Crisis política obliga a nuevas elecciones en israel

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Primer ministro israelí, Naftali Bennett / Foto: U.S. Secretary of Defense

Lectura: 4 minutos

Una coalición inestable terminó como anunciaban los expertos que analilzaban la política israelí al formarse un heterogéneo grupo que integran miembros prominentes de la derecha, la izquierda y un sector árabe, por primera vez en la historia del país.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, y el ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, dos líderes de la coalición gobernante en Israel, presentarán un proyecto de ley para disolver el parlamento y provocar elecciones anticipadas, dijeron el lunes.

«Después de agotar todos los intentos de estabilizar la coalición, el primer ministro Naftali Bennett y (…) Yair Lapid han decidido llevar el proyecto de ley [para disolver el Parlamento] a votación en la Kneset la próxima semana», dijeron en un comunicado.

Bennett y Lapid reunieron en junio de 2021 una coalición única en la historia de Israel compuesta por partidos de derecha, centro, izquierda, y por primera vez una formación árabe, para poner fin a 12 años de Benjamín Netanyahu como jefe de gobierno.

Pero el acuerdo de coalición Bennett-Lapid preveía también una rotación entre los dos hombres en la jefatura de gobierno y el reemplazo de Bennett por Lapid en caso de disolución del parlamento.

Si el proyecto de ley tendiente a disolver el Parlamento es adoptado por los diputados, Yair Lapid se convertirá en Primer Ministro de Israel hasta la formación del nuevo gobierno.

Israel se encamina ahora a la quinta elección en tres años y medio después que los líderes del «gobierno del cambio», Bennet y Lapid, decidieran disolver el Parlamento y adelantar los comicios ante la endémica inestabilidad y polarización política, que han provocado la parálisis del Ejecutivo.

Los dos principales socios del gobierno de coalición dieron la noticia el lunes sorpresivamente en una presentación conjunta en la Knéset (Parlamento israelí), para evitar que más deserciones de diputados condenaran al Ejecutivo, que en las últimas semanas ya se había visto incapaz de sacar adelante la legislación básica.

El primer ministro, Naftali Bennet, insistió en que el adelanto electoral, que se votará en el Parlamento la próxima semana, fue «la decisión más dura, pero la más sionista» que ha tomado, «la correcta para el país».

El actual ministro de Asuntos Exteriores y arquitecto del «gobierno del cambio» nacido hace un año, el moderado Yair Lapid, asumirá, tras disolver la Knéset, como primer ministro interino hasta la formación de un nuevo Ejecutivo que salga de los próximos comicios. Previsiblemente será a finales de octubre por los tiempos parlamentarios.

La coalición juró hace un año como el Ejecutivo más diverso de la historia, una amalgama de ocho partidos de todo el arco ideológico ─desde la derecha ultranacionalista, hasta la izquierda pacifista, con la inédita inclusión de un partido árabe islamista─ que se unieron para derrocar a Benjamín Netanyahu, tras 12 años consecutivos en el poder.

«Lo sucedido los últimos días, o esta noche, es una prueba más de que el sistema israelí necesita cambios serios y reparaciones importantes. Hace un año iniciamos el proceso de reconstrucción», aseveró Lapid.

Hace un mes, la oposición, encabezada por el Likud del ex primer ministro Netanyahu, declaró que se opondría sistemáticamente a toda propuesta de ley presentada por la coalición, lo que les ha llevado a no apoyar leyes que encajan en su ideología y que incluso promovieron desde el gobierno.

Otro artículo de interés: Reacción de Israel por avión detenido en Buenos Aires

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s