Johnson, de periodista a millonario

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Primer ministro británico, Boris Johnson / Foto: Number 10

Lectura: 5 minutos

Según el londinense Daily Mail, que cita datos de la web Celebrity Net Worth, Boris Johnson tiene un valor neto estimado de £ 1.67 millones (libras) alrededor de 2 millones de dólares.

Antes de ingresar al mundo de la política, el renunciante primer ministro asistió al prestigioso Eton College y luego se graduó de la Universidad de Oxford. Más tarde, comenzó una carrera en periodismo y trabajó como aprendiz para el periódico The Times en 1987.

A la edad de 25 años, fue corresponsal en Bruselas del Daily Telegraph y fue editor asistente de la publicación entre 1994 y 1999. También fue editor de The Spectator entre 1999 y 2005. Tres años después, Johnson se convirtió en alcalde de Londres y fue reelegido en 2012, cargo por el que recibió «un salario de seis cifras».

Información obtenida por The Guardian indica que, antes de convertirse en primer ministro, ganaba cerca de 275.000 libras esterlinas al año (más de US$330.000), escribiendo una columna para el Daily Telegraph.

Como primer ministro, tiene derecho a un salario anual de £164.080 (US$197.000), de las cuales £79.936 ($95.950) provienen de su papel como primer ministro y £84.144 ($101.000) son por su membresía del parlamento de Uxbridge y South Ruislip.

Aparte de su carrera en la política y el periodismo, una parte del patrimonio neto de Boris puede provenir de la venta de la antigua casa familiar que compartía con su exesposa Marina. La propiedad se vendió por la asombrosa suma de £3,35 millones (US$4.02 millones) en 2019, según el Daily Mail.

A pesar de la suma considerable, se cree que la cifra fue de £400,000 menos que el precio de venta.

Además de contar con el impulso de una familia bastante acomodada, Boris Johnson recibe regalías de los varios libros que ha escrito, incluidos «El sueño de Roma» en 2006, «La vida de Londres de Johnson» en 2011 y «El factor Churchill» en 2014.

En 2021, la comisionada de Normas Parlamentarias, Kathryn Stone, se dio a la tarea de investigar las vacaciones del primer ministro en 2019 con su entonces prometida Carrie Symonds en el Caribe, y dictaminó que violó las reglas que dicen que los parlamentarios deben «cumplir concienzudamente» con su deber de declarar todos sus intereses financieros.

Johnson, que declaró un gasto de solo £15.000, se negó a aceptar el veredicto y el Comité de Normas Parlamentarias se puso de su lado. Johnson negó categóricamente haber actuado mal y afirmó que aseguró su alojamiento en la isla de Mustique fue una reserva tardía «con un gran descuento».

En 2018, también se vio obligado a disculparse con los parlamentarios por no declarar más de £52.000 en ingresos después de que el Comité de Normas dijera que mostró una «actitud demasiado informal» con las reglas.

El primer ministro británico rechazó la petición de su grupo parlamentario para dejar el cargo aunque ya han dimitido tres ministros, entre ellos dos pesos pesados el de Economía y el de Sanidad, alegando su perdida de confianza en Boris Johnson. También han dejado sus funciones por las mismas razones otros 39 cargos ministeriales.

Tras el escándalo de las fiestas en pleno confinamiento en Downing Street, el ascenso de un diputado conservador acusado de abusos sexuales, ha sido la gota que ha colmado la paciencia de los tories.

Pero frente a la tempestad, Boris Johson, mantiene el timón porque según él su dimisión llevaría a unas elecciones generales que podrían ganar los laboristas. Se escuda además a su amplia victoria electoral en 2019 para querer seguir cumpliendo con su programa, según dijo en la Cámara de los Comunes, donde además sentenció: «Francamente, el trabajo de un primer ministro en circunstancias difíciles, cuando se le ha otorgado un mandato colosal, es seguir adelante. Y eso es lo que voy a hacer».

La oposición no opina así como recalcó Keir Starmer, líder del partido Laborista.

«Es igual que cuando malversaban el dinero de los contribuyentes y lo mismo que cuando él y sus compañeros se divertían en pleno confinamiento. Cualquiera que dimita ahora, después de haber defendido todo eso, no tiene ni pizca de integridad. Señor presidente, ¿no es este el primer caso registrado de un barco que se hunde y huyen las ratas?».

Otro artículo de interés: Agobiado, cae gobierno de Boris Johnson

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s