Crisis diplomática entre España y Argelia

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente español, Pedro Sánchez, junto al rey de Marruecos, Mohamed VI / Foto: La Moncloa – Gobierno de España

Lectura: 3 minutos

El acercamiento del gobierno de Madrid con Marruecos, dejando de lado la relación con Argelia que es un proveedor de energía de España, fue criticado por la prensa argelina que suele representar los puntos de vista del oficialismo.

«El enfado de Argel no fue tomado muy en serio por Madrid y las autoridades argelinas tuvieron que hacer todo lo posible para que, al otro lado del Mediterráneo, entendieran por fin que no estábamos ante una nube pasajera», afirma el diario digital TSA de Arge en un artículo editorial.

La retirada del embajador el 19 de marzo, horas después de que trascendiera la nueva posición española de apoyo a la propuesta marroquí sobre su excolonia de Madrid ─rompiendo décadas de consenso para un referendo de autodeterminación─ fue el principio de la tensión.

Argelia es uno de los principales proveedores de gas de España, que ha dicho que defenderá con firmeza sus intereses nacionales y los de sus ciudadanos y empresas.

El 7 de abril el jefe de Gobierno español Pedro Sánchez, visitó Rabat para poner fin a la crisis con Marruecos, histórico rival regional de Argelia. Fue el comienzo de la ruptura diplomática con el gobierno de Argel.

La crisis comenzó cuando España volvió a respaldar la iniciativa marroquí de conceder un régimen de autonomía a la denominada República Saharaui, excolonia española que reclama independencia, no reconocida internacionalmente, respaldada por Argelia donde tiene asiento, y rechazada de manera total por Marruecos.

Argelia respalda el reclamo de un referéndum sobre autodeterminación que impulsan los saharauis, y no de autonomía especial, frente al rechazo de Marruecos.

Ahora, en un cambio de posición, también en la misma línea de rechazo al referéndum, se inscribe la posición del gobierno de Madrid que sostiene el principio de «integridad territorial», a la vista de otro reclamo independentista, en suelo propio, el de Cataluña.

Sánchez defendió su posición en el Congreso sin mencionar a Argelia que anunció la ruptura del Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación, que durante dos décadas dio forma a las relaciones entre los dos países.

«Los jefes de gobierno y de política exterior de España siguen provocando más caos dentro y fuera del país, al tiempo que intentan implicar a las instituciones de la Unión Europea en fatales errores legales y discrecionales», consideró el articulista Hamza Mahsul en el diario «Echaab» ante la intermediación de la Unión Europea en un asunto que Argel considera bilateral.

El autor define a Sánchez de «alborotador».

«¿Cómo confisca el derecho del pueblo saharaui a organizar un referéndum de autodeterminación y decide en su lugar entregándolo a la ocupación marroquí?», se pregunta el articulista sobre el origen de la crisis diplomática.

El cambio de posición de España sobre su excolonia resulta incomprensible para Argelia, principal defensor de la causa saharaui.

Argelia sostiene la linea independentista del Frente Polisario, exiliado en los campamentos dentro de las fronteras argelinas, y exige obligaciones a Madrid no solo políticas «sino morales», en palabras del presidente argelino, Abdelmajid Tebboune.

«España hace sonar las alarmas» es el título de otro artículo del diario «el Khabar», sobre la crisis bilateral.

Otro artículo de interés: España y Marruecos abren frontera terrestre

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s