Putin amenaza con extender guerra

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente ruso, Vladímir Putin / Foto: The Presidential Press and Information Office

Lectura: 5 minutos

En el contexto del inicio del proceso de adhesión de Suecia y Finlandia a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el presidente de Rusia no vio problema aparente a la unión de ambas naciones a la alianza militar.

Putin afirmó que con Estocolmo y Helsinki no tienen «los mismos problemas que con Ucrania». «Quieren unirse a la OTAN, adelante», concluyó el mandatario en declaraciones a la televisión estatal.

Putin subrayó además que es inevitable que las relaciones con Suecia y Finlandia se agriarán por su futura membresía en la Alianza Atlántica.

«Deben entender que antes no había ninguna amenaza, mientras que ahora, si se despliegan contingentes militares e infraestructura allí, tendremos que responder de la misma manera y crear las mismas amenazas para los territorios desde los que se crean las amenazas hacia nosotros», enfatizó.

«Todo estuvo bien entre nosotros», dijo más adelante, «pero ahora podría haber algunas tensiones, ciertamente las habrá». «Es inevitable si hay una amenaza para nosotros», subrayó el mandatario ruso.

Los dos nuevos aspirantes a formar parte de la OTAN continuarán con sus procesos de adhesión luego que Turquía levantara el veto que les tenía impuesto por proteger en su territorio a militantes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, PKK, al que Ankara considera terroristas.

El impedimento cayó con el compromiso de las tres naciones (Finlandia, Suecia y Turquía) de proteger su seguridad entre sí.

Así fue calificado el evento por la inteligencia militar ucraniana. Autoridades dieron a conocer que los prisioneros canjeados asecienden a más de 100. El intercambio se llevó a cabo con las milicias de la autoproclamada república popular de Donestk.

En otras cuestiones alrededor de la guerra, este miércoles Siria, aliado de Moscú, reconoció a las autoproclamadas repúblicas del Dombás. Rusia, por su parte, reforzó una ley para perseguir a los críticos con las políticas del Kremlin.

«Hoy retornan a casa 144 prisioneros de la república popular de Donestk y de Rusia que fueron hechos prisioneros por el enemigo», resaltó el líder de dicho territorio, Denis Pushilin, en Telegram, red social en la que habitualmente publican sus exposiciones.

El líder separatista puntualizó que el principal objetivo del canje era la «salvación de los combatientes que participaron en la operación especial de liberación» del Dombás y que el estado de algunos de estos soldados rasos era «lamentable», con «heridas graves, amputaciones de las extremidades y otras complicaciones».

El organismo de inteligencia militar de Ucrania dio a conocer que de los 144 soldados nacionales había 23 oficiales, 69 con el grado de sargento y cabo con edades entre los 19 y los 65 años, calificando el hecho como el de mayor trasendencia desde el inicio de la invasión rusa.

Del total, 95 eran defensores de Azovstal y, entre ellos, 43 combatientes del regimiento ultranacionalista de Azov.

El ente castrense subrayó que «la mayoría de los ucranianos liberados presentan heridas graves» y que todos ellos «recibieron asistencia médica y psicológica adecuada».

Siria, gran aliado de Moscú, reconoció la independencia de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, situadas en el Dombás, en el este de Ucrania. La noticia la dio a conocer la agencia de noticias oficial SANA.

Según SANA, una fuente de la cancillería siria afirmó que «encarnando la voluntad y deseo común de establecer relaciones a todos los niveles, la República Árabe Siria ha decidido reconocer la independencia y soberanía» de ambos territorios.

La misma fuente afirmó que se iniciarán conversaciones con ambos territorios autoproclamados para acordar los puntos en los que se estrecharán los lazos y establecer relaciones diplomáticas.

Siria ya había dado señales sobre este paso. A mediados de junio, el presidente Bashar al-Assad recibió a una delegación conformada por funcionarios de Donetsk y Moscú, con las que trató la situación en el Dombás.

La Duma (Cámara Baja) rusa aprobó una ley que facilitará señalar a los críticos nacionales como «agentes extranjeros», una etiqueta utilizada desde el año 2012 para identificar a organizaciones y personas que presuntamente participan en actividades políticas financiadas por entes extranjeros.

La aprobación se produce en el momento más tenso de enfrentamiento con Occidente.
Según el presidente de la Duma, Vyacheslav Volodin, Rusia siente «la injerencia en los asuntos internos tanto de Estados Unidos como de Inglaterra» y de otras naciones. «El país debe defenderse de esto».

Más adelante, puntualizó que «el que habla en voz ajena, recibe dinero por ello, debe entender: es un agente extranjero».

Sin embargo, el texto da a conocer que las personas pueden aparecer como «agentes extranjeros» aunque no se les haya pagado, ya que el apoyo puede significar otras formas de asistencia organizativa, como metodológica, científica, técnica o de otro tipo según la ley.

Según el nuevo texto, que aún debe pasar por la aprobación de la Cámara Alta y ser firmado por el presidente Putin, las personas señaladas no pueden recibir ningún tipo de apoyo financiero estatal.

En la actualidad, la lista de «agentes extranjeros» cuenta con 167 nombres, incluidas organizaciones sin fines de lucro, organizaciones de noticias, periodistas y activistas.

Otro artículo de interés: Escaso entusiasmo de aliados de Rusia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s