Guerra interna en Sudán

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: tasnimnews.com

Lectura: 6 minutos

El principal grupo paramilitar de Sudán y las fuerzas del ejército se enfrentaron este sábado en distintos puntos del país, uno de los más pobres del mundo, en una aparente lucha por el control político, en medio de vacilantes avances hacia las elecciones tras el golpe de Estado de octubre de 2021.

Los informes son contradictorios. Las Fuerzas Armadas desmintieron que las Fuerzas de Acción Rápida (FAR) hayan tomado el control del palacio presidencial.

Fuentes médicas confirmaron la muerte de tres civiles por los enfrentamientos entre las tropas, pero dijeron que hay muchas más personas fallecidas y heridas en choques armados registrados en distintos barrios residenciales de Jartum, la capital del país. El aeropuerto, las oficinas de la televisión estatal y ciudades como Merowe también fueron escenario de enfrentamientos.

La Fuerza Aérea lanzó ataques contra posiciones de los paramilitares, y se escucharon explosiones en distintos puntos de Jartum. El general del ejército Abdel Fattah Al-Burhan dijo a Al Jazeera que los insurgentes deberían rendirse. «Creemos que si son inteligentes, deberían retirar sus tropas. Pero si siguen adelante, desplegaremos nuestras fuerzas», advirtió. Además, el ejército dijo que no habrá negociaciones hasta que las fuerzas paramilitares se disuelvan.

El líder de las Fuerzas de Acción Rápida, general Mohamed Hamdan Dagalo, más conocido como Hemedti, es uno de los hombres más poderosos del país, y sus fuerzas, compuestas por unos 100.000 hombres, han estado compitiendo por el poder mientras se negocia la formación de un gobierno de transición. En conversación con una cadena de televisión, Hemedti calificó a Burhan como «un criminal» y lo amenazó directamente: «Sabemos dónde te escondes, te encontraremos y te entregaremos a la justicia, o sencillamente morirás como un perro».

En tanto, el Ejército sudanés calificó a Hemedti como «delincuente prófugo», y publicó una imagen del líder paramilitar con la palabra «se busca», pidiendo a la población que entregue informaciones sobre su paradero.

Las FAR acusan que todo comenzó cuando el ejército rodeó una de sus bases y disparó con armas pesadas. Analistas temen que las disputas de poder entre ambos bandos armados podrían llevar al país a una guerra que tendría efectos catastróficos en la región. Por ello, Naciones Unidas, la Unión Europea, Arabia Saudita, Estados Unidos y otros actores internacionales han llamado a los dirigentes sudaneses a guardar las armas y abrir el diálogo.

Los paramilitares anunciaron la toma de varios aeropuertos y bases militares, entre ellos la de Merowe, donde obligaron a «rendirse» a tropas egipcias estacionadas allí para realizar ejercicios conjuntos con las Fuerzas Armadas sudanesas. El ejército egipcio indicó que se está coordinando con las autoridades competentes en el país africano «para garantizar la seguridad» de sus hombres.

El ejército sudanés asegura que la situación «está bajo control» y que tiene la capacidad para acabar con los paramilitares «rápidamente», aunque está tomando tiempo porque los «rebeldes» están desplegados en zonas civiles.

Al menos 150 personas, incluyendo mujeres y niños, murieron en los últimos dos días a consecuencia de enfrentamientos entre las tribus hausa y anqasna en el sur de Sudán, indicaron las autoridades locales.

También precisaron que entre las víctimas se encuentran mujeres, niños y ancianos, y que hay 86 heridos en la aldea Wad al Mahi, en el estado de Nilo Azul, donde se produjeron los incidentes. El gobernador de la localidad describió el nuevo brote de violencia como «algo similar a un genocidio».

La mayoría de los heridos sufre de quemaduras. Los incendios de viviendas y comercios son frecuentes en los choques entre tribus en la región.

Las autoridades impusieron el lunes un toque de queda nocturno en la zona, fronteriza con Etiopía, tras la muerte de 13 personas en los días previos entre miembros de la tribu hausa y clanes rivales.

Entre julio e inicios de octubre, al menos 149 personas murieron, centenas resultaron heridas y unas 65.000 se vieron desplazadas en el estado de Nilo Azul, según la ONU.

Ese brote de violencia se originó en una movilización nacional de los hausas, con ataques de edificios administrativos, para denunciar las discriminaciones que les impone la aplicación de leyes tribales ancestrales.

La segunda jornada de intercambio de prisioneros entre la coalición militar liderada por Arabia Saudí y los rebeldes chiíes hutíes del Yemen comenzó este sábado con el despegue desde la ciudad saudí de Abha de un primer avión del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) con 120 prisioneros hacia Saná, si bien hoy se espera el traslado de un total 350 prisioneros hutíes, 15 saudíes y 3 sudaneses.

El aparato con los prisioneros hutíes despegó de la ciudad de Abha, en el sur de Arabia Saudita, antes de las 09:00 am (hora local) con 120 detenidos, informó la portavoz del CICR, Jessica Moussan. Es el primero de los tres vuelos previstos este sábado entre Arabia Saudita y Yemen, según el CICR.

Tanto Tareq Saleh como los saudíes y los sudaneses viajan en un avión del CICR con destino a Riad, la capital de Arabia Saudí, mientras que 350 prisioneros hutíes llegarán en las próximas horas a Saná desde las ciudades saudíes de Abha y Al Makha.

Según el CICR, en la jornada de ayer se hizo efectivo el intercambio de 318 prisioneros de esta operación que se extenderá hasta mañana y prevé liberar en total a 887 personas apresadas por ambas partes, lo que representa el segundo mayor canje desde el inicio del conflicto, después de que en 2020 se llevara a cabo otra operación en la que liberaron más de mil personas.

El intercambio, acordado el pasado 20 de marzo, estaba originalmente programado para el 11 de abril, pero fue aplazado a petición del CICR para «completar las entrevistas con los prisioneros», según fuentes oficiales yemeníes. Este canje se enmarca dentro de los compromisos de las partes para cumplir con un acuerdo alcanzado en Estocolmo en 2018, en el que ambos bandos acordaron intercambiar un total de 15.000 detenidos, pero que no se llegó a implementar.

Otro artículo de interés: Masivo canje de prisioneros en Yemen

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s