Locura en la Ciudad, Argentina festeja tercera copa

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: GCBA

Lectura: 4 minutos

En las calles de Buenos Aires, un carnaval de cinco millones de personas ha llegado a la ciudad.

En todas partes todos están vestidos de celeste y blanco para los ganadores de la Copa del Mundo. Desde las banderas hasta las réplicas de camisetas, desde la pintura facial hasta la pancarta que dice «Gracias campeones» colgada de la torre del icónico Cabildo.

No hay otra forma de describirlo que un asalto a los sentidos. Desde cada plaza, calle y callejón resuenan los cánticos y coreos familiares.

El ambiente es pura pasión. Las sonrisas abundan mientras el deleite, el alcohol y la marihuana corren por las venas de los fanáticos que brillan en el éxito. Hay un claro sentido de propósito: estamos aquí para verlos, los héroes que recuperaron la copa. Y mientras esperamos, estamos aquí para divertirnos.

Se siente como si toda la Argentina hubiera descendido sobre la ciudad, si no en cuerpo, en espíritu. El delirio se ha apoderado de la nación después de su tercera copa mundial, brindando un breve pero hermoso respiro de la interminable corriente de crisis constantes del país.

Los fanáticos escalan cualquier cosa a la vista (postes de luz, paradas de autobús, quioscos de periódicos) y balancean sus camisetas al ritmo de los tambores constantes. Los niños, elevados a puntos de vista más altos sobre los hombros de los mayores, rocían espuma en el aire. Las motocicletas, cargadas con la mayor cantidad de personas posible, intentan sin éxito abrirse camino entre la multitud antes de detenerse.

Pero no todos están aquí para celebrar: los vendedores ambulantes que venden cerveza helada a precios al rojo vivo y los maestros de la parrilla que preparan choripanes y hamburguesas por docenas están obligados a trabajar por su dinero, sudando bajo el sofocante sol del mediodía.

El calor pega fuerte. Se arroja agua desde los balcones y se dispara con cañones para refrescar a la multitud. Los más altos sostienen grandes banderas, lo que permite que otros se acurruquen debajo. En la Plaza de Mayo, la gente se aprieta en los parches sombreados, abandonando los espacios expuestos al sol por breves momentos de descanso. Pero pronto llega otro buscador de socorro, y otro, y otro, y comienza el bullicio y la lucha por el espacio.

Junto a toda esa euforia, hay una ventaja. El delantero francés Kylian Mbappé y los rivales de la selección nacional son insultados en canciones.

El trasfondo se alimenta, al menos en parte, del hecho de que nadie sabe dónde están los jugadores y su autobús descapotable, qué están haciendo o adónde van. Hay poca o ninguna organización salvo algunas cercas ineficaces aquí o allá. La recepción del teléfono móvil es irregular y con poca información, reina la confusión. No es que eso sea algo nuevo para los argentinos: la incertidumbre es prácticamente un derecho de nacimiento nacional.

Los rumores se arremolinan entre la multitud. ¿Los jugadores van al Obelisco? ¿Van a la Casa Rosada? ¿Están deteniendo el desfile por completo? Frente a la casa de gobierno, emocionando momentáneamente a la multitud, se monta apresuradamente un escenario, antes de ser desmontado casi inmediatamente después. Ni siquiera las personas a cargo parecen saber lo que está pasando.

La pregunta es hacia dónde irá el país a partir de aquí, o más pertinente, qué pasará después. La victoria por el título ha creado un sabor fugaz de unidad, pero el caos organizativo de esta increíble celebración proporciona una nueva evidencia de que las fracturas políticas de Argentina son cada vez más pronunciadas.

Pero esas preocupaciones, con razón, es mejor dejarlas de lado para otro día. Por ahora, es mejor disfrutar de la fiesta, levantar una copa y brindar por los héroes, incluso si no van a poder pasar en persona. La crisis no va a ninguna parte, después de todo.

Otro artículo de interés: Ciudad palpita final de Qatar 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s