Hong Kong: policía utilizó balas de plomo por primera vez para reprimir

INTERNACIONAL

48622282422_c81d9f75c8_z
Foto: Studio Incendo

Lectura: 5 minutos

Un policía de Hong Kong disparó un tiro al aire después de que los manifestantes se enfrentaron a la policía armada con cañones de agua el domingo por la noche, marcando una de las noches más violentas de protestas prodemocráticas ocurridas durante los 12 fines de semana consecutivos de manifestaciones que han sacudido la ciudad.

Cuatro policías fueron filmados sacando sus armas después de que los manifestantes los persiguieron con tubos de metal, según la estación de televisión iCable.

Las imágenes muestran a los policías sacando sus armas y apuntándolas hacia las personas que están delante de ellos. No está claro si las personas seleccionadas fueron manifestantes o miembros de la prensa.

La violencia se intensificó este domingo por la noche, cuando un grupo más pequeño de manifestantes se separó de la marcha principal del día y procedió a una marcha extendida que no había sido aprobada. Utilizaron conos de tráfico y barandas en las calles para construir barricadas improvisadas en la calle, y arrojaron ladrillos y bombas de gasolina a las filas policiales.

La policía desplegó gases lacrimógenos en el grupo, pero no pudo dispersarlos, y luego utilizó un cañón de agua contra una barricada improvisada. Esta es la primera vez que se usan cañones de agua en una protesta en los últimos tres meses, dijo a CNN un portavoz de la policía de Hong Kong.

Más temprano, este domingo, las protestas en favor de la democracia fueron en gran medida pacíficas, con miles de manifestantes marchando desde Kwai Chung hasta el distrito de Tseun Wan, en los Nuevos Territorios de la ciudad. Aparecieron a pesar de una tormenta eléctrica continua, vestidos con ponchos de plástico y abrigos para la lluvia, acurrucados bajo un mar de sombrillas. Según los organizadores en la plataforma de mensajes Telegram, la marcha tenía la intención de reiterar las demandas centrales de los manifestantes, así como expresar la oposición a la presunta brutalidad policial.

La violencia había estallado previamente el sábado, después que miles de personas en el distrito Kwun Tong, al este de la ciudad, marcharon por las cinco demandas del movimiento, y en contra de la instalación gubernamental de farolas «inteligentes» de monitoreo ambiental, que han generado preocupaciones de privacidad.

Este duodécimo fin de semana de protestas consecutivas marcó el final de una breve calma que se había asentado sobre la ciudad. Después que se lanzaron gases lacrimógenos casi todos los fines de semana en julio, el pasado fin de semana se produjo una marcha pacífica, la primera vez en semanas sin gases lacrimógenos. La calma continuó durante toda la semana, con los manifestantes creando pacíficamente una cadena humana en toda la ciudad el viernes, el 30 aniversario de la cadena humana de la Vía Báltica.

El sábado fue la primera vez en 10 días que se lanzaron gases lacrimógenos.

Sin embargo, altos funcionarios de la policía, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron esta semana que los agentes habían sido atacados y expuestos en línea incluso cuando había paz temporal en las calles. La policía dijo que los datos personales, la información de contacto, los domicilios y más de los agentes se habían compartido en línea, y acusó a los manifestantes de amenazar a las familias de los agentes.

Llamaron a la táctica doxxing «una especie de guerra psicológica» y dijeron que habían arrestado a 16 personas bajo sospecha de revelar datos personales sin consentimiento y causar daños, y acceso no autorizado a una computadora.

Muchos en la ciudad simpatizan con la policía y el gobierno de Hong Kong, y algunos simpatizantes de la policía realizaron su propia manifestación el domingo, pidiendo una plataforma de comunicación entre la policía y el público «para reparar la relación rota» y pidiéndole a la policía no actuar «con malicia o mala voluntad hacia ninguno», según una publicación de Facebook de los organizadores.

El gobierno local responde a la autoridad comunista de China que considera a Hong Kong un territorio propio más allá de los acuerdos que firmaron en 1977 con Gran Bretaña.

«Un país dos sistemas» fue la explicación de Beijing para denominar al territorio que goza por los acuerdos de un status especial que les permite conservar libertades públicas ─ahora amenazadas─- y reglas de economía de mercado tanto en la actividad comercial como financiera.

Artículo relacionado: Otra protesta en Hong Kong que enfrenta oposición prodemocracia con gobierno comunista de China

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s