Gorbachov sin pena ni gloria en Rusia

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Mijaíl Gorbachov / Foto: Вени Марковски

Lectura: 6 minutos

Frialdad en Moscú para despedir a Mijaíl Gorbachov ─falleció el martes a los 91 años en la capital rusa─ el político que cambio drásticamente la historia de la Unión Soviética, como años atrás lo hizo en China Deng Xiao Ping.

Los mayores de 50 años que añoran el recuerdo de la URSS como potencia mundial rechazan la figura de Gorbachov, el mayor exponente sin duda de esta corriente es el actual mandatario Vladímir Putin.

El Mundo no fue igual después de Deng, despues de Gorbachov.

En 1991 el presidente argentino llegó a Moscú en visita oficial, cuando el régimen estaba en pleno derrumbe, el partido comunista que dirigía el Estado se auto-deseintegraba, los bienes patrimoniales que controlaba el enorme aparato oficial estaban en un limbo legal, sin dueños.

El Estado soviético, dueño absoluto de bienes y servicios, había desaparecido sin que nadie lo empujara, el régimen demostraba el fracaso del sistema.

En febrero de 1991 el canciller Schervanadze recibio al presidente argentino Carlos Menem en el aeropuerto militar de Moscú, lo invitó a su auto y mientras viajaban a la capital rusa confesó «este auto en el que viajamos no tiene dueño, no sabemos a quién pertenece».

Así respondió a la pregunta de Menem «¿cómo están las cosas?».

«Perestroika» y «glásnost» fueron las armas de Gorbachov, es decir, «reconstrucción» y «apertura», para el fenomenal cambio en una Unión Soviética que languidecía abrumada por el fracaso de la economía dirigida desde el Estado y la fenomenal corrupción de los principales jefes políticos del país.

Cuando Menem explicó en El Kremlln el plan económico de la convertibilidad, Gorbachov respondió que eso es «perestroika».

Nunca se supo en qué calidad recibía Gorbachov a los líderes extranjeros. ¿Presidente? ¿De qué país?, la URSS había dejado de existir. ¿Primer ministro? La Duma (Parlamento) no funcionaba. La situación de anarquía en un país con armamento nuclear era alarmante.

En 1985 con 54 años y con ideas reformistas el partido comunista de la URSS eligió como Secretario General a Mijaíl Gorbachov, cuando el nivel de vida en la URSS estaba cayendo estrepitosamente.

A pesar de liderar la actividad científico-tenológica en la conquista espacial, la URSS no pudo competir con la fortaleza de la economía de mercado de Estados Unidos, cuando Ronald Reagan lanzó la campaña del escudo espacial.

La carrera espacial en la URSS la financiaba el Estado, la carrera espacial en EE. UU. la financiaba el mercado, que convertía los descubrimientos de la tecnología en artículos imprescindibles para la vida cotidiana.

Gorbachov comenzó una serie de aperturas económicas ─entre ellas la propiedad privada de algunos bienes─ y relaciones comerciales con Occidente. Objetivo, cambiar la economía de planificación centralizada hacia una economía de mercado.

China ya había iniciado reformas similares bajo el mando de Deng Xiaoping desde 1979, por lo que algunos analistas comparan la «perestroika» con las políticas reformistas de su vecino.

La mayor diferencia es que la apertura económica estuvo acompañada de una liberalización política, social y cultural sin precedentes en el mundo comunista, la «glásnost», para derrumbar la fenomenal corrupción de la dirigencia soviética que hacía negocios con el Estado.

La nueva doctrina amplió la libertad de expresión en el país hasta niveles inesperados.

Libros hasta entonces prohibidos, que desafiaban no solo la historia oficial sino también la legitimidad del gobierno comunista, pasaron a publicarse en grandes ediciones.

Se liberó de prisión a disidentes políticos y se investigaron excesos de la justicia, al tiempo que cesaba la persecución religiosa y se toleraban los distintos credos.

La ideología oficial, el marxismo-leninismo, fue reemplazada por el pluralismo ideológico y la libre investigación intelectual.

Se decretó la libertad de comunicación (por ejemplo, dejaron de interferirse las ondas de transmisiones extranjeras) y se permitió a los ciudadanos viajar a países occidentales.

También se desclasificaron informes que permanecían bajo secreto sobre la violenta represión de la época estalinista.

Un cambio radical dentro del Partido Comunista al abandonar el llamado «centralismo democrático», un eufemismo que disfraza un bloque jerárquico, estrictamente disciplinado e intolerante con la disidencia.

Con casi 20 millones de afiliados, el partido se dividió en diferentes plataformas políticas que participaron en las elecciones de 1989, 1990 y 1991.

La legalización de partidos de la oposición con un cambio constitucional en 1990 legitimó el nuevo pluralismo político.

En el plano internacional, Gorbachov decretó el regreso de las tropas de Afganistán, que en 1989 se retiraron por completo del país tras 10 años de invasión.

El último líder de la Unión Soviética también estableció buenas relaciones personales con los líderes políticos occidentales, logrando acuerdos de reducción de arsenales nucleares y misiles.

El paso más trascendente fue renunciar a la «doctrina Brezhnev» de soberanía limitada para los países del bloque en Europa del Este, otorgándoles la libertad para seguir siendo comunistas u optar por otro sistema político.

Desde 1989 los regimenes comunistas del entonces Pacto de Varsovia fueron cayendo como fichas de dominó, sin que Moscú enviara soldados para evitarlo.

En diciembre de 1991 fracasaron los esfuerzos de Gorbachov por reestructurar la URSS como una federación voluntaria de sus repúblicas, y el país se disolvió en 15 estados, el mayor de ellos Rusia.

En medio del caos y la anarquía, con una gravísima crisis económica que llevó a millones de rusos a la miseria, surgió una élite de oligarcas, que apoyados por diferentes políticos, se apropiaron de la riqueza del país.

Una década después llegaba al poder Vladímir Putin, en 2000, y comenzaba la progresiva pérdida de libertades políticas y sociales en Rusia.

Otro artículo de interés: Divergencias del comunismo chino

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s