran una vez más que se necesitan medidas concretas para apoyar un futuro acuerdo de paz.

En resumen, el 2022 podría ser un año notable en la medida que Armenia y Azerbaiyán puedan dar un paso de gigante hacia la tan esperada paz en la región. El proceso de paz bajo los auspicios de la Unión Europea es crucial y, tras la reunión de abril en Bruselas, los dos países del Cáucaso Meridional han acordado los principios fundamentales del proceso de normalización. Durante una reunión sobre los resultados de Azerbaiyán para el primer trimestre de 2022, el presidente Ilham Aliyev enfatizó nuevamente que Armenia acepta los cinco principios de Azerbaiyán para normalizar las relaciones. Por último, pero no menos importante, hoy somos testigos de avances positivos en las negociaciones. Sin embargo, tanto Armenia como Azerbaiyán deben considerar que el proceso de paz es frágil, y tal vez ahora necesitemos más compromiso y voluntad de consenso por la paz si se quiere firmar el acuerdo de paz final.

*Shahmar Hajiyev es asesor líder en el Centro de Análisis de Relaciones Internacionales (Bakú). Sus campos de investigación incluyen política energética, temas de seguridad energética, energías renovables, economía verde y negocios. Ha trabajado como consultor individual del Banco Asiático de Desarrollo (ADB) y vicepresidente de la ONG «Unión Pública de Cooperación entre Azerbaiyán y China». Tiene una Maestría en Estudios Políticos y Económicos Internacionales de la Universidad Charles (Praga) y ha publicado numerosos artículos sobre política, seguridad energética y temas relacionados.

@AIRCenter4

Otro artículo escrito por Shahmar Hajiyev: ¿Ha llegado finalmente el momento del gasoducto Transcaspiano?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s