Nuevos paros castigan a economía británica

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Huelga en el puerto de Felixstowe / Foto: Amanda Slater

Lectura: 2 minutos

Europa bajo el temor de una severa crisis comercial ante la huelga de los estibadores del puerto inglés de Felixtowe, donde se canaliza casi la mitad del tráfico de contenedores del Reino Unido.

El paro en el puerto inglés es la última de una serie de huelgas en distintos sectores que reclaman mejoras salariales en protesta por el alto costo de vida y después de un período de «populismo conservador» del todavía jefe de gobierno Boris Johnson.

La huelga en el puerto de Felixstowe que empezó el domingo y se prolongará hasta el día 29, ha paralizado la actividad en este puerto vital de Suffolk (sureste de Inglaterra), con severas consecuencias para el comercio del país y los vecinos nórdicos especialmente.

Se trata de la primera huelga del sector portuario desde 1989, que se une a otros paros en el sector ferroviario y el Metro de Londres, mientras otras medidas de fuerza estan anunciadass para septiembre por parte de los poderosos sindicatos británicos, asociados al opositor partido Laborista.

El sindicato Unite, que representa a los estibadores, exige un aumento salarial superior al 7 % ofrecido por la empresa, teniendo en cuenta que la inflación interanual británica ha llegado al 10,1 %, la cifra más alta en más de 40 años, y se espera que suba aún más.

En Escocia, una huelga de los empleados de recogida de basura en varios municipios de la región en demanda de mejoras salariales, ha dejado las calles repletas de contenedores desbordados de bolsas de basura.

El sindicato Unite, también representante de estos trabajadores, considera insuficiente el incremento del 5 % del sueldo, por lo que no suspenderán la medida de fuerza hasta el día 30 en Edimburgo y 14 municipios escoceses.

Brian Robertson, secretario de Unite en Edimburgo, dijo a EFE que la oferta «no pinta muy bien» y el coste de la vida «está subiendo de forma exponencial y no sabemos cuándo va a parar».

«Los trabajadores están muy preocupados. Saben lo que está sucediendo en el mundo y están muy preocupados por el coste de la electricidad y el gas, también de la gasolina. Alimentar a los niños, calentar las casas, incluso el costo de los telefonos moviles no para», dijo el sindicalista.

Otro artículo de interés: Gran Bretaña paralizados por huelgas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s