Ambiciones imperialistas de Putin

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente ruso, Vladímir Putin / Foto: The Presidential Press and Information Office

Lectura: 3 minutos

La prensa de habla inglesa observan movimientos estratégicos del autócrata Vladímir Putin y lo comparan con el zar Pedro el Grande, aun cuando el mandatario ruso esté muy alejado de aquella controvertida figura.

Los analistas lo han visto como una revelación de las «intenciones verdaderas» Putin en Ucrania.

En una sorpresiva declaración, el mandatario ruso se comparó a sí mismo con el zar Pedro I el Grande, y equiparó las campañas militares del despiadado conquistador con la actual invasión a Ucrania.

«Pedro el Grande libró la Gran Guerra del Norte durante 21 años. Parecería que estaba en guerra con Suecia, que les quitó algo. No les quitó nada, le devolvió [parte de Suecia a Rusia]», dijo Putin el jueves tras una visita a una exposición por los 350 años del nacimiento del zar.

El miembro de la dinastía Romanov, nacido en el siglo XVII, es conocido por haber llevado adelante la modernización de Rusia, por transformarla en un imperio y por arrebatar territorios a numerosos países, entre ellos Suecia y Polonia.

Es conocida la admiración e influencia del zar en la vida de Putin: San Petersburgo, donde nació el mandatario, fue construida por el monarca sobre territorio anexado de Suecia.

Sin embargo, es una de las primeras ocasiones en que el presidente ruso se asocia a sí mismo ─al menos públicamente─ con Pedro el Grande y que reconoce «vínculos históricos» entre las campañas militares del zar y la que lleva a cabo él actualmente.

«Al parecer, es también nuestro destino devolver [lo que es de Rusia] y fortalecerla. Y si partimos del hecho de que estos valores básicos forman la base de nuestra existencia, ciertamente lograremos resolver los retos que enfrentamos», dijo.

Putin, que lleva 23 años en el poder, ha tratado de justificar con alusiones a la historia su criterio de que Ucrania no tiene bases para ser un país independiente, que no tiene tradición como Estado y que es un «centro de la vida espiritual y cultural de Rusia».

No obstante, las declaraciones del jueves del mandatario contratastan con apariciones anteriores y con la propaganda oficial del Kremlin, que asegura que detrás de la actual guerra están los intentos de Ucrania de unirse a la OTAN y la presencia de «nazis» que amenazan a la población rusoparlante ucraniana.

La comparación provocó numerosos cuestionamientos desde Ucrania hasta otras naciones europeas, que temen que Putin decida continuar su expansión hacia el oeste o hacia los países bálticos.

Un asesor del gobierno ucraniano dijo que los comentarios mostraban que los intentos de negociar con Rusia eran erróneos dado que no hubo «un «conflicto» (para iniciar la invasión), solo la sangrienta toma del país con pretextos artificiales».

Mientras, el ex primer ministro de Suecia Carl Bildt consideró que la confesión de Putin podría constituir una «receta para años de guerras».

El miércoles, un legislador ruso presentó un proyecto a la Duma (cámara baja) en la que pide que el Kremlin deje de reconocer la independencia de Lituania, por considerar su separación de la antigua URSS como «ilegal».

Otro artículo de interés: Líderes europeos viajan a Kiev

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s