Sobrevivir en Mariupol

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Soldados ucranianos viven dentro de la planta siderúrgica en ruinas de Azovstal / Foto: manhhai

Lectura: 2 minutos

Si una batalla más que cualquier otra ha definido la brutalidad de la guerra de Rusia en Ucrania, es el asedio de tres meses a la acería de Mariupol y la desgarradora experiencia de sus últimos defensores. Escondidos en Azovstal, una de las plantas productoras de metal más grandes de Europa, cientos de soldados ucranianos superados en número, menor potencia de fuego, heridos y demacrados, y más de 1.000 civiles, resistieron uno de los ataques militares más feroces de Moscú durante más de 80 días.

«Nadie salió de allí intacto», dice Oksana, una empleada de Azovstal que pidió no dar su nombre completo. «Eran una persona cuando entraron y otra cuando salieron».

Poco después de la invasión rusa, a fines de febrero, Mariupol fue una de las primeras ciudades importantes en ser rodeada. Vista como un objetivo clave del Kremlin, la ciudad fue escenario de un asedio que la Cruz Roja ha definido como «apocalíptico». Las afueras de la ciudad se convirtieron en el sitio de una fosa común, y los cuerpos de muchos más hombres, mujeres y niños fueron tirados en las calles o quedaron enterrados bajo los escombros.

Las autoridades ucranianas estiman que 22.000 personas murieron durante los combates. Algunos sobrevivientes se refugiaron en la acería Azovstal, un sitio industrial que cubre un área de aproximadamente once kilómetros cuadrados, incluida una red de túneles subterráneos.

Con los civiles iban unos 3.000 soldados, muchos de los cuales eran miembros de la notoria brigada Azov, que, en sus inicios en 2014, incluía voluntarios de extrema derecha, algunos con afiliaciones neonazis. En los últimos años, la brigada se ha integrado completamente en el ejército ucraniano, pero para el presidente Vladímir Putin fue la oportunidad de propaganda perfecta para convencer al público de que su narrativa sobre la «nazificación» de Ucrania era cierta y que su ejército los perseguiría como ratas. Putin nunca hubiera imaginado que los últimos defensores de Mariupol desafiarían su plan durante tanto tiempo.

Otro artículo de interés: Zelenski ante Congreso norteamericano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s