Muere reina más longeva del mundo

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Reina Isabel II y su esposo Felipe de Edimburgo / Foto: gointernationalgroup.com photo gallery

Lectura: 5 minutos

Elizabeth Alexandra Mary Windsor falleció el 8 de septiembre de 2022, la monarca con el reinado más prolongado de la historia británica. Su simpática sonrisa en breve dejará de aparecer en los billetes, las monedas y los sellos postales. «God save the King».

Ahora llegó el momento del nuevo rey, Carlos III, un hombre envuelto en desagradables episodios de escándalos, con infidelidades públicas.

Su esposo Felipe se anotó en la misma senda escandalosa con amantes y ─según la televisión española─ hijos extramatrimoniales.

El respeto que se ganó la reina Isabel en su territorio y uber alles no logró traducirlo en pulcritud y prudencia hacia adentro de su propia familia.

Elizabeth nació el 21 de abril 1926 como hija de Jorge VI e Isabel Bowes-Lyon.

Apodada por su familia como «Lilibet», ya a temprana edad supo dejar huella en las personas que la conocieron. En 1928, Winston Churchill dijo sobre ella: «Es una persona con carácter. Tiene un aire de autoridad y una capacidad de reflexión asombrosos en una niña».

Isabel y su hermana menor, Margaret, fueron educadas en su casa por profesores privados bajo la supervisión de su madre y su institutriz, Marion Crawford. Las clases se centraron en lecciones de historia, lengua, literatura y música.

Nacida como tercera en la línea de sucesión al trono, por derecho debería haber vivido su propia vida como miembro menor de la realeza, el equivalente de la actual princesa Beatriz.

Sin embargo, su futuro cambió para siempre cuando su tío, el rey Eduardo VIII ascendió al trono en 1936 y abdicó menos de un año después para contraer matrimonio con Wallis Simpson, una mujer divorciada perteneciente a la alta sociedad estadounidense. Ambos admiradores del régimen nazi.

El padre de Isabel se convirtió en el rey Jorge VI y la joven princesa pasó a ser la heredera al trono.

En 1940, durante la Segunda Guerra Mundial, ayudó a levantar la moral del país con una emisión de radio dirigida a los niños de la nación. Apareció públicamente en solitario y se unió al Servicio Territorial Auxiliar de Mujeres como conductora y mecánica para liberar a los hombres de su trabajo y que pudieran ser enviados a las líneas del frente.

El Día de la Victoria en Europa, en 1945, la joven Isabel y su hermana Margaret convencieron a sus padres para que las dejaran salir a escondidas del palacio de Buckingham para mezclarse entre la multitud que lo celebraba afuera. Más tarde, la reina recordaría: «Recuerdo filas de personas desconocidas con los brazos enlazados caminando por Whitehall, todos nosotros arrastrados por una marea de felicidad y alivio».

El rey Jorge VI falleció el 6 de febrero de 1952 e Isabel se convirtió en reina, lo que supuso un gran cambio en su vida con Felipe. Ella se encontraba haciendo una gira por Kenia en aquel momento, concretamente, visitando un hotel construido en la copa de un árbol, y fue el príncipe Felipe quien le contó a su esposa que su padre había muerto.

Al día siguiente, la nueva monarca pidió que no se hicieran fotos. Un periodista dijo que se podía «sentir su tristeza» cuando pasó y los saludó.

Más de un año después, el 2 de junio de 1953, la nueva reina fue coronada en la abadía de Westminster en un evento televisado que, se estima, fue visto por 20 millones de personas en todo el Reino Unido

En 1992, una serie de acontecimientos desagradables sacudieron a la familia real. Los matrimonios de dos de sus hijos, la princesa Ana y el príncipe Andrés, se rompieron. Se publicó un libro en el que se detallaba la infelicidad de la princesa Diana y un incendio arrasó el castillo de Windsor. Eso llevó a la reina a pronunciar un discurso en el que se refirió a él como Annus horribilis, su año terrible.

Tuvo que enfrentarse a la angustia cuando, en abril de 2021, el príncipe Felipe murió tras su estadía más prolongada en un hospital, en febrero y marzo. Pasó su 95º cumpleaños guardando duelo por quien fuera su marido durante 73 años, con quien había podido compartir más tiempo debido a las restricciones que les obligaron a permanecer en casa durante la pandemia.

En el momento de su muerte, la reina Isabel II había reinado durante 70 años, un récord que probablemente tarde muchos siglos en ser batido.

Otro artículo de interés: Derrumbe de libra esterlina

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s