Otra protesta en Hong Kong que enfrenta oposición prodemocracia con gobierno comunista de China

INTERNACIONAL

48607414098_3e42e44d16_z
Foto: Studio Incendo

Lectura: 4 minutos

La protesta pacífica se realizó en conmemoración a la misma manifestación hecha por las repúblicas bálticas en favor de la independencia de la Unión Soviética.

Decenas de miles de ciudadanos de Hong Kong se tomaron de las manos para formar una cadena humana de protesta y emular así la formada por ciudadanos en las repúblicas bálticas en favor de la independencia de la URSS hace justo treinta años.

El evento, llamado Camino de Hong Kong, fue una acción pacífica convocada a través de LIHKG, un foro utilizado por los manifestantes para organizar este movimiento antigubernamental que ya cumple casi tres meses y que está suponiendo la mayor crisis política en décadas para la urbe.

La protesta fue un guiño al Camino Báltico o la Cadena Báltica, que tuvo lugar el 23 de agosto de 1989, en el que dos millones de personas de Estonia, Letonia y Lituania se unieron y formaron una larga fila en protesta por la ocupación soviética.

En la acción participaron estudiantes, oficinistas, niños y extranjeros residentes en Hong Kong, un amplio abanico de personas que corearon consignas como «Apoyar a Hong Kong, luchar por la libertad» y «Recuperar Hong Kong, la revolución de nuestros tiempos», mientras se tomaban de las manos o levantaban sus teléfonos móviles con la linterna encendida.

En un principio, los ciudadanos mostraban su rechazo a un proyecto de ley de extradición presentado por las autoridades locales que permitiría la entrega de sospechosos a jurisdicciones sin acuerdos previos con China continental, lo que los opositores al texto consideran como el fin de las garantías judiciales que ofrece el sistema hongkonés. Sin embargo, las protestas han evolucionado en las últimas semanas hacia demandas más amplias sobre los mecanismos democráticos de la ciudad y hacia el rechazo a la creciente influencia de Pekín en los asuntos locales.

La plataforma de videos en línea YouTube anunció este jueves (22.08.2019) que tomó medidas contra una amplia campaña de propaganda dirigida por las autoridades chinas en las redes sociales para desacreditar la movilización a favor de reformas democráticas en Hong Kong. La empresa desactivó 210 canales tras haber descubierto que actuaban de «forma coordinada publicando en internet vídeos relacionados con las manifestaciones actuales en Hong Kong», explicó Shane Huntley, analista encargado de la seguridad en el grupo Google, propietario de la plataforma de vídeo.

Otros dos gigantes tecnológicos estadounidenses, Twitter y Facebook, habían hecho acusaciones similares contra China el lunes, afirmando haber cerrado un millar de cuentas activas vinculadas con esa supuesta campaña de desinformación. «Hemos descubierto la utilización de VPN (redes virtuales que permiten disimular el origen geográfico de las conexiones a internet) y otros métodos para ocultar el origen de esas cuentas», explicó Huntley.

Oficialmente, Pekín no interviene en la crisis y deja que el gobierno local hongkonés se encargue de ella. Pero el gobierno chino hace importantes esfuerzos para tratar de influenciar la opinión pública, afirman Twitter, Facebook y Google. El ministerio chino de Relaciones Exteriores dijo que «no está al corriente de la situación».

Aunque la empresa no explicitó quiénes se encontraban detrás de estos canales, al establecer paralelismos con las investigaciones de las redes sociales, sugirió que, como en esos casos, los responsables de dichos canales serían personas vinculadas al Gobierno chino. YouTube, de hecho, así como Twitter y Facebook, está prohibido en el país.

La antigua colonia británica de Hong Kong lleva once semanas de manifestaciones masivas que piden mayor autonomía y un régimen democrático para la región, algo a lo que China se opone frontalmente. Este viernes, los manifestantes se han propuesto crear la cadena humana más larga de la historia, justo cuando se cumplen 30 años de la que, hasta ahora, ostenta esa marca: la de 600 km que en agosto de 1989 se organizó entre Estonia, Letonia y Lituania para pedir la independencia de la Unión Soviética.

Artículo relacionado: Hong Kong mantiene en alerta al gobierno de Pekín por manifestaciones

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s